¡SE SUBIÓ!

  • La Prensa
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Raúl Macías
Circular sin precaución, provocó que perdiera el control del automóvil y se subió a la banqueta, por donde pasaba una mujer, a quien arrolló y privó de la vida, pero ahí no paró su “loca carrera”, pues todavía siguió la marcha, al parecer para darse a la fuga, a su paso se encontró con un poste de concreto, contra el que chocó y le provocó lesiones al conductor.
La mañana de ayer, el conductor de un automóvil blanco iba circulando sobre el Eje 6 Sur, pero antes de que llegara a la calle Cuemanco, en el Barrio de San José, perímetro de Iztapalapa, perdió el control y se subió a la banqueta, y por ahí caminaba una mujer a quien terminó por arrollar y la dejó sin vida, pues al parecer, las llantas le pasaron por encima del cuerpo.
Debido a la velocidad con la que circulaba, y como al parecer, intentaba burlar la acción de la justicia, esa persona que conducía el automotor, aceleró, pero no logró esquivar un poste de concreto y se estampó, lo que afectó al motor y ya no arrancó la unidad, esto permitió a las autoridades que se lograra su aseguramiento, esto a decir de testigos oculares.
Paramédicos de la Cruz Roja arribaron al lugar para tratar de ayudar a la pobre mujer que quedó tendida en la banqueta, pero cuando llegaron, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública local le habían colocado una sábana encima, en señal de que había dejado de existir y optaron por retirarse del lugar, en donde ya se encontraban varios curiosos.
Siguieron los uniformados con las entrevistas de personas que aseguraron haber visto la forma en que ocurrió la tragedia, y en todo momento responsabilizaron a la persona que conducía el auto particular, asegurando que circulaba a exceso de velocidad, por lo que al perder el control de su unidad, arrolló a la mujer, quien es vecina del Barrio de San José.
Concluidas las primeras diligencias, se ordenó que el cadáver de la desafortunada víctima, se trasladara a las instalaciones del agente del ministerio público en las Delegación Iztapalapa, en donde fue reconocida por sus familiares y reclamaron los restos mortales de la transeúnte.