Le tatuaron lo balazos, pero muy reales; también le tocó al tatuador

Foto: Especial

Le tatuaron lo balazos, pero muy reales; también le tocó al tatuador

  • Prensa OEM
  • en Policía

José Melton
De varios disparos en la cabeza fueron ultimados dos hombres de 29 años de edad al
interior de un local de tatuajes en la Guadalupe Tepeyac; de rebote, una de las balas
hirió en el pómulo a la esposa de uno de ellos.
Faltaban apenas unos minutos para las 18;30 horas, cuando se suscitó la balacera al
interior del estudio de tatuajes Body Ink, ubicado sobre la avenida Henry Ford, casi al
cruce con la calle Carlota, en la Colonia Guadalupe Tepeyac.
Al lugar llegaron de inmediato decenas de policías de la Unidad de Protección
Ciudadana Tepeyac, quienes tras corroborar la situación solicitaron varias ambulancias
para que atendieran la emergencia.
Mientras los socorristas llegaban, la mujer, identificada como Brenda “N”, de 24 años
de edad, contó a los uniformados que Carlos “N”, su amigo, llegó horas antes para
realizarle un tatuaje a Daniel “N”, su esposo, quien era el dueño del lugar.
Sin embargo, horas después, al filo de las 18;20 horas, solitario sujeto entró al local y
sin mediar palabra alguna abrió fuego contra los dos hombres, a quienes les disparó en
repetidas ocasiones en la cabeza.
Algunos locatarios de ese pequeño corredor comercial dijeron a los uniformados que
escucharon los disparos y de inmediato vieron a una persona correr, pero por el miedo
a que les disparara, no pudieron ver las características del sujeto.
Al lugar llegaron dos ambulancias del Centro Regulador de Urgencias Médicas, pero
nada pudieron hacer por salvarles la vida, pues los disparos que recibieron en la
cabeza fueron mortales.
No obstante, a quien si pudieron brindar atención médica fue a Brenda, quien resultó
lesionada luego de que una esquirla rebotara y la impactara en el pómulo, por lo que
fue trasladada de urgencia al hospital Rubén Leñero.
Contra la costumbre, peritos de la Procuraduría capitalina tardaron apenas unos
minutos en llegar al lugar del doble crimen para iniciar con las indagatorias y trasladar
los cuerpos al anfiteatro correspondiente.