Encuentran cadaver entre las paredes de su casa

  • La Prensa
  • en Policía

Por Sergio Pérez / EM

Después de 22 años de encontrarse oficialmente desaparecida, el cadáver de la señora María Cristina García Aguilar fue hallada en su propio hogar, dentro de uno de los muros que fueron su tumba, en el Barrio de San Juan en Xochimilco.

El esqueleto estaba atado de pies y manos, y tenía un trapo en la boca como mordaza.

Asimismo sorprendentemente en el hueco de la pared había rastros de rasguños, lo que hace suponer que fue metida al muro con vida.

Y ahora a más de dos décadas  de distancia, y ante la sorpresa de su hijo Luis Enrique Hernández García, quién tenía 14 años de edad cuando supuso que la autora de sus días de 36 años, lo había abandonado junto con su hermano, fueron hallados sus restos.

En sus declaraciones sobre el caso, le preguntó a su padrastro Julio Ernesto López Suárez en ese momento de 66 años de edad, sobre el paradero de su madre, a lo que éste le respondió que había ido a una oficina a realizar unos trámites correspondientes a la realización de la primera comunión de su consanguíneo.

Y le dijo que la autora de sus días regresaría, sin embargo eso nunca sucedió.

Incluso su padrastro luego de la desaparición de su madre, se fue repentinamente llevándose todos los muebles.

Cabe señalar que el padre biológico de los dos hermanos, un buen día se fue de la casa abandonandolos a su suerte, por lo que su progenitora decidió volverse a casar con Julio Ernesto López Suárez.

Y actualmente,  la osamenta de la mujer fue hallada de una forma por demás circunstancial, luego de que la pared fue abierta por unos albañiles que remodelaban su casa.

Al golpear la pared salió un cráneo y se apreciaron las vestimentas con las que supuestamente al momento de desaparecer portaba la madre de familia, consiste en unos tenis, pantalón guinda y una playera.

Ahora el Ministerio Público de Xochimilco, tiene a su cargo las indagatorias del caso, a fin de confirmar si los restos como todo parece indicar, corresponden a la referida mujer.

Y quién se perfila como responsable, Julio Ernesto López Suárez, del que no se sabe nada, será buscando.