Corrupción en policía femenil en evidencia

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por Gerardo CAMPOS SALLMERON.

NEZAHUALCOYOTL, Méx.- Con la detención de dos mujeres policías de tránsito estatal por corrupción, resurgieron denuncias anteriores por actos de corrupción, agresión a medios de comunicación y acoso por parte de al menos una de las uniformadas quien nunca fue castigada. En tanto el gobierno del estado mantiene vigente el decreto que viola el derecho de equidad.

Este fin de semana elementos de la fiscalía especializada en combate a la corrupción con sede en el municipio Cd. Nezahualcóyotl, detuvieron a las oficiales de tránsito estatal Baeza Peña Rosa de 31 años y Rodríguez García Blanca Yesenia de 28 años, tras sorprenderlas en flagrancia solicitando 500 pesos a un conductor para no remitirlo al corralón

Uniformadas, y la patrulla 08275, así como el armamento fueron puestos a disposición del agente del ministerio público generándose el número de carpeta NEZ/FSP/SPN/062/024791/18/02.

En julio del año 2017, la misma oficial Rosa fue denunciada ante medios de comunicación por choferes de la ruta nueve de transporte público de pasajeros por exigir fuertes cantidades para dejarlos circular libremente; una reportera de radio, acudió al lugar y fue agredida severamente por varias oficiales que impidieron a toda costa que se difundiera la extorsión que se realizaba.

A pesar de las amenazas en su contra la reportera inició la carpeta de investigación NUC: NEZA/FSP/SPN/062/141993/17/07 por abuso de autoridad, con conocimiento de personal del gobierno del estado del entonces gobernador Eruviel Ávila; lo que generó más agresiones de la policía a la reportera que indicó se tuvo que cambiar de casa incluso y solicitar protección del gobierno federal para resguardar su integridad; aunque lamentablemente la policía estatal y sus compañeras nunca fueron sancionadas.

En el año 2013 el doctor en derecho y entonces gobernador Eruviel Ávila, promovió un decreto de modificación al artículo 8.19 bis del código administrativo en el que solo mujeres podrían ser agentes de tránsito en la entidad, basado en la premisa de que las mujeres no son corruptas y los hombres sí, lo cual eliminó a unos cinco mil policías de la función de tránsito, aunque en el año 2014 elementos hombres de Naucalpan, Tlalnepantla y Atizapán; ganaron un juicio que los reinstaló ene sus funciones de tránsito al demostrarse que el decreto violaba el derecho de equidad de género y era discriminatorio; en la actualidad y a pesar de múltiples quejas ciudadanas por alta corrupción en la policía femenina de tránsito y el desperdicio de recursos al necesitarse que estas estén escoltadas por policías hombres, prevalece la instrucción de que sean mujeres las encargadas de infraccionar a conductores de automotores en toda la entidad.