¡AMOR FATAL!

  • La Prensa
  • en Policía

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Conoció a la víctima en redes sociales y sostuvieron una relación, pero la secuestró, cobró el rescate, descuartizó y abandonó en Ecatepec, Tlalnepantla y Neza

Raúl Macías,
Foto: Luis A. Barrera
Las redes sociales representaron para una joven mujer su perdición, y es que al conocer a un sujeto, éste la enamoró y sostuvieron una relación amorosa, por lo que planearon irse a vacacionar, pero el “galán” tenía otros planes y terminó por secuestrarla y tras recibir el pago del rescate, optó por descuartizarla y abandonó los restos en los municipios de Ecatepec, Tlalnepantla de Baz y Nezahualcóyotl.
El moderno “Don Juan” conoció a su víctima en las redes sociales, y diariamente dialogaban a través del messenger, hasta que el indiciado, quien ya se encuentra en el Reclusorio Preventivo Oriente, le propuso que pasaran un fin de semana en Villa del Carbón, lo que hizo que la hoy occisa aceptara y comenzaran con los planes sobre cómo se realizaría el viaje.
Acordaron verse en un punto de la Ciudad de México, y el sujeto de 31 años de edad, en todo momento se mostró amoroso con la joven; a grado tal, que la hizo entrar en confianza y en vez de llevarla de campamento, como era el plan inicial, ese sujeto la trasladó al Estado de México en donde la mantuvo privada de su libertad y con el celular de la víctima entabló comunicación con los familiares de ésta.
A ellos les exigió una fuerte cantidad de dinero para dejarla en libertad, o en caso contrario, atentaría contra su vida; los familiares se pusieron nerviosos y se comprometieron en entregar el dinero, mismo que tras recogerlo el acusado, y como la mujer ya lo conocía plenamente, decidió mejor privarla de la vida y para despistar a la policía, tiró los restos mortales de la fémina en tres municipios de la entidad mexiquense.
Como el plagio se realizó en la Ciudad de México, elementos de la Policía de Investigación de la PGJCDMX fueron comisionados para llevar a cabo las indagatorias, y esto los llevó a hacer el análisis de llamadas telefónicas y georreferenciales, por lo que lograron ubicar al sujeto, esto a través de imágenes del banco donde retiró el dinero para que liberara a la plagiada.
También tuvieron acceso a las imágenes de la última vez que se les vio juntos, por lo que comenzaron a rastrearlo, y cuando fue localizado, se encontraba acompañado de otra mujer, con la que también sostenía relaciones sexuales y a quien, presuntamente, planeaba hacerle lo mismo, porque utilizó el mismo modus operandi, que consistía en enamorarlas y luego prometerles llevarlas a acampar a Villa del Carbón y terminaba por plagiarlas.