/ jueves 9 de abril de 2020

Perros y gatos callejeros, los olvidados de la pandemia

Los animales sufren hambre y olvido desde que la población vive confinada por el coronavirus.

Atenas, Grecia.- Al pie de la Acrópolis, decenas de gatos callejeros se abalanzan sobre las croquetas arrojadas por un voluntario en las avenidas desiertas de Atenas. Los animales errantes sufren hambre y olvido desde que la población vive confinada por la pandemia de nuevo coronavirus.

Desde el comienzo del confinamiento "nos hemos visto sobrecargados de trabajo", explica Eleni Kefalopoulou, una voluntaria de la organización griega Nine Lives.

"Normalmente alimentamos a 600 gatos al día, ahora son más de 1.000", afirma a la AFP.

El cierre obligatorio de los restaurantes priva a los perros y gatos callejeros de las sobras y de los cubos de basura donde suelen agruparse. Los habitantes y los comerciantes no salen de casa para alimentarlos.

Para muchos vagabundos de cuatro patas, casi omnipresentes en Grecia, las restricciones impuestas por la epidemia de coronavirus significan una sentencia de muerte.

Los animales "más hambrientos, por lo tanto, más propensos a confiar y ser abordados" se exponen a "más crueldad y al envenenamiento", dice Cordelia Madden-Kanellopoulou, cofundadora de Nine Lives Grecia, una red de voluntarios que aborda la sobrepoblación de gatos errantes.

En cuanto a los perros, "durante el confinamiento, nos aseguramos de que tengan suficiente para comer para que no se vuelvn agresivos", declara Serafina Avramidou, concejala de Atenas para la protección de los animales.

Esta semana instalarán distribuidores de croquetas para alimentar "regularmente" a perros y gatos, agrega la concejala, que ha firmado más de 350 permisos de circulación para los voluntarios.

Las autoridades griegas han creado una plataforma en línea para recoger donaciones de alimentos y propuestas de servicios veterinarios.

Según el ayuntamiento de Atenas, hay miles de gatos callejeros en la capital griega, y cientos de perros.

En la vecina Turquía, las autoridades de Estambul distribuyen cada día una tonelada de comida para gatos y perros vagabundos.

- Estambul cuida de "vuestros amiguitos" -

"Incluso antes de este coronavirus, como municipio de Estambul, nos ocupábamos de los animales callejeros", afirma Tayfun Koo, un trabajador del servicio veterinario del ayuntamiento de Estambul.

"Y continuamos nuestro trabajo bajo todas sus formas", dando alimentos, consultas y vacunas y procediendo a esterilizaciones.

"Les digo a todos nuestros ciudadanos que se queden en casa, nosotros cuidamos de nuestros amiguitos", promete Koo.

En otras partes de Europa, las autoridades están empezando a tomar conciencia de la situación de los animales vagabundos.

Con el confinamiento nacional en España, el 14 de marzo, las autoridades madrileñas cerraron las 125 hectáreas del Parque del Retiro donde vivían unos 270 gatos. Al principio prohibieron la entrada de los voluntarios, pero al final el ayuntamiento les permite entregar comida a los guardas del parque, que la distribuyen.

Un voluntario también puede tratar a los felinos durante una hora tres veces a la semana. Pero eso no es suficiente, protesta Mercedes Hervas, que preside la Asociación de Amigos de los Gatos del Retiro.

El 30 de marzo, un empleado del parque encontró el cadáver de una hembra tratada con antibióticos. Habrá más, advierte Mercedes Hervas.

"Tenemos que ir de colonia en colonia y esperar a que el gato salga. Tal vez los atletas olímpicos puedan hacerlo en una hora, pero nosotros no", dice.

En los Balcanes, la ayuda a los animales callejeros es más una cuestión de falta de medios.

En Serbia, donde los animales callejeros no son responsabilidad del Estado, son los habitantes quienes los ayudan.

En Macedonia del Norte, las oenegés piden a la población que deje comida en las calles de Skopie para unos 10.000 perros callejeros.

En Croacia, unos cuarenta refugios de animales, cerrados a los visitantes, imploran a los ciudadanos que no abandonen a sus mascotas.

- "Sentencia de muerte" -

"Las medidas adoptadas para las personas son de hecho una sentencia de muerte para los perros y gatos", dice Indrit Osmani, que dirige la organización de voluntarios Animal Rescue en Albania.

Las clínicas veterinarias de Bulgaria han lanzado una campaña de información, después de constatar un creciente abandono de mascotas por parte de propietarios preocupados de que sus gatos o perros les transmitieran el coronavirus.

Los libaneses también llevan a cabo una campaña en las redes sociales donde publican una foto de su perro o gato con el letrero: "No transmito el virus" o "sólo transmiten amor".

En Beirut, las organizaciones de derechos de los animales han advertido de un aumento de los casos de envenenamiento y abandono que "al menos se ha triplicado en las últimas semanas debido al pánico causado por la COVID-19", según la oenegé BETA (Beirut for the Ethical treatement of Animals).

Atenas, Grecia.- Al pie de la Acrópolis, decenas de gatos callejeros se abalanzan sobre las croquetas arrojadas por un voluntario en las avenidas desiertas de Atenas. Los animales errantes sufren hambre y olvido desde que la población vive confinada por la pandemia de nuevo coronavirus.

Desde el comienzo del confinamiento "nos hemos visto sobrecargados de trabajo", explica Eleni Kefalopoulou, una voluntaria de la organización griega Nine Lives.

"Normalmente alimentamos a 600 gatos al día, ahora son más de 1.000", afirma a la AFP.

El cierre obligatorio de los restaurantes priva a los perros y gatos callejeros de las sobras y de los cubos de basura donde suelen agruparse. Los habitantes y los comerciantes no salen de casa para alimentarlos.

Para muchos vagabundos de cuatro patas, casi omnipresentes en Grecia, las restricciones impuestas por la epidemia de coronavirus significan una sentencia de muerte.

Los animales "más hambrientos, por lo tanto, más propensos a confiar y ser abordados" se exponen a "más crueldad y al envenenamiento", dice Cordelia Madden-Kanellopoulou, cofundadora de Nine Lives Grecia, una red de voluntarios que aborda la sobrepoblación de gatos errantes.

En cuanto a los perros, "durante el confinamiento, nos aseguramos de que tengan suficiente para comer para que no se vuelvn agresivos", declara Serafina Avramidou, concejala de Atenas para la protección de los animales.

Esta semana instalarán distribuidores de croquetas para alimentar "regularmente" a perros y gatos, agrega la concejala, que ha firmado más de 350 permisos de circulación para los voluntarios.

Las autoridades griegas han creado una plataforma en línea para recoger donaciones de alimentos y propuestas de servicios veterinarios.

Según el ayuntamiento de Atenas, hay miles de gatos callejeros en la capital griega, y cientos de perros.

En la vecina Turquía, las autoridades de Estambul distribuyen cada día una tonelada de comida para gatos y perros vagabundos.

- Estambul cuida de "vuestros amiguitos" -

"Incluso antes de este coronavirus, como municipio de Estambul, nos ocupábamos de los animales callejeros", afirma Tayfun Koo, un trabajador del servicio veterinario del ayuntamiento de Estambul.

"Y continuamos nuestro trabajo bajo todas sus formas", dando alimentos, consultas y vacunas y procediendo a esterilizaciones.

"Les digo a todos nuestros ciudadanos que se queden en casa, nosotros cuidamos de nuestros amiguitos", promete Koo.

En otras partes de Europa, las autoridades están empezando a tomar conciencia de la situación de los animales vagabundos.

Con el confinamiento nacional en España, el 14 de marzo, las autoridades madrileñas cerraron las 125 hectáreas del Parque del Retiro donde vivían unos 270 gatos. Al principio prohibieron la entrada de los voluntarios, pero al final el ayuntamiento les permite entregar comida a los guardas del parque, que la distribuyen.

Un voluntario también puede tratar a los felinos durante una hora tres veces a la semana. Pero eso no es suficiente, protesta Mercedes Hervas, que preside la Asociación de Amigos de los Gatos del Retiro.

El 30 de marzo, un empleado del parque encontró el cadáver de una hembra tratada con antibióticos. Habrá más, advierte Mercedes Hervas.

"Tenemos que ir de colonia en colonia y esperar a que el gato salga. Tal vez los atletas olímpicos puedan hacerlo en una hora, pero nosotros no", dice.

En los Balcanes, la ayuda a los animales callejeros es más una cuestión de falta de medios.

En Serbia, donde los animales callejeros no son responsabilidad del Estado, son los habitantes quienes los ayudan.

En Macedonia del Norte, las oenegés piden a la población que deje comida en las calles de Skopie para unos 10.000 perros callejeros.

En Croacia, unos cuarenta refugios de animales, cerrados a los visitantes, imploran a los ciudadanos que no abandonen a sus mascotas.

- "Sentencia de muerte" -

"Las medidas adoptadas para las personas son de hecho una sentencia de muerte para los perros y gatos", dice Indrit Osmani, que dirige la organización de voluntarios Animal Rescue en Albania.

Las clínicas veterinarias de Bulgaria han lanzado una campaña de información, después de constatar un creciente abandono de mascotas por parte de propietarios preocupados de que sus gatos o perros les transmitieran el coronavirus.

Los libaneses también llevan a cabo una campaña en las redes sociales donde publican una foto de su perro o gato con el letrero: "No transmito el virus" o "sólo transmiten amor".

En Beirut, las organizaciones de derechos de los animales han advertido de un aumento de los casos de envenenamiento y abandono que "al menos se ha triplicado en las últimas semanas debido al pánico causado por la COVID-19", según la oenegé BETA (Beirut for the Ethical treatement of Animals).

Americano

Imponente, la nueva casa de los Raiders

El Allegiant Stadium está listo para ser una de las grandes atracciones en las Vegas, Nevada

Futbol

Chelsea va por Jesús Corona

El jugador mexicano apuntalaría la ofensiva del equipo inglés la próxima temporada

Cine

México, listo para el festival de cine We Are One

El Festival Internacional de Cine en Guadalajara presentará una ficción y un documental, además de tres cortos en el We are one

New Articles

Estrellas abren sus redes sociales a expertos en salud

ONE, una organización no gubernamental internacional, transmitirá entrevistas con información sobre el virus en las cuentas de Julia Roberts, y Hugh Jackman, entre otros