/ miércoles 5 de agosto de 2020

ONU urge a reabrir escuelas pese a pandemia

Según un informe de la ONU, el mundo ya sufría una “crisis de la educación” antes de la pandemia

NACIONES UNIDAS. La ONU llamó a todos los países a dar prioridad a la reapertura de sus escuelas en cuanto tengan controlada la transmisión local del coronavirus, advirtiendo de que los cierres prolongados plantean el riesgo de una “catástrofe generacional”.

“Las decisiones que los gobiernos y los asociados tomen ahora tendrán un efecto duradero en cientos de millones de jóvenes durante decenios”, señaló su secretario general, António Guterres.

Según un informe de la ONU, el mundo ya sufría una “crisis de la educación” antes de la pandemia, con más de 250 millones de niños en edad escolar que no estaban escolarizados y, en los países en desarrollo, con sólo una cuarta parte de los alumnos de secundaria terminando sus estudios con competencias básicas.

“Enfrentamos una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”, avisó Guterres. La pandemia, subrayó, ha causado “la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación”.

Según datos de la ONU, a mediados de julio las escuelas permanecían cerradas en más de 160 países, lo que afecta a más de mil millones de estudiantes, y más de un centenar de naciones aún no han anunciado fechas para la reapertura.

Las clases por radio, televisión y en línea dejan a muchos alumnos atrás, con más riesgo en aquellos con discapacidades, de comunidades minoritarias o desfavorecidas, los desplazados y quienes viven en zonas remotas, indica la ONU.

NACIONES UNIDAS. La ONU llamó a todos los países a dar prioridad a la reapertura de sus escuelas en cuanto tengan controlada la transmisión local del coronavirus, advirtiendo de que los cierres prolongados plantean el riesgo de una “catástrofe generacional”.

“Las decisiones que los gobiernos y los asociados tomen ahora tendrán un efecto duradero en cientos de millones de jóvenes durante decenios”, señaló su secretario general, António Guterres.

Según un informe de la ONU, el mundo ya sufría una “crisis de la educación” antes de la pandemia, con más de 250 millones de niños en edad escolar que no estaban escolarizados y, en los países en desarrollo, con sólo una cuarta parte de los alumnos de secundaria terminando sus estudios con competencias básicas.

“Enfrentamos una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”, avisó Guterres. La pandemia, subrayó, ha causado “la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación”.

Según datos de la ONU, a mediados de julio las escuelas permanecían cerradas en más de 160 países, lo que afecta a más de mil millones de estudiantes, y más de un centenar de naciones aún no han anunciado fechas para la reapertura.

Las clases por radio, televisión y en línea dejan a muchos alumnos atrás, con más riesgo en aquellos con discapacidades, de comunidades minoritarias o desfavorecidas, los desplazados y quienes viven en zonas remotas, indica la ONU.