Lo ramataron

Foto: Rogelio Tinoco

Lo ramataron

  • La Prensa
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

José Melton
Luego de perseguirlo por varios metros, dos sujetos acabaron con la vida de un joven
de apenas 20 años de edad a quien le dispararon en una pierna y ya en el suelo, lo
remataron con un disparo en la frente en calles de la Delegación Iztacalco.
Este hecho violento sucedió al filo de las 22:00 horas del pasado martes en el cruce de
la calle Peyote, justo afuera de los edificios ubicados entre las calles Marina y
Huizache; testigos escucharon los gritos y detonaciones, al asomarse vieron a un sujeto
tirado con varias heridas de arma de fuego, por lo que de inmediato dieron aviso a las
autoridades.
Policías preventivos del sector Tlacotal, tardaron apenas unos minutos en presentarse
al lugar y tras corroborar la emergencia, por su frecuencia de radiocomunicación
solicitaron la presencia de una ambulancia para que le brindaran atención médica al
muchacho.
Al tiempo, uniformados entrevistaron a los presentes, quienes señalaron que
escucharon los gritos de ¡párate! Por parte de los ocupantes de un Jetta blanco y los
de una motocicleta, acto seguido se escucharon varias detonaciones y vieron al
muchacho caer.
Acto seguido, los ocupantes del coche descendieron de éste dejándolo en marcha, por
lo que avanzó varios metros hasta que detuvo su marcha al estamparse en otro auto
estacionado.
Ya abajo y con el joven tendido en el suelo, herido de una pierna, sin la menor
contemplación dispararon por lo menos cuatro balazos, tres de ellos en la cara, para
luego escapar corriendo por las oscuras calles de la colonia hasta que se perdieron de
la vista de los testigos.
Minutos después, socorristas del Centro Regulador de Urgencias Médicas arribaron al
lugar para atender al muchacho, sin embargo, éste ya había dejado de existir a
consecuencia de las heridas que sufrió tras el ataque, por lo que al no tener nada más
qué hacer, se retiraron; acto seguido los uniformados acordonaron el área y solicitaron
la intervención del agente del ministerio público.
Más tarde, el representante social y peritos de la Procuraduría capitalina iniciaron con
las diligencias correspondientes y recabaron los indicios necesarios para esclarecer la
manera en que se cometió el crimen.
El cadáver y el auto en el que viajaban los presuntos responsables fueron trasladados a
la coordinación territorial correspondiente donde se llevaron a cabo las pruebas
periciales que permitan ubicar y detener a los responsables del crimen.