Le metieron ocho tiros

  • La Prensa
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

José Melton
De por lo menos ocho balazos le arrebataron la existencia a un hombre cuando llegaba
a un domicilio en la Colonia Juan Escutia, en Iztapalapa; los agresores lograron
escapar, pero ya son buscados por las autoridades.
Los hechos ocurrieron pasado el mediodía en el cruce de las calles Eustaquio Buelna y
Antonio de León, en la referida colonia, cuando el sujeto llegaba a bordo de un
automóvil Jetta gris, de reciente modelo, a un domicilio que presuntamente rentaba.
Sin darle tiempo de bajarse, señalaron testigos, dos sujetos se acercaron por la
ventanilla del copiloto y, sin mediar palabra, de entre sus ropas, uno de ellos sacó una
pistola y disparó en por lo menos ocho ocasiones, causándole múltiples lesiones;
cometida la agresión, los presuntos homicidas escaparon sin dejar pista de su
paradero.
Vecinos del lugar, al escuchar las detonaciones, de inmediato solicitaron vía telefónica
la presencia de patrullas, quienes tardaron apenas unos minutos en llegar e
implementaron un operativo para dar con los responsables, sin embargo, no lo
lograron.
Fueron los uniformados los que, vía radio, solicitaron la presencia de una ambulancia,
toda vez que el sujeto, que se encontraba sentado en el asiento del conductor,
sangraba de varias partes de su cuerpo.
Poco después, paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas se
presentaron en el lugar, sin embargo, sólo lo hicieron para certificar la muerte del
sujeto, derivado de varias heridas provocadas por los proyectiles de arma de fuego; al
escuchar esto, los uniformados acordonaron el lugar y pidieron la intervención del
agente del ministerio público.
Debido a que el ahora occiso tenía su domicilio cerca, en cuestión de minutos sus
familiares se presentaron en el lugar y, sin dar crédito de lo sucedido, identificaron el
cuerpo; éstos señalaron a los policías que desconocían quien pudiera haber tenido
intenciones de hacerle daño.
Al sitio del crimen llegó el agente del ministerio público acompañado de personal de
Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México,
quienes iniciaron con las investigaciones preliminares en el lugar, encontrando al
sujeto sentado en el asiento del conductor y recostado en el del copiloto, así como
diversos casquillos percutidos al exterior del vehículo.
Una vez concluidas las indagatorias preliminares, el agente del ministerio público
ordenó que el cadáver del hombre fuera trasladado a las instalaciones del anfiteatro

de la demarcación para que le fuera practicada la necropsia de ley y posteriormente le
entregaran el cuerpo a sus familiares.
Por estos hechos, el agente ministerial inició la carpeta de investigación
correspondiente por el delito de homicidio doloso por disparo de arma de fuego
contra quien o quienes resulten responsables de estos hechos delictivos.