/ jueves 16 de mayo de 2019

Dios me ha permitido reflexionar sobre los errores del pasado

Dice José Alberto “N” preso en el Reclusorio Norte

Entre la devoción, la pasión y el dolor, José Alberto “N” mostró satisfacción luego de haber participado en la escenificación de la Pasión de Cristo; sostuvo que el acercamiento a Dios le ha permitido reflexionar sobre los errores que tuvo en el pasado y ha tenido convicción de no cometerlos cuando regrese a las calles.

Comentó que año tras año, espera las convocatorias para formar parte del elenco que participa en la representación de los últimos días de Jesucristo; cinco meses antes se prepara física y mentalmente para poder ser seleccionado.

Otro requisito que impone el Reclusorio Preventivo Varonil Norte es que aquellos internos que deseen participar deben tener estrictamente buena conducta, trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Dijo que por un incidente –del cual no quiso brindar información- fue llevado a prisión y ahora debe enfrentar una pena de cinco años; asimismo, firmemente comentó que dicho error ya quedó en el pasado y que ahora trabaja en miras de una reinserción social.

Al cuestionarle sobre el tiempo que lleva tras las rejas o las acciones que lo llevaron al centro penitenciario, se negó a contestar. Sólo aclaró que lo más importante para un recluso, son los tiempos venideros.

La representación del viacrucis se inició en el teatro principal del Reclusorio Norte con su participación en escena; en numerosas ocasiones abofeteó al interno caracterizado como Jesús de Nazaret.

Compartió y comparó el dolor y sufrimiento que padeció Jesús en los últimos días de su vida, con la vida que lleva un interno, ya que son juzgados y castigados a pesar de haber demostrado su inocencia y ahora paguen por delitos que jamás cometieron.

Las actividades culturales y deportivas le ayudan a mantener la mente ocupada para que, en unos años pueda volver a las calles de la Ciudad de México y vivir Honestamente.

“Le mando un mensaje a todas las personas de los reclusorios: no debemos alejarnos; al contrario, debemos permanecer juntos y tener a Dios al lado de nosotros; dios está con nosotros si lo queremos ver, si no, pues no va a estar”, finalizó.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Entre la devoción, la pasión y el dolor, José Alberto “N” mostró satisfacción luego de haber participado en la escenificación de la Pasión de Cristo; sostuvo que el acercamiento a Dios le ha permitido reflexionar sobre los errores que tuvo en el pasado y ha tenido convicción de no cometerlos cuando regrese a las calles.

Comentó que año tras año, espera las convocatorias para formar parte del elenco que participa en la representación de los últimos días de Jesucristo; cinco meses antes se prepara física y mentalmente para poder ser seleccionado.

Otro requisito que impone el Reclusorio Preventivo Varonil Norte es que aquellos internos que deseen participar deben tener estrictamente buena conducta, trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Dijo que por un incidente –del cual no quiso brindar información- fue llevado a prisión y ahora debe enfrentar una pena de cinco años; asimismo, firmemente comentó que dicho error ya quedó en el pasado y que ahora trabaja en miras de una reinserción social.

Al cuestionarle sobre el tiempo que lleva tras las rejas o las acciones que lo llevaron al centro penitenciario, se negó a contestar. Sólo aclaró que lo más importante para un recluso, son los tiempos venideros.

La representación del viacrucis se inició en el teatro principal del Reclusorio Norte con su participación en escena; en numerosas ocasiones abofeteó al interno caracterizado como Jesús de Nazaret.

Compartió y comparó el dolor y sufrimiento que padeció Jesús en los últimos días de su vida, con la vida que lleva un interno, ya que son juzgados y castigados a pesar de haber demostrado su inocencia y ahora paguen por delitos que jamás cometieron.

Las actividades culturales y deportivas le ayudan a mantener la mente ocupada para que, en unos años pueda volver a las calles de la Ciudad de México y vivir Honestamente.

“Le mando un mensaje a todas las personas de los reclusorios: no debemos alejarnos; al contrario, debemos permanecer juntos y tener a Dios al lado de nosotros; dios está con nosotros si lo queremos ver, si no, pues no va a estar”, finalizó.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

República

¿Dónde estás papá?

¿A quién dar el regalo del Día del Padre si éste desapareció?