/ lunes 1 de febrero de 2021

Ejército da un golpe de Estado en Birmania; detiene a líderes del partido gobernante

Los militares acusan a la comisión electoral de no haber subsanado las "enormes irregularidades" que se produjeron, según ellos, durante las legislativas de noviembre

El ejército birmano dio un golpe de Estado el lunes, detuvo a la jefa de hecho del gobierno civil, Aung San Suu Kyi, que pidió "no aceptarlo", y proclamó el estado de emergencia por un año.

El golpe, sin violencia, es necesario para preservar la "estabilidad", afirmaron los militares, que prometieron en un comunicado en Facebook celebrar elecciones "libres y justas", al término del estado de emergencia.

El golpe de Estado desató una avalancha de condenas internacionales. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, exhortó el lunes a los militares de Birmania a renunciar al poder "inmediatamente" y amenazó con imponer sanciones económicas contra el país.

"La comunidad internacional debe unirse en una sola voz para presionar a los militares birmanos a renunciar inmediatamente al poder", dijo Biden en un comunicado.

Los militares acusan a la comisión electoral de no haber subsanado las "enormes irregularidades" que se produjeron, según ellos, durante las legislativas de noviembre, que ganó por amplia mayoría el partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), en el poder desde las elecciones de 2015.

Foto: AFP

Aung San Suu Kyi así como el presidente de la República, Win Myint, y otros responsables del partido fueron detenidos en Naypyidaw, la capital, dijo a la AFP Myo Nyunt, portavoz de la formación, horas antes de que Parlamento formado tras las últimas elecciones iniciara su primera sesión.

Por la noche, la televisión estatal anunció la destitución de 24 ministros de Aung San Suu Kyi y 11 nombramientos, incluyendo el del exministro de Relaciones Exteriores Wunna Maung Lwin, que ejerció durante el mandato del exgeneral Thein Sein (2011-2016).

- "PREPARARSE PARA LO PEOR" -

Los militares acordonaron las carreteras alrededor de la capital con tropas, camiones y vehículos blindados de transporte mientras los helicópteros militares sobrevolaban la ciudad. Asimismo, actuaron rápidamente para reprimir la disidencia, restringiendo las comunicaciones por internet y por teléfono móvil en todo el país.

Los bancos tuvieron que cerrar, pero algunos tenían previsto abrir el martes.

Foto: AFP

El ejército declaró, a través de su propio canal de televisión, el estado de emergencia durante un año y anunció que el exgeneral Myint Swe sería el presidente en funciones durante el ese periodo.

Al caer la noche, las calles de Rangún, la antigua capital que sigue siendo el centro económico del país, estaban desiertas.

Los pocos habitantes con los que pudo hablar la AFP no disimulaban su inquietud. "Temo que esto dure más [...] hay que prepararse para lo peor", comentó Lamin Oo, un cineasta de 35 años.


- PROTESTA "UNÁNIME" -

El ejército se comprometió a celebrar nuevas elecciones tras el estado de excepción de un año. "Pondremos en funcionamiento una auténtica democracia pluripartidista", declaró en un comunicado en Facebook.

Antes de su detención, Aung San Suu Kyi instó en un mensaje a la población a "no aceptar el golpe de Estado", según una carta publicada en Facebook por su partido.

Foto: AFP

El ejército intenta "volver a sumir al país bajo la dictadura militar", escribió, según esta declaración, pidiendo a la población que "proteste unánimemente".

Además de Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea, países asiáticos y otros, denunciaron de inmediato el golpe, mientras China se limitó a pedir a las partes implicadas "solucionar sus diferendos".

El Consejo de Seguridad de la ONU celebrará el martes una reunión de emergencia sobre la situación en Birmania.

La reunión, que se realizará por videoconferencia, se llevará a cabo a puerta cerrada, según el calendario, aprobado el lunes por los miembros.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, "condenó firmemente" la detención de Aung San Suu Kyi. "Estos hechos asestan un duro golpe a las reformas democráticas en Birmania", agregó.

El gobierno británico convocó al embajador birmano en Reino Unido para condenar el "golpe de Estado" y pedir la "liberación inmediata" de los detenidos.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Por su parte, el Comité Nobel noruego se "horrorizado" por el golpe y la detención de Aung San Suu Kyi, y de otros dirigentes, y reclamó su "liberación inmediata".

Foto: AFP

- VICTORIA EN LAS URNAS -

Birmania salió hace apenas diez años de un régimen militar que dirigió el país durante casi medio siglo. Los dos últimos golpes de Estado desde la independencia del país en 1948 se remontan a 1962 y 1988.

Los militares denunciaban desde hace semanas más de una decena de millones de casos de fraudes en las legislativas de noviembre.

Los temores aumentaron cuando el jefe del ejército, el general Min Aung Hlaing, declaró que la Constitución podría ser "revocada" bajo ciertas circunstancias.

El partido de Aung San Suu Kyi, muy criticada por su gestión de la crisis de los musulmanes rohinyás pero aún venerada por buena parte de la población, obtuvo una aplastante victoria en noviembre.

En 2015 la LND ganó por amplia mayoría, pero se vio obligada a compartir el poder con el ejército, que controla tres ministerios claves (Interior, Defensa y Fronteras).

Exiliada durante mucho tiempo en el Reino Unido, Aung San Suu Kyi, de 75 años, regresó a Birmania en 1988, convirtiéndose en la figura de la oposición frente a la dictadura militar.

Pasó 15 años bajo arresto domiciliario antes de ser liberada por el ejército en 2010.

Foto: AFP


- RESISTIR -

Presintiendo el golpe, Aung San Suu Kyi, que pasó 15 años bajo arresto domiciliario en su país, dejó un mensaje a la población antes de ser detenida en el que les instaba a "no aceptar" la toma de poder militar.

Un llamamiento de "Madre Suu" que podría tener eco en la población, que la venera, a pesar de que internacionalmente ha sido muy criticada por su gestión de la crisis de los musulmanes rohinyás.

Varios birmanos con los que pudo hablar la AFP expresaron su decepción.

"Esperaba un futuro mejor", dijo un hombre de 64 años que hacía cola para comprar comida, mientras el país está siendo duramente golpeado por la pandemia de coronavirus, con más de 140.000 casos y 3.000 muertes.

Pero no todo el mundo se siente angustiado, y en las calles de Rangún se vieron pasar varios camiones a gran velocidad con partidarios del ejército, ondeando banderas y cantando himnos nacionalistas.

Foto: AFP

Los militares han prometido celebrar nuevas elecciones "libres y justas" una vez que se levante el estado de excepción, que debería durar un año.

Pero algunos birmanos siguen siendo pesimistas.

"Me temo que dure más tiempo", dijo el realizador Lamin Oo, de 35 años. "Por el momento, todo está en calma en mi barrio de Rangún, pero tenemos que prepararnos para lo peor".

En 1988, unos 3.000 civiles fueron asesinados por los militares en una sangrienta represión de las manifestaciones contra el gobierno.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


El ejército birmano dio un golpe de Estado el lunes, detuvo a la jefa de hecho del gobierno civil, Aung San Suu Kyi, que pidió "no aceptarlo", y proclamó el estado de emergencia por un año.

El golpe, sin violencia, es necesario para preservar la "estabilidad", afirmaron los militares, que prometieron en un comunicado en Facebook celebrar elecciones "libres y justas", al término del estado de emergencia.

El golpe de Estado desató una avalancha de condenas internacionales. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, exhortó el lunes a los militares de Birmania a renunciar al poder "inmediatamente" y amenazó con imponer sanciones económicas contra el país.

"La comunidad internacional debe unirse en una sola voz para presionar a los militares birmanos a renunciar inmediatamente al poder", dijo Biden en un comunicado.

Los militares acusan a la comisión electoral de no haber subsanado las "enormes irregularidades" que se produjeron, según ellos, durante las legislativas de noviembre, que ganó por amplia mayoría el partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), en el poder desde las elecciones de 2015.

Foto: AFP

Aung San Suu Kyi así como el presidente de la República, Win Myint, y otros responsables del partido fueron detenidos en Naypyidaw, la capital, dijo a la AFP Myo Nyunt, portavoz de la formación, horas antes de que Parlamento formado tras las últimas elecciones iniciara su primera sesión.

Por la noche, la televisión estatal anunció la destitución de 24 ministros de Aung San Suu Kyi y 11 nombramientos, incluyendo el del exministro de Relaciones Exteriores Wunna Maung Lwin, que ejerció durante el mandato del exgeneral Thein Sein (2011-2016).

- "PREPARARSE PARA LO PEOR" -

Los militares acordonaron las carreteras alrededor de la capital con tropas, camiones y vehículos blindados de transporte mientras los helicópteros militares sobrevolaban la ciudad. Asimismo, actuaron rápidamente para reprimir la disidencia, restringiendo las comunicaciones por internet y por teléfono móvil en todo el país.

Los bancos tuvieron que cerrar, pero algunos tenían previsto abrir el martes.

Foto: AFP

El ejército declaró, a través de su propio canal de televisión, el estado de emergencia durante un año y anunció que el exgeneral Myint Swe sería el presidente en funciones durante el ese periodo.

Al caer la noche, las calles de Rangún, la antigua capital que sigue siendo el centro económico del país, estaban desiertas.

Los pocos habitantes con los que pudo hablar la AFP no disimulaban su inquietud. "Temo que esto dure más [...] hay que prepararse para lo peor", comentó Lamin Oo, un cineasta de 35 años.


- PROTESTA "UNÁNIME" -

El ejército se comprometió a celebrar nuevas elecciones tras el estado de excepción de un año. "Pondremos en funcionamiento una auténtica democracia pluripartidista", declaró en un comunicado en Facebook.

Antes de su detención, Aung San Suu Kyi instó en un mensaje a la población a "no aceptar el golpe de Estado", según una carta publicada en Facebook por su partido.

Foto: AFP

El ejército intenta "volver a sumir al país bajo la dictadura militar", escribió, según esta declaración, pidiendo a la población que "proteste unánimemente".

Además de Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea, países asiáticos y otros, denunciaron de inmediato el golpe, mientras China se limitó a pedir a las partes implicadas "solucionar sus diferendos".

El Consejo de Seguridad de la ONU celebrará el martes una reunión de emergencia sobre la situación en Birmania.

La reunión, que se realizará por videoconferencia, se llevará a cabo a puerta cerrada, según el calendario, aprobado el lunes por los miembros.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, "condenó firmemente" la detención de Aung San Suu Kyi. "Estos hechos asestan un duro golpe a las reformas democráticas en Birmania", agregó.

El gobierno británico convocó al embajador birmano en Reino Unido para condenar el "golpe de Estado" y pedir la "liberación inmediata" de los detenidos.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Por su parte, el Comité Nobel noruego se "horrorizado" por el golpe y la detención de Aung San Suu Kyi, y de otros dirigentes, y reclamó su "liberación inmediata".

Foto: AFP

- VICTORIA EN LAS URNAS -

Birmania salió hace apenas diez años de un régimen militar que dirigió el país durante casi medio siglo. Los dos últimos golpes de Estado desde la independencia del país en 1948 se remontan a 1962 y 1988.

Los militares denunciaban desde hace semanas más de una decena de millones de casos de fraudes en las legislativas de noviembre.

Los temores aumentaron cuando el jefe del ejército, el general Min Aung Hlaing, declaró que la Constitución podría ser "revocada" bajo ciertas circunstancias.

El partido de Aung San Suu Kyi, muy criticada por su gestión de la crisis de los musulmanes rohinyás pero aún venerada por buena parte de la población, obtuvo una aplastante victoria en noviembre.

En 2015 la LND ganó por amplia mayoría, pero se vio obligada a compartir el poder con el ejército, que controla tres ministerios claves (Interior, Defensa y Fronteras).

Exiliada durante mucho tiempo en el Reino Unido, Aung San Suu Kyi, de 75 años, regresó a Birmania en 1988, convirtiéndose en la figura de la oposición frente a la dictadura militar.

Pasó 15 años bajo arresto domiciliario antes de ser liberada por el ejército en 2010.

Foto: AFP


- RESISTIR -

Presintiendo el golpe, Aung San Suu Kyi, que pasó 15 años bajo arresto domiciliario en su país, dejó un mensaje a la población antes de ser detenida en el que les instaba a "no aceptar" la toma de poder militar.

Un llamamiento de "Madre Suu" que podría tener eco en la población, que la venera, a pesar de que internacionalmente ha sido muy criticada por su gestión de la crisis de los musulmanes rohinyás.

Varios birmanos con los que pudo hablar la AFP expresaron su decepción.

"Esperaba un futuro mejor", dijo un hombre de 64 años que hacía cola para comprar comida, mientras el país está siendo duramente golpeado por la pandemia de coronavirus, con más de 140.000 casos y 3.000 muertes.

Pero no todo el mundo se siente angustiado, y en las calles de Rangún se vieron pasar varios camiones a gran velocidad con partidarios del ejército, ondeando banderas y cantando himnos nacionalistas.

Foto: AFP

Los militares han prometido celebrar nuevas elecciones "libres y justas" una vez que se levante el estado de excepción, que debería durar un año.

Pero algunos birmanos siguen siendo pesimistas.

"Me temo que dure más tiempo", dijo el realizador Lamin Oo, de 35 años. "Por el momento, todo está en calma en mi barrio de Rangún, pero tenemos que prepararnos para lo peor".

En 1988, unos 3.000 civiles fueron asesinados por los militares en una sangrienta represión de las manifestaciones contra el gobierno.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Archivos Secretos

Maestro y guerrillero Lucio Cabañas ¿Asesinato o suicidio?

Abatido por el Ejército, su cadáver permaneció -según versión de Andrés Bustos Fuentes, corresponsal de LA PRENSA- desnudo en la plancha de la sala de sanidad del 27 Batallón de Infantería, perteneciente a la XXVII Zona Militar

Cultura

México y EU trabajan para frenar delincuencia y tráfico de migrantes: Ken Salazar

El embajador de EU en México aseguró que la delincuencia y la migración son temas de sumo interés en la relación bilateral

Literatura

Reviven a Juan José Arreola a través de recuerdo en la FIL Guadalajara 2021

Es necesario leerlo hoy en día para poder apreciar parte de su poética, coincidieron familiares y lectores del escritor jalisciense

Literatura

"Vietnam", un libro sobre descubrirse a través del punk, la música y el amor

A 16 años de haber publicado la primera edición de su libro, Mariño González aseguró estar conforme con su creación

Cultura

El "Colisionador de ideas" une la ciencia con el arte en la FIL Guadalajara 2021

El proyecto audiovisual está pensado para permitir que museos de ciencias ofrezcan experiencias inmersivas

Literatura

"La rebelión de los autómatas" vuelve a la fascinación por los robots inteligentes

El texto habla de un futuro cercano en el cual humanos comparten espacio con los robots independientes

Literatura

Bigbang Ciencia atrae a más de mil jóvenes en encuentro con Javier Santaolalla

Los jóvenes seguidores del doctor en física de partículas abarrotaron el espacio de su presentación dentro de la FIL Guadalajara 2021