Recupera la Secretaría de Seguridad casi siete mil 800 litros de probable hidrocarburo

Noel F. Alvarado.

Una toma clandestina de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y dos camionetas en las que se transportaba mil 800 litros de hidrocarburo extraído de manera ilícita fueron asegurados por la Secretaría de Seguridad Pública (SS), en coordinación con la policía municipal y se logró la captura de un implicado en estos hechos delictivos.

En acciones por separado, efectuadas en los municipios de Axapusco y Toluca, los efectivos de la SS recuperaron aproximadamente siete mil 800 litros de probable hidrocarburo y capturaron a Jacinto “N”, de 25 años de edad.

En la primera intervención, los uniformados localizaron en un camino de terracería, ubicado cerca de la autopista Arco Norte y el camino que conduce al poblado de San Antonio Ometusco, municipio de Axapusco, una camioneta Chevrolet, sin matrícula, con dos contenedores de mil litros; cada uno al 90 por ciento de su capacidad con líquido con las características similares a la gasolina.

El Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C5) emitió la madrugada de este domingo una alerta por baja de presión en el cauce de Pemex, por lo que los efectivos de la SS y de la policía municipal se trasladaron al sitio antes mencionado para corroborar el hecho.

Los uniformados encontraron también una toma clandestina a medio metro de profundidad, aproximadamente, con una válvula de cierre rápido de bronce de dos pulgadas de diámetro, sin maneral y con tapón macho; ahí también se estaba abandonada la camioneta.

Al atender otro reporte del personal de C5, también por baja de presión en los ductos, personal de la Secretaría de Seguridad y policías municipales de Toluca efectuaron un recorrido por San Pablo Autopan y visualizaron una camioneta tipo caja seca, la cual transportaba seis contenedores de mil litros de capacidad, llenos de probable hidrocarburo.

El conductor, Jacinto “N” no pudo acreditar la legal procedencia y propiedad de la sustancia, motivo por el cual le fueron notificados los derechos que le asisten por ley y se le traslado a la fiscalía federal para determinar su situación jurídica.

Los contenedores y la probable gasolina quedaron a disposición de un agente del Ministerio Público Federal, quien inició la carpeta de investigación correspondiente para tratar de localizar a los propietarios de los vehículos.