Vinculados en agravio de 13 personas

  • admin
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

La Prensa en Línea
Ciudad de México.- Como resultado de las labores estratégicas de inteligencia ministerial así como de gabinete y campo encomendadas a la Policía de Investigación, la Procuraduría General de Justicia capitalina desarticuló una banda dedicada a la comisión del delito de secuestro, logrando el rescate de dos víctimas y la detención de cinco de sus integrantes, quienes se ostentaban como policías sin reunir dicha calidad.
Por el modus operandi que empleaban y la identificación de los afectados, hasta el momento se les ha relacionado con otros ocho secuestros, en agravio de 13 víctimas.
Los detenidos son:
1.- Daniel Espinoza Díaz, considerado el líder de la banda; encargado de la logística, reunir a los integrantes, proveerles de autos y cobrar el rescate; además de distinguirse por ser altamente violento con las víctimas mujeres. Tiene antecedentes penales por encubrimiento por receptación.
2.- Alejandro Ortega Villarreal o  Alejandro Ortega Villagra, quien cuidaba y alimentaba a  las víctimas.
3.- Alejandra Ramírez Colín, pareja sentimental de Alejandro Daniel, tripulaba un vehículo entregado como pago  de rescate y portaba un  arma de fuego.
4.- Alejandro Daniel Mancilla Campuzano, persona que interceptaba a las víctimas. Tiene antecedentes penales por encubrimiento por receptación; y
5.- Juan Carlos Miranda Reza, quien también apoyaba en la intercepción de las víctimas.
La detención de Daniel Espinoza Díaz se realizó en calles de la colonia Manzanatitlán, perímetro de la delegación Cuajimalpa, mientras circulaba a bordo de una camioneta Jeep, Patriot, color blanco, la cual presentaba reporte de robo vigente. Esta unidad fue ubicada gracias al Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo e Inteligencia de la Ciudad de México (C4).
Posteriormente, al analizarse los esquemas de voz y datos se desplegó dispositivo de seguridad en un inmueble de la avenida México en la misma colonia, donde el grupo táctico de la Fuerza Antisecuestro y elementos del área de Inteligencia de la Policía de Investigación liberaron a dos víctimas y procedieron a la detención de Alejandro Ortega.
Por lo que hace a Juan Carlos Miranda Reza, éste fue detenido el pasado 3 de marzo, cuando circulaba en un vehículo entregado como pago de rescate por una de las víctimas. La detención fue posible gracias a reportes efectuados en la plataforma del Sistema de Registro de Automotores de Procedencia Ilícita RAPI, de la Procuraduría capitalina.
En su declaración ministerial, Miranda Reza proporcionó información relativa a otros de sus cómplices. Al contarse con los elementos suficientes, se ejerció acción penal en su agravio por su participación en el delito de secuestro y actualmente se encuentra sujeto a proceso.
En cuanto a Alejandro Daniel Mancilla Campuzano y Alejandra Ramírez Colín, fueron detenidos el pasado 21 de mayo por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, quienes habían sido alertados que en la colonia Lomas de Vistahermosa, delegación Cuajimalpa circulaba un vehículo Fiat, con reporte en RAPI,  el cual era tripulado por los inculpados a quienes se les encontró dinero en efectivo y un arma de fuego.
Al realizar diligencias con las víctimas, Alejandro Mancilla fue identificado como uno de los sujetos que interceptaba y privaba de la libertad a las personas; por lo que se ejerció acción penal por el delito de secuestro agravado.
En cuanto a Alejandra Ramírez Colín ésta enfrentará cargos por encubrimiento por receptación y se remitió desglose correspondiente a la Procuraduría General de la República por hechos de su competencia, derivados de la portación de arma de fuego.
Es preciso resaltar que los integrantes de este grupo delictivo, están involucrados hasta el momento con ocho eventos de secuestro en agravio de trece personas, cuyo modo de operar consistía en elegir a sus víctimas al azar, desapoderarlas de sus pertenencias, disponer de sus tarjetas bancarias, y contactar a los familiares con quienes negociaban pago de rescate a cambio de su libertad.
En cuanto a los eventos en los que fueron involucrados, es preciso decir que el primero ocurrió el 19 de febrero de este año, cuando las víctimas circulaban en su vehículo marca Seat, color blanco por calles de la colonia condesa, delegación Cuauhtémoc, y fueron interceptadas por al menos cuatro sujetos, quienes las retuvieron por un lapso de seis horas en su automóvil, mientras los agresores realizaban llamadas de negociación con su familia. Una vez pagado el rescate exigido, las liberaron por el rumbo de la colonia Tacubaya.
El segundo ilícito se verificó el primero de marzo, cuando las víctimas se encontraban en la colonia Extremadura, delegación Benito Juárez, a bordo de su vehículo marca Audi, cuando fueron abordadas por tres masculinos que las obligaron a pasarse a la parte trasera. Cuadras adelante las cambiaron de auto, desde donde realizaron llamadas para exigir rescate a sus familiares, acordando el pago de dinero en efectivo, joyas y el vehículo de la víctima. El pago fue realizado en las inmediaciones de la estación del Metro Tacubaya.
Un tercer evento ocurrió el 12 de marzo en la colonia Roma, delegación Cuauhtémoc, cuando la víctima se encontraba a bordo de su vehículo Mini Cooper, y se le acercan dos sujetos armados que la desapoderan de sus pertenencias, obligándola a pasar a la parte trasera, para después cambiarla a otro automotor en donde la mantienen cautiva mientras realizaban llamadas a su familia para exigir rescate a cambio de su libertad. Derivado de la negociación fue realizado el pago de rescate por la zona del Metro Tacubaya.
El cuarto ilícito de fecha 5 de mayo, sucedió cuando la víctima se encontraba a bordo de su vehículo Fiat, en compañía de su novia, en la colonia San Pedro de los Pinos, delegación Benito Juárez, momento en que dos sujetos armados los amagan y ordenan pasarse a la parte trasera, al tiempo que los despojaban de sus pertenencias; posteriormente detienen la marcha y bajan a la mujer, cambian al agraviado a un Volkswagen Golf, para trasladarlo a una casa de seguridad donde lo mantienen cautivo. Su liberación se llevó a cabo en la colonia Observatorio.
El 10 de mayo cometieron el quinto secuestro, cuando las víctimas se encontraban en la colonia Narvarte, delegación Benito Juárez y son amagadas por dos sujetos armados que les ordenan pasarse a la parte trasera de un vehículo March. Calles adelante se les une un tercer masculino y continúan la marcha. En el trayecto cambian de auto y siguen circulando, mientras despojaban de sus pertenencias a los afectados y realizaban disposiciones de sus tarjetas bancarias, posteriormente los llevan a una casa de seguridad donde los secuestradores realizan llamadas de negociación con la familia de los afectados, quienes fueron liberados el 13 mayo, por el rumbo de San Fernando, delegación Cuajimalpa.
El sexto evento ocurrió el 17 de mayo, cuando la víctima se encontraba en calles de la colonia Escandón, delegación Miguel Hidalgo a bordo de su automóvil Seat León y es abordada por cuatro masculinos que, de manera violenta, la trasladaron a otro vehículo. Durante el trayecto hacia la casa de seguridad, fue obligada a efectuar dos disposiciones de dinero en efectivo, y posteriormente un pago más que realizaron sus familiares, consiguiendo con ello su liberación cerca del Metro Tacubaya.
El séptimo hecho ocurrió la noche del 18 de mayo, en el que llevaron a cabo el secuestro de una pareja de amigos que salían de un establecimiento comercial en la colonia Roma. Al disponerse a abordar su vehículo Fiat 500 color azul verdoso, tres agresores ingresaron violentamente al automóvil, el cual condujeron hasta llevarlos a una camioneta Patriot color blanco, donde fueron desapoderados de sus pertenencias y obligados a proporcionar los números telefónicos de los familiares con quienes Daniel Espinoza Díaz negociaría su rescate. Al lograr el pago del mismo que consistió en dinero en efectivo y alhajas, fueron liberados en inmediaciones del Metro Tacubaya, tras un día de cautiverio.
El octavo de los eventos identificados, tuvo lugar la tarde del pasado 24 de mayo, cuando los agraviados, una mujer y un hombre, fueron interceptados en calles del Centro de Coyoacán, al encontrarse en el interior de su camioneta Jeep Laredo, y tres personas del sexo masculino los abordaron para introducirse en la misma. Bajo amenazas y violencia tomaron el control del vehículo para llevarlos al lugar donde sus cómplices los esperaban para hacer cambio de vehículo y trasladarlos a una casa de seguridad.
Una vez cautivos, Daniel Espinoza Díaz inició el proceso de negociación, indicando a sus cómplices que comunicaran a las víctimas con sus familiares para proporcionarles pruebas de vida y conseguir el pago del rescate. Tras un día de retención, ambos agraviados fueron rescatados por elementos de la Policía de Investigación al encontrarse en el interior de un inmueble ubicado en la avenida México, colonia Manzanatitlán, delegación Cuajimalpa.
Por lo anterior, una vez reunidos los elementos de prueba, fueron presentados ante la autoridad judicial por la comisión del delito de secuestro agravado por delinquir en grupo, encontrarse armados, utilizar la violencia física y ostentarse como integrantes de una corporación policiaca, ilícito por el que podrían ser acreedores a pena de prisión que oscila entre los 50 a 90 años de prisión por cada evento, conforme a la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro.
Cabe destacar que en este rubro en el primer cuatrimestre del año, la FAS tuvo conocimiento de 13 eventos de secuestro; desarticuló cuatro bandas delictivas, consignó a 47 personas y logró liberar a todas las víctimas, lo que coloca a la Ciudad de México en el lugar 16 de la media nacional, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Exhortamos a los habitantes de la Ciudad de México que sean o hayan sido víctimas de este ilícito a que denuncien los hechos, a los teléfonos 53 45 50 10 con terminación 19, 23 y 26, de la Fiscalía Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro, que por medio del programa ¡Yo No Pago Extorsión! brinda atención integral a los afectados, las 24 horas, los 365 días del año.
Con estas acciones la Procuraduría General de Justicia da un paso firme en el combate al delito de secuestro y refrenda su compromiso con la ciudadanía de mantener la lucha frontal y directa en el combate de este flagelo que agravia de manera significativa a la sociedad.

procu