/ lunes 13 de abril de 2020

Dentro de un tambo encuentran el cadáver de un hombre

Vecinos hallaron el cuerpo al ver el contenedor abandonado

Un hombre fue hallado muerto en el interior de un tambo, en la calles de Birimoa y Aluminio, colonia Felipe Pescador, alcaldía Cuauhtémoc.

El tambo de color azul que contenía el cuerpo del ahora occiso, fue encontrado por vecinos de la zona.

Mientras caminaban por la banqueta se percataron que bajó la copa de un árbol, se encontraba un tambo del que provenía un olor desagradable, a su vez pudieron observar que estaba tapado por una cobija a cuadros, y tenía un mensaje escrito.

Testigos de los hechos llamaron a servicios de emergencia, al lugar llegaron elementos de la policía para verificar los hechos, cuando se percataron del hombre pidieron una médica en el lugar, paramédicos intervinieron sólo para certificar el deceso del hombre.

Policías acordonaron el perímetro hasta la llegada de peritos, quienes tras concluir las diligencias trasladaron el cadáver al anfiteatro de la fiscalía Cuauhtémoc.

Un hombre fue hallado muerto en el interior de un tambo, en la calles de Birimoa y Aluminio, colonia Felipe Pescador, alcaldía Cuauhtémoc.

El tambo de color azul que contenía el cuerpo del ahora occiso, fue encontrado por vecinos de la zona.

Mientras caminaban por la banqueta se percataron que bajó la copa de un árbol, se encontraba un tambo del que provenía un olor desagradable, a su vez pudieron observar que estaba tapado por una cobija a cuadros, y tenía un mensaje escrito.

Testigos de los hechos llamaron a servicios de emergencia, al lugar llegaron elementos de la policía para verificar los hechos, cuando se percataron del hombre pidieron una médica en el lugar, paramédicos intervinieron sólo para certificar el deceso del hombre.

Policías acordonaron el perímetro hasta la llegada de peritos, quienes tras concluir las diligencias trasladaron el cadáver al anfiteatro de la fiscalía Cuauhtémoc.

Mundo

Asistió a una 'fiesta covid' para contagiarse y murió horas después

Antes de morir, el paciente le dijo a la enfermera que lo atendía: "Creo que cometí un error. Pensé que no existía"