/ sábado 31 de octubre de 2020

EU, un completo sistema rumbo a las elecciones

A diferencia de las democracias del mundo, los ciudadanos del país no son quienes eligen presidente, sino un representante llamado colegio electoral

En Estados Unidos, al contrario de lo que ocurre en la inmensa mayoría de las democracias del mundo, no son sus ciudadanos quienes eligen al presidente, ellos escogen el 3 de noviembre a la persona que votará en su nombre por el inquilino de la Casa Blanca, en virtud de un sistema recogido por la Constitución.

En concreto, lo que eligen son los 538 delegados que integran el Colegio Electoral. Este número se corresponde con los 435 miembros de la Cámara de Representantes, los 100 miembros del Senado y tres delegados del Distrito de Columbia.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El total se reparte entre los 50 estados y el Distrito de Columbia en base a su población, según el censo. Cada estado cuenta con su propio sistema para elegir a los miembros del Colegio Electoral. Cada uno de los delegados emite un voto electoral que debe ser para el candidato más votado en el estado.

Tras la votación, el presidente de cada estado debe emitir un certificado en el que se declara el candidato vencedor y se incluyen nombres de los delegados que le representarán en el Colegio Electoral.

Estos votos son remitidos de forma inmediata, en distintas copias, al presidente del Senado.

Finalmente, los votos electorales son contados en una sesión conjunta del Congreso el 6 de enero y presidida por el vicepresidente del país.

Para ser elegido presidente son necesarios al menos los votos favorables de 270 compromisarios. Cabe la posibilidad de que ninguno de los dos candidatos consiga la mayoría de los votos, por lo que debería ser el Congreso el que elegiría al presidente y el vicepresidente.

La Cámara de Representantes elegiría al presidente de entre los tres candidatos más votados en una votación en la que cada delegación estatal tiene derecho a un voto, mientras que el Senado elegiría al vicepresidente.

Precisamente esa es una de las paradojas de las elecciones estadounidenses.

Un candidato puede recibir más votos de los ciudadanos pero no ser elegido presidente por tener menos electores.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

En Estados Unidos, al contrario de lo que ocurre en la inmensa mayoría de las democracias del mundo, no son sus ciudadanos quienes eligen al presidente, ellos escogen el 3 de noviembre a la persona que votará en su nombre por el inquilino de la Casa Blanca, en virtud de un sistema recogido por la Constitución.

En concreto, lo que eligen son los 538 delegados que integran el Colegio Electoral. Este número se corresponde con los 435 miembros de la Cámara de Representantes, los 100 miembros del Senado y tres delegados del Distrito de Columbia.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El total se reparte entre los 50 estados y el Distrito de Columbia en base a su población, según el censo. Cada estado cuenta con su propio sistema para elegir a los miembros del Colegio Electoral. Cada uno de los delegados emite un voto electoral que debe ser para el candidato más votado en el estado.

Tras la votación, el presidente de cada estado debe emitir un certificado en el que se declara el candidato vencedor y se incluyen nombres de los delegados que le representarán en el Colegio Electoral.

Estos votos son remitidos de forma inmediata, en distintas copias, al presidente del Senado.

Finalmente, los votos electorales son contados en una sesión conjunta del Congreso el 6 de enero y presidida por el vicepresidente del país.

Para ser elegido presidente son necesarios al menos los votos favorables de 270 compromisarios. Cabe la posibilidad de que ninguno de los dos candidatos consiga la mayoría de los votos, por lo que debería ser el Congreso el que elegiría al presidente y el vicepresidente.

La Cámara de Representantes elegiría al presidente de entre los tres candidatos más votados en una votación en la que cada delegación estatal tiene derecho a un voto, mientras que el Senado elegiría al vicepresidente.

Precisamente esa es una de las paradojas de las elecciones estadounidenses.

Un candidato puede recibir más votos de los ciudadanos pero no ser elegido presidente por tener menos electores.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Policiaca

Hombre ebrio resultó herido por un cuchillo en Cuajimalpa

Un vecino salió de su casa por los constantes ladridos de su perro y al asomarse encontró al joven herido

Policiaca

Lo mataron durante asalto en camión de pasajeros en la México-Puebla

La víctima intentó impedir la huida de los sujetos, pero fue atacado a balazos