/ viernes 3 de enero de 2020

Momentos de respiro en épocas de inseguridad y poca fe

Necesario conocer a quien reza por ti y trabaja en situaciones vulnerables

Con el objetivo de mostrar la imagen de aquellos que dan vida a la evangelización y que ejercen su vocación al servicio de Dios y del apostolado que han seguido, la Arquidiócesis Primada de México implementó y difunde por redes sociales la campaña Rostros de la Arquidiócesis.

Rostros de la Arquidiócesis es una serie de publicaciones que muestra diversos retratos realizados alrededor de sacerdotes y vida consagrada, además de laicos comprometidos, de la Arquidiócesis Primada de México en la que se refleja el lado

humano de todos los protagonistas.

En épocas de inseguridad y de poca fe hace falta un respiro y un momento para conocer a aquel que reza por ti y que trabaja en situaciones vulnerables, en trabajo con migrantes, en cárceles, como misioneros o bien, dentro del seminario formando futuros sacerdotes, sin olvidar a las personas que trabajan en la Curia arquidiocesana.

Con este serial, la Arquidiócesis Primada de México, quiere mostrar un lado cercano y de respeto a aquellos que trabajan por nuestra Iglesia en México. Así, veremos a quienes han destinado gran parte de su vida a esta labor, o algunos que han trabajado en la Arquidiócesis, por ejemplo, por más de 10 años y otros que son rostros jóvenes, nuevos, que traen un espíritu fresco de trabajo y compromiso.

De esta manera, en las publicaciones se verán los perfiles de Monseñor Salvador Martínez, quien con 30 años de ministerio sacerdotal, es el rector de la Basílica de Guadalupe; del padre José de la Luz Carrasco, uno de los 130 sacerdotes eméritos de la Arquidiócesis Primada de México y formador en el Boletín de Prensa Durango 90 | Col. Roma | Cuauhtémoc | 06700 | CDMX 52083200 ext. 1724, www.arquidiocesismexico.org.mx

Foto: Arquidiócesis

Seminario Conciliar de México, y que a sus 86 años sigue ejerciendo su ministerio con amor y respeto.

Del doctor Eduardo Chávez, postulador de la causa de San Juan Diego, ordenado sacerdote en 1981 y que gracias a que estudió historia y a su gusto por la pintura, supo, al ver de cerca la imagen de la Virgen de Guadalupe, que no había sido pintada por una mano humana; de fray Gabriel Chávez de la Mora, canónigo de la Basílica de Guadalupe, quien hora que está cerca de cumplir 51 años de servicio en la Basílica de Guadalupe como asesor litúrgico y casi 65 años como arquitecto, tanto su talento artístico como su memoria siguen llenas de proyectos.

Del padre Benito Torres, presbítero de la Parroquia de la Santa Cruz y Soledad, quien en los últimos años ha abierto las puertas de la parroquia para que las

personas en situación puedan pasar la noche en la nave principal, “sin pasar el invierno en la calle”, de la hermana Josefina López, de la Congregación Esclavos de la Inmaculada Niña, que asegura que la música significa alegría, vida y salud, pues “a través de ella recibimos energía para superar las adversidades de la vida”.

Del padre Héctor Rogel, formador en el Seminario Conciliar de México, quien a sus 92 años, más de 50 de ellos en el sacerdocio, sigue ejerciendo su ministerio dentro del Seminario Conciliar de México en diversas actividades, entre ellas el apoyo continuo en la biblioteca; y del padre Celerino Yáñez Cepeda, constructor de muchas iglesias de la Ciudad de México.

Recibió el sobrenombre del ‘Padre Albañil’, pues iniciaba los trabajos con sus propias manos. “Yo empezaba a trabajar y cuando la gente me veía se unían a la construcción”.

Estos perfiles, entre muchos otros, se estarán difundiendo periódicamente y habrá mayor información de cada uno de los protagonistas en las publicaciones que se harán a través de las redes sociales.

La sección Rostros de la Arquidiócesis la pueden encontrar en las redes sociales de la Arquidiócesis Primada de México, en Facebook e Instagram como @arquidiocesismx, y en Twitter como @ArquidiocesisMx o por medio del hashtag

#RostrosDeLaArquidiócesis

Con el objetivo de mostrar la imagen de aquellos que dan vida a la evangelización y que ejercen su vocación al servicio de Dios y del apostolado que han seguido, la Arquidiócesis Primada de México implementó y difunde por redes sociales la campaña Rostros de la Arquidiócesis.

Rostros de la Arquidiócesis es una serie de publicaciones que muestra diversos retratos realizados alrededor de sacerdotes y vida consagrada, además de laicos comprometidos, de la Arquidiócesis Primada de México en la que se refleja el lado

humano de todos los protagonistas.

En épocas de inseguridad y de poca fe hace falta un respiro y un momento para conocer a aquel que reza por ti y que trabaja en situaciones vulnerables, en trabajo con migrantes, en cárceles, como misioneros o bien, dentro del seminario formando futuros sacerdotes, sin olvidar a las personas que trabajan en la Curia arquidiocesana.

Con este serial, la Arquidiócesis Primada de México, quiere mostrar un lado cercano y de respeto a aquellos que trabajan por nuestra Iglesia en México. Así, veremos a quienes han destinado gran parte de su vida a esta labor, o algunos que han trabajado en la Arquidiócesis, por ejemplo, por más de 10 años y otros que son rostros jóvenes, nuevos, que traen un espíritu fresco de trabajo y compromiso.

De esta manera, en las publicaciones se verán los perfiles de Monseñor Salvador Martínez, quien con 30 años de ministerio sacerdotal, es el rector de la Basílica de Guadalupe; del padre José de la Luz Carrasco, uno de los 130 sacerdotes eméritos de la Arquidiócesis Primada de México y formador en el Boletín de Prensa Durango 90 | Col. Roma | Cuauhtémoc | 06700 | CDMX 52083200 ext. 1724, www.arquidiocesismexico.org.mx

Foto: Arquidiócesis

Seminario Conciliar de México, y que a sus 86 años sigue ejerciendo su ministerio con amor y respeto.

Del doctor Eduardo Chávez, postulador de la causa de San Juan Diego, ordenado sacerdote en 1981 y que gracias a que estudió historia y a su gusto por la pintura, supo, al ver de cerca la imagen de la Virgen de Guadalupe, que no había sido pintada por una mano humana; de fray Gabriel Chávez de la Mora, canónigo de la Basílica de Guadalupe, quien hora que está cerca de cumplir 51 años de servicio en la Basílica de Guadalupe como asesor litúrgico y casi 65 años como arquitecto, tanto su talento artístico como su memoria siguen llenas de proyectos.

Del padre Benito Torres, presbítero de la Parroquia de la Santa Cruz y Soledad, quien en los últimos años ha abierto las puertas de la parroquia para que las

personas en situación puedan pasar la noche en la nave principal, “sin pasar el invierno en la calle”, de la hermana Josefina López, de la Congregación Esclavos de la Inmaculada Niña, que asegura que la música significa alegría, vida y salud, pues “a través de ella recibimos energía para superar las adversidades de la vida”.

Del padre Héctor Rogel, formador en el Seminario Conciliar de México, quien a sus 92 años, más de 50 de ellos en el sacerdocio, sigue ejerciendo su ministerio dentro del Seminario Conciliar de México en diversas actividades, entre ellas el apoyo continuo en la biblioteca; y del padre Celerino Yáñez Cepeda, constructor de muchas iglesias de la Ciudad de México.

Recibió el sobrenombre del ‘Padre Albañil’, pues iniciaba los trabajos con sus propias manos. “Yo empezaba a trabajar y cuando la gente me veía se unían a la construcción”.

Estos perfiles, entre muchos otros, se estarán difundiendo periódicamente y habrá mayor información de cada uno de los protagonistas en las publicaciones que se harán a través de las redes sociales.

La sección Rostros de la Arquidiócesis la pueden encontrar en las redes sociales de la Arquidiócesis Primada de México, en Facebook e Instagram como @arquidiocesismx, y en Twitter como @ArquidiocesisMx o por medio del hashtag

#RostrosDeLaArquidiócesis

Policiaca

Les dan plomo cuando platicaban dentro de un automóvil en Tlalnepantla

El perdió la vida, ella fue trasladada al hospital con una lesión de gravedad

Policiaca

Derrumbe en construcción dejó tres lesionados en Huixquilucan

Un reblandecimiento del material provocó el accidente en la obra