Ultimado en Chimalhuacán había salido de su casa a vender su camioneta

  • La Prensa
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp
Álvaro Velázquez
CHIMALHUACÁN, Méx., 1o. de diciembre.- El hombre que apareció muerto la mañana de ayer, amarrado de las manos hacía atrás, envuelto en una cobija, con el rostro completamente cubierto con cinta canela y el tiro de gracia, dentro de un lote baldío, en este municipio, había salido de su domicilio la mañana del martes, para entrevistarse con un joven, a quien aparentemente le iba a vender su camioneta.
Así lo dieron a conocer a la policía, familiares del ahora occiso, después de que identificaron su cuerpo dentro de las instalaciones del centro de justicia local.
Los destrozados familiares, dijeron a la policía, que el pasado martes, al filo de las 6:30 de la mañana, el ahora occiso salió de su domicilio, ubicado en este municipio, para entrevistarse con un joven, quien lo había citado a las 7:00 de la mañana en una gasolinera, ubicada sobre la Avenida Bordo de Xochiaca, en los límites del municipio de Nezahualcóyotl y Chimalhuacán, para realizar la operación de compra-venta de su camioneta, una Nissan, tipo Quest, gris.
Con la información que aportaron los familiares, elementos de la Policía Ministerial se trasladaron a dicha gasolinera y al revisar las cámaras de seguridad confirmaron que el ahora occiso efectivamente, se entrevistó con un joven de entre 25 y 30 años de edad, de quien ya se cuenta con un retrato hablado, mismo que llegó en un automóvil Volkswagen, tipo pointer, gris con rines deportivos.
Luego de ello, ya no se volvió a saber nada del malogrado hombre, hasta la mañana del miércoles en que fue encontrado muerto, en el interior de un lote baldío, ubicado sobre la calle María Elena Huerta, en la Colonia Córdoba Reyes, en este municipio, por lo que elementos ministeriales no descartan que dicho joven haya sido el responsable del crimen, por lo que con base en el retrato hablado que ya tienen de él, ya iniciaron con las investigaciones correspondientes, a fin de ubicarlo y detenerlo.
Por su parte, familiares del ahora occiso que se encontraban verdaderamente destrozados, con lágrimas en los ojos y la impotencia reflejada en el rostro, exigieron a la PGJEM un trabajo de investigación serio y profundo sin promesas, de tal forma que el criminal sea buscado y detenido, pues señalaron que no conforme con robarle su camioneta, de la manera más ruin y cobarde, también le robaron la vida.