..
Ya no pudo esperar a los Reyes magos

Foto: Especial

Ya no pudo esperar a los Reyes magos

  • La Prensa
  • en Policía

Por Alberto Jiménez y José Melton

Ciudad de México.- Un niño de 11 años fue embestido por varios automovilistas en la zona de Polanco, delegación Miguel Hidalgo. El cuerpo del niño quedó con el cráneo severamente lesionado debido al fuerte impacto contra el asfalto.

Paramédicos intentaron reanimar al lesionado, practicándole dos ciclos de reanimación cardiopulmonar, pero los intentos fueron fallidos; el menor murió instantes después.

Rondaban las 19:00 horas, y miles de conductores se disponían a regresar a sus hogares luego de una larga jornada laboral; es por esto que las calles de la Ciudad de México se ven afectadas por el caos vial.

Vendedores ambulantes aprovechan la situación para salir a las calles y ofrecer sus productos a los conductores. Ante la fuerte demanda de los artículos y la oportunidad para generar ingresos económicos, sujetos deciden utilizar a sus hijos para que salgan a trabajar a las calles.

Ante la búsqueda de más ingresos monetarios, estas personas ignoran los riesgos a los que se enfrentan los niños.

La noche de este jueves 04 de enero, el pequeño Josuar “N” fue embestido salvajemente por un conductor; derivado del golpe el niño presentó un traumatismo craneoencefálico severo.

Transcurridos varios minutos; acudieron familiares de la víctima; pues se encontraban en la vendimia de dulces en los cruces cercanos. Un par de adultos se lamentaban por la pérdida, pero aún a sabiendas del peligro al que exponen a los hijos; decidieron mandar a la calle al menor de edad.

Por otro lado, Un par de conductores que observaron al fallecido tendido en el pavimento momentos después de ocurrido el percance, llamaron a emergencias para que auxiliaran a la víctima. Los conductores de una camioneta Jeep color rojo y un auto Mercedes Benz color gris, ahora se encuentran detenidos por su probable participación en el accidente; a pesar de que ellos afirman su inocencia.

La pareja fue trasladada al ministerio público de Cuauhtémoc para deslindar responsabilidades y aclarar su situación jurídica. Mientras abordaban una patrulla de la Policía Bancaria Industrial, decenas de familiares los agredieron a golpes sin saber que ellos fueron los únicos que se detuvieron y solicitaron el apoyo médico y policial.

Alrededor del cuerpo, mujeres gritaban y lloraban; repetían hasta agotarse “por qué a los niños? Por qué no a nosotros?”