¡FATÍDICO!

foto: Luis A. Barrera

¡FATÍDICO!

  • La Prensa
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Álvaro Velázquez.
NEZAHUALCÓYOTL, Méx., 6 de octubre.- Un hombre de aproximadamente 30 años de edad, perdió la vida esta mañana, al parecer por un capricho del destino, luego de que al levantar el cofre de su camioneta para checar una falla mecánica, el ventilador se rompió y al salir proyectado le golpeó brutalmente la cabeza con las aspas.
Un compañero de trabajo del ahora occiso al escuchar el impacto y que éste gritó de dolor, de inmediato bajó de la camioneta para saber qué había pasado y en ese momento, tremenda sorpresa se llevó cuando lo encontró tirado con gran cantidad de sangre en la cabeza.
Ante tal situación, el sorprendido joven de inmediato pidió el auxilio de una ambulancia para que su compañero recibiera atención médica; sin embargo, cuando los tripulantes de la ambulancia RM-09 de Rescate Municipal llegaron y el paramédico Marco Briseño, le brindó los primeros auxilios, más grande fue su sorpresa cuando le informó que su compañero ya estaba muerto.
Los hechos que costaron la vida de este hombre, identificado únicamente como Isaías “N”, empleado de la empresa Feerio, se registraron minutos después de la 7:00 de la mañana de este viernes, sobre la Avenida Texcoco, entre las calles de Tonático y Villa de Allende, en este municipio.
“Veníamos con toda normalidad en una camioneta Ford, F350, propiedad de la empresa, cuando comenzamos a escuchar un ruido raro, por lo que Isaías detuvo su marcha, bajó y al abrir el cofre para checar qué estaba pasando, el ventilador se rompió y al salir proyectado le pegó con las aspas en la cabeza y lo mató”, dijo a la policía el compañero de trabajo del occiso, un joven de 17 años de edad.
Al tener conocimiento de los hechos, policías municipales se presentaron en el lugar y al confirmar la muerte de este hombre, acordonaron toda la zona y pidieron la intervención del ministerio público para que diera fe de los hechos.
Durante las primeras inspecciones oculares que practicó en el lugar, el ministerio público informó que el occiso quedó tirado boca arriba y que presentaba un brutal golpe en la cabeza, además de que a simple vista no se le apreciaron huellas de violencia en el cuerpo y que, al parecer, sí murió por el golpazo que recibió en la cabeza con las aspas del ventilador.
Sin embargo, dijo el representante social, serán los peritos y el médico legista, quienes determinen las verdaderas causas que originaron la muerte de este hombre, una vez que concluyan con los peritajes y la necropsia de ley, lo anterior para deslindar responsabilidades y cerrar este caso.