/ miércoles 13 de noviembre de 2019

Corte se inclina por acabar con el DACA

Abre audiencia crucial sobre el programa; con Trump, la mayoría afín

WASHINGTON. La mayoría conservadora en la Corte Suprema de Estados Unidos pareció afín a la decisión del presidente Donald Trump de terminar con el programa que protegía de la deportación a más de 600 mil dreamers, llegados al país sin papeles acompañando a sus padres cuando eran niños.

Estos jóvenes están en un limbo jurídico desde que Trump eliminó en 2017 el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) iniciado por su predecesor Barack Obama en 2012.

Esa orden les ha permitido trabajar, estudiar y conducir, y ha evitado su deportación a países que muchos no recuerdan.

Ahora, su destino depende de los nueve jueces que componen el tribunal. En la Corte, cinco magistrados son conservadores y dos de ellos fueron nombrados por el presidente republicano.

El veredicto no se espera antes del próximo año, por lo que la decisión impactará de lleno en la campaña electoral para las elecciones de 2020 en las que el tema de la inmigración será central.

Afuera de la Corte, cientos de personas se congregaron gritando "Nuestro hogar está aquí", para expresar su apoyo a los dreamers (soñadores).

Los tribunales que tomaron los recursos a favor de los dreamers señalaron que la suspensión del programa fue decidida de forma "arbitraria" y "caprichosa".

El representante del gobierno ante la Corte Suprema, Noel Francisco, argumentó ayer que la administración no podía mantener una "política ilegal".

Estos argumentos parecieron satisfacer a varios de los jueces conservadores y los dos magistrados nombrados por Trump, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch entraron en un vivo debate con Theodore Olson, uno de los abogados de los dreamers sobre si el gobierno tiene la autoridad para terminar el DACA.

En la mañana, Trump dijo en Twitter que muchos de los beneficiarios de este programa ya no son tan jóvenes y están "lejos de ser ángeles", e indicó que algunos son criminales "curtidos", pese a que para entrar en el programa es necesario no tener antecedentes penales.

Trump señaló en su tuit que cuando su predecesor Obama creó el programa no tenía las facultades legales.

Si la corte le da la razón a Trump, los dreamers no van a ser expulsados automáticamente, pero se convertirán en indocumentados, con el riesgo que implica.

WASHINGTON. La mayoría conservadora en la Corte Suprema de Estados Unidos pareció afín a la decisión del presidente Donald Trump de terminar con el programa que protegía de la deportación a más de 600 mil dreamers, llegados al país sin papeles acompañando a sus padres cuando eran niños.

Estos jóvenes están en un limbo jurídico desde que Trump eliminó en 2017 el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) iniciado por su predecesor Barack Obama en 2012.

Esa orden les ha permitido trabajar, estudiar y conducir, y ha evitado su deportación a países que muchos no recuerdan.

Ahora, su destino depende de los nueve jueces que componen el tribunal. En la Corte, cinco magistrados son conservadores y dos de ellos fueron nombrados por el presidente republicano.

El veredicto no se espera antes del próximo año, por lo que la decisión impactará de lleno en la campaña electoral para las elecciones de 2020 en las que el tema de la inmigración será central.

Afuera de la Corte, cientos de personas se congregaron gritando "Nuestro hogar está aquí", para expresar su apoyo a los dreamers (soñadores).

Los tribunales que tomaron los recursos a favor de los dreamers señalaron que la suspensión del programa fue decidida de forma "arbitraria" y "caprichosa".

El representante del gobierno ante la Corte Suprema, Noel Francisco, argumentó ayer que la administración no podía mantener una "política ilegal".

Estos argumentos parecieron satisfacer a varios de los jueces conservadores y los dos magistrados nombrados por Trump, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch entraron en un vivo debate con Theodore Olson, uno de los abogados de los dreamers sobre si el gobierno tiene la autoridad para terminar el DACA.

En la mañana, Trump dijo en Twitter que muchos de los beneficiarios de este programa ya no son tan jóvenes y están "lejos de ser ángeles", e indicó que algunos son criminales "curtidos", pese a que para entrar en el programa es necesario no tener antecedentes penales.

Trump señaló en su tuit que cuando su predecesor Obama creó el programa no tenía las facultades legales.

Si la corte le da la razón a Trump, los dreamers no van a ser expulsados automáticamente, pero se convertirán en indocumentados, con el riesgo que implica.

Policiaca

“No fue la forma de hacer las cosas”, pide perdón Karen Espíndola

La joven nunca pensó en las consecuencias de su mensaje, por lo que se le hizo fácil enviar ese texto y después apagar su celular