/ lunes 4 de octubre de 2021

Disminuye esperanza de la amnistía ante delito no cometido en la CDMX

Las repercusiones de estar en la cárcel, además de las agresiones físicas y el impacto de la familia en lo económico, no son lo único a lo que se enfrentan los reos

Una lejana esperanza se asomó para muchas de las personas ingresadas en los diversos Centros de Reinserción Social, en la Ciudad de México llegó tras el decreto publicado en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México el pasado jueves 9 de septiembre, como en el caso de José Luis Ramírez, quien sigue en prisión por un delito que no cometió.

A pesar de que el documento oficial instruye al Tribunal Superior de Justicia, a la Fiscalía General de Justicia (FGJ) y a la Consejería Jurídica, a analizar los casos de las personas privadas de su libertad que padecieron maltratos dentro de los penales, siendo Ramírez, víctima de violencia con dos Protocolos de Estambul para la Investigación y Documentación Efectiva sobre Tortura, Castigos y Tratamientos Crueles, Inhumanos o Degradantes, él podría no ser beneficiado por la ley de amnistía.

El abogado del hombre de 42 años de edad, Omar Ibrahim Andraca, asegura que, aunque su defendido “colma con algunos de los requisitos, por desgracia estamos ante un delito grave”, lo que complique el derecho a este beneficio.

En la CDMX, “solo son delitos no graves, es un impedimento para José Luis (…), del protocolo de Estambul, hay dos peritajes encontrados y uno tercero que nos dio la razón y es el más estudiado”, debido a que Pepe, declaró que sufrió violencia en su detención.

Y aunque el trámite de trámite su amparo directo está en proceso, esperan que esté en estudio y sea favorable para su cliente, quien lleva más de 10 años en prisión, por el delito de secuestro exprés, del que se considera inocente.

El litigante, afirma que, a José Luis, quien lleva 11 años dentro del Reclusorio Norte, la mitad de una sentencia que, de 25 años, se le redujo a 20 “lleva la mitad de una sentencia que no le corresponde”, aclaró en entrevista para LA PRENSA.

Andraca, explica que “no se pierde hasta que tiene un amparo directo, porque si eres estricto la sala ya lo condenó con más de 20 años de prisión, pero todavía podemos ganar un amparo y pueden ordenar su libertad. Estamos ante un caso de injusticia y que lo liberen, es lo que quisiera para José Luis”.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

La llegada de la pandemia, ha sido un factor que ha retrasado el proceso de su representado, con quien se encuentra a la espera de su tercer amparo directo “en ese asunto en particular se tardaron un año en notificar a las víctimas y entonces después de un año digamos propiamente el proceso de amparo que nadie se lo va a reponer a José Luis ya lo admitieron ya le van a nombrar un proyectista eso será importante también”, dijo.

El abogado, tiene claro que, al margen del decreto de amnistía, el recurso de la violencia que vivió su cliente puede y debe ser denunciado “al ser objeto de tortura en una detención, se abren dos instancias, una es la repercusión que la tortura que tuvo el proceso penal y te mantiene en este caso como José Luis en la cárcel y otro, que se abre contra los servidores públicos que torturaron”.

Las repercusiones de estar en la cárcel, además de las agresiones físicas en este caso y el impacto de la familia en lo económico, no son lo único a lo que se enfrenta su cliente, sino también a las secuelas emocionales de estar en una cárcel por un delito que no cometió.

Ibrahim Andraca, tomó la defensa de José Luis, “cuando ya habían perdido el caso penal y la apelación, luego un poco la mala defensa, un poco que los tribunales no se allegan bien del expediente y tienen muchas prisas (…) el abogado que lo defendió, por perder el asunto quería la mitad de la casa y esas cosas no se hacen”.

Su defendido fue acusado de secuestro exprés tras rentar el patio de su casa como bodega, y quien fue víctima de las personas a las que les alquiló el espacio, ya que le notificaron que sacarían las cosas de su vivienda, pero además lo involucraron en el robo de las pertenencias, al señalar que él, a bordo de una motocicleta, secuestró al conductor del camión que previamente estuvo en su casa para retirar las pertenencias.

Para el abogado, el caso no se ha cerrado a pesar de que se ha dictado sentencia, sabe que la inocencia de José Luis y la tortura a la que fue sometido, tendrán que ser tomados en cuenta por las autoridades con su defensa, “me gustaría que se le hiciera justicia y te los magistrados que llevan el caso ordenaran su inmediata libertad (…), el tiempo que ha estado ahí nadie se lo va a pagar, no hay una indemnización sólo, perdónanos eres inocente nos equivocamos y eso es muy triste”, dijo.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Una lejana esperanza se asomó para muchas de las personas ingresadas en los diversos Centros de Reinserción Social, en la Ciudad de México llegó tras el decreto publicado en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México el pasado jueves 9 de septiembre, como en el caso de José Luis Ramírez, quien sigue en prisión por un delito que no cometió.

A pesar de que el documento oficial instruye al Tribunal Superior de Justicia, a la Fiscalía General de Justicia (FGJ) y a la Consejería Jurídica, a analizar los casos de las personas privadas de su libertad que padecieron maltratos dentro de los penales, siendo Ramírez, víctima de violencia con dos Protocolos de Estambul para la Investigación y Documentación Efectiva sobre Tortura, Castigos y Tratamientos Crueles, Inhumanos o Degradantes, él podría no ser beneficiado por la ley de amnistía.

El abogado del hombre de 42 años de edad, Omar Ibrahim Andraca, asegura que, aunque su defendido “colma con algunos de los requisitos, por desgracia estamos ante un delito grave”, lo que complique el derecho a este beneficio.

En la CDMX, “solo son delitos no graves, es un impedimento para José Luis (…), del protocolo de Estambul, hay dos peritajes encontrados y uno tercero que nos dio la razón y es el más estudiado”, debido a que Pepe, declaró que sufrió violencia en su detención.

Y aunque el trámite de trámite su amparo directo está en proceso, esperan que esté en estudio y sea favorable para su cliente, quien lleva más de 10 años en prisión, por el delito de secuestro exprés, del que se considera inocente.

El litigante, afirma que, a José Luis, quien lleva 11 años dentro del Reclusorio Norte, la mitad de una sentencia que, de 25 años, se le redujo a 20 “lleva la mitad de una sentencia que no le corresponde”, aclaró en entrevista para LA PRENSA.

Andraca, explica que “no se pierde hasta que tiene un amparo directo, porque si eres estricto la sala ya lo condenó con más de 20 años de prisión, pero todavía podemos ganar un amparo y pueden ordenar su libertad. Estamos ante un caso de injusticia y que lo liberen, es lo que quisiera para José Luis”.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

La llegada de la pandemia, ha sido un factor que ha retrasado el proceso de su representado, con quien se encuentra a la espera de su tercer amparo directo “en ese asunto en particular se tardaron un año en notificar a las víctimas y entonces después de un año digamos propiamente el proceso de amparo que nadie se lo va a reponer a José Luis ya lo admitieron ya le van a nombrar un proyectista eso será importante también”, dijo.

El abogado, tiene claro que, al margen del decreto de amnistía, el recurso de la violencia que vivió su cliente puede y debe ser denunciado “al ser objeto de tortura en una detención, se abren dos instancias, una es la repercusión que la tortura que tuvo el proceso penal y te mantiene en este caso como José Luis en la cárcel y otro, que se abre contra los servidores públicos que torturaron”.

Las repercusiones de estar en la cárcel, además de las agresiones físicas en este caso y el impacto de la familia en lo económico, no son lo único a lo que se enfrenta su cliente, sino también a las secuelas emocionales de estar en una cárcel por un delito que no cometió.

Ibrahim Andraca, tomó la defensa de José Luis, “cuando ya habían perdido el caso penal y la apelación, luego un poco la mala defensa, un poco que los tribunales no se allegan bien del expediente y tienen muchas prisas (…) el abogado que lo defendió, por perder el asunto quería la mitad de la casa y esas cosas no se hacen”.

Su defendido fue acusado de secuestro exprés tras rentar el patio de su casa como bodega, y quien fue víctima de las personas a las que les alquiló el espacio, ya que le notificaron que sacarían las cosas de su vivienda, pero además lo involucraron en el robo de las pertenencias, al señalar que él, a bordo de una motocicleta, secuestró al conductor del camión que previamente estuvo en su casa para retirar las pertenencias.

Para el abogado, el caso no se ha cerrado a pesar de que se ha dictado sentencia, sabe que la inocencia de José Luis y la tortura a la que fue sometido, tendrán que ser tomados en cuenta por las autoridades con su defensa, “me gustaría que se le hiciera justicia y te los magistrados que llevan el caso ordenaran su inmediata libertad (…), el tiempo que ha estado ahí nadie se lo va a pagar, no hay una indemnización sólo, perdónanos eres inocente nos equivocamos y eso es muy triste”, dijo.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Policiaca

Cae falso reclutador que en entrevistas de trabajo violaba a sus víctimas, en el Edomex

El presunto agresor sexual ha sido identificado como Héctor “N” y cuenta en su contra al menos dos investigaciones por abuso sexual