¡SORPRENDIDO!

Fotos: Luis A. Barrera y cortesía Ricardo Mendoza

¡SORPRENDIDO!

  • La Prensa
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Álvaro Velázquez.

CIUDAD NEZAHUALCÓ-YOTL, Méx., 20 de abril.- Un hombre de aproximadamente 30 años de edad fue privado de la vida a balazos por un par de delincuentes que lo sorprendió cuando caminaba por la calle y que le disparó en repetidas ocasiones desde una motocicleta en marcha.
Mientras que el malogrado hombre se desplomó y cayó instantáneamente muerto, en medio de un charco de sangre, los presuntos homicidas, uno de los cuales vestía una sudadera roja y el conductor un casco negro, y que a decir de la policía al parecer actuaron en una venganza de presuntos mafiosos, imprimieron velocidad a su motocicleta para darse a la fuga, según testigos, rumbo a Avenida Rivapalacio.
Los hechos que costaron la vida de este hombre, hasta el momento desconocido, quien vestía una playera negra, sudadera verde y pantalón de mezclilla azul, se registraron minutos antes del mediodía de hoy jueves, en la esquina de Cofre de Perote y Avenida Juárez, Colonia Juárez Pantitlán, casi frente a las instalaciones de una escuela preparatoria, en este municipio.
Autoridades policiacas informaron que de acuerdo a las primeras investigaciones que se realizaron, el ahora occiso caminaba por la banqueta, cuando fue sorprendido por dos sujetos que viajaban en una motocicleta tipo Beewes amarilla, mismos que sin darle tiempo de nada le dispararon en repetidas ocasiones, a  plena luz del día y ante la mirada atónita de decenas de transeúntes.
Los mismos peatones al percatarse que el desafortunado hombre estaba muy grave y que agonizaba, de inmediato pidieron el auxilio de una ambulancia; sin embargo, cuando paramédicos de Rescate Municipal llegaron era demasiado tarde, pues ya había muerto a consecuencia de dos balazos que presentaba en el tórax.
Al tener conocimiento de los hechos, mientras que policías municipales y estatales acordonaban toda la zona, el ministerio público se presentó en el lugar, donde una vez que realizó las diligencias ministeriales y ordenó el levantamiento del cadáver, dio inicio a la carpeta de investigación correspondiente por el delito de homicidio y con ello giró instrucciones a elementos de la Policía Ministerial para que con base en sus trabajos policiacos identifiquen, busquen y detengan a la brevedad posible a los presuntos asesinos.