/ jueves 25 de marzo de 2021

Por segunda vez demandan a pastelero por negarse a crear pastel para una mujer transexual

Ya en 2012 fue demandado por negarse a hacer un pastel de bodas para una pareja gay

Un pastelero de Colorado quien en 2012 fue demandado por negarse a hacer un pastel para una boda gay, vuelve a los juzgados por volverse a negar hacer un pastel para una abogada transexual.

Jack Phillips, panadero cristiano compareció el lunes ante un juez de Denver tras negarle el servicio a una abogada transexual que quería un pastel para festejar la transición de género.

Luego de que fue demandado por una pareja gay, el caso llegó a la Suprema corte de Justicia de los Estados Unidos en 2018, y los ministros dictaminaron que la Comisión mostró un sesgo antirreligioso cuando sancionó a Phillips, pero no se pronunciaron sobre el tema más amplio de si las empresas pueden invocar objeciones religiosas para negarse a prestar servicios a la comunidad LGTB.

Pero la audiencia que se llevó a cabo el lunes pasado se refiere a una demanda realizada en el año 2017, cuando Autumm Scardina llamó a la pastelería Masterpiece Cakeshop para solicitar un pastel que fuera azul por fuera y rosa por dentro para reflejar su transición de género.

Durante el juicio virtual, Scardina dijo que Phillips había sostenido que, como cristiano, se oponía a hacer el pastel de bodas de la pareja gay porque implicaba una ceremonia religiosa, pero que le vendería cualquier otro tipo de producto.

Asimismo reconoció que llamó a la pastelería de Phillips para hacer el pedido después de escuchar el anuncio de la Corte. Su abogada, Paula Greisen, negó que se tratara de un montaje, sino que más bien lo hizo “como para llamar la atención de alguien".

De acuerdo con la agencia Associated Press, el abogado de Phillips argumentó que su cliente se negó a hacer el pastel por el mensaje que implicaba y no por discriminación a Scardina.

Con Phillips recibiendo la atención de los medios desde el caso de la boda gay de 2012, no podía crear un pastel con un mensaje con el que no estaba de acuerdo, alegó Gates.

Un pastelero de Colorado quien en 2012 fue demandado por negarse a hacer un pastel para una boda gay, vuelve a los juzgados por volverse a negar hacer un pastel para una abogada transexual.

Jack Phillips, panadero cristiano compareció el lunes ante un juez de Denver tras negarle el servicio a una abogada transexual que quería un pastel para festejar la transición de género.

Luego de que fue demandado por una pareja gay, el caso llegó a la Suprema corte de Justicia de los Estados Unidos en 2018, y los ministros dictaminaron que la Comisión mostró un sesgo antirreligioso cuando sancionó a Phillips, pero no se pronunciaron sobre el tema más amplio de si las empresas pueden invocar objeciones religiosas para negarse a prestar servicios a la comunidad LGTB.

Pero la audiencia que se llevó a cabo el lunes pasado se refiere a una demanda realizada en el año 2017, cuando Autumm Scardina llamó a la pastelería Masterpiece Cakeshop para solicitar un pastel que fuera azul por fuera y rosa por dentro para reflejar su transición de género.

Durante el juicio virtual, Scardina dijo que Phillips había sostenido que, como cristiano, se oponía a hacer el pastel de bodas de la pareja gay porque implicaba una ceremonia religiosa, pero que le vendería cualquier otro tipo de producto.

Asimismo reconoció que llamó a la pastelería de Phillips para hacer el pedido después de escuchar el anuncio de la Corte. Su abogada, Paula Greisen, negó que se tratara de un montaje, sino que más bien lo hizo “como para llamar la atención de alguien".

De acuerdo con la agencia Associated Press, el abogado de Phillips argumentó que su cliente se negó a hacer el pastel por el mensaje que implicaba y no por discriminación a Scardina.

Con Phillips recibiendo la atención de los medios desde el caso de la boda gay de 2012, no podía crear un pastel con un mensaje con el que no estaba de acuerdo, alegó Gates.

Archivos Secretos

Las Poquianchis: Secuestraron, explotaron, torturaron y asesinaron a mujeres y niñas

Miguel Mota hizo saber que en los primeros días de enero de 1964 recibió la denuncia de que tres madres buscaban a sus hijas que habían sido secuestradas y llevadas a San Francisco del Rincón; lo que hallaron fue lo más parecido a las crueldades de un campo de concentración

Policiaca

Amanece colgado de los aros de ejercicio en un parque de Neza

Durante un patrullaje esta madrugada, elementos de la policía se encontraron con la macabra escena