/ sábado 21 de marzo de 2020

La esclerosis un reto no resuelto de salud en México

Hay en el país alrededor de 15 a 20 mil pacientes, muchos de ellos no están diagnosticados

La esclerosis múltiple primaria progresiva es la primera causa de discapacidad neurológica no traumática en población de 20 a 40 años, lo que representa un reto no resuelto para el Sistema Nacional de Salud, y los limitados recursos materiales con que se cuenta.

El doctor Carlos Pla Casmitjana, especialista en neurología y vocero de la campaña “Conectando Mentes”, advirtió que este reto se vuelve más complejo, ante los cambios epidemiológicos, virales y demográficos que enfrenta la población mexicana y de todo el mundo.

La enfermedad es ligeramente más frecuente en mujeres que en hombres, lo que tiene un “efecto domino” en su familia y en la sociedad al ser la mujer la encargada del cuidado de los hijos, de adultos mayores o familiares enfermos, y no en pocos casos, ser la principal proveedora del hogar, indicó el especialista.

La esclerosis múltiple primaria progresiva es uno de los tres tipos en que se clasifica, de acuerdo con sus manifestaciones, la esclerosis múltiple. La primaria progresiva se trata de una esclerosis más agresiva, progresa más rápido y la persona enfrenta discapacidades de forma más rápida, que por lo general, ya no son reversibles, explicó el especialista.

“Lo importante aquí es hacer un diagnóstico temprano e iniciar un tratamiento eficaz de manera temprana, con lo cual se podrá mejorar el pronóstico del paciente y evitar discapacidades”.

El doctor Pla, al alertar que cuando la enfermedad no es detectada “hace de las suyas, sigue dañando al cerebro y a la médula y llega al grado de que al morir las neuronas, ya no hay marcha atrás”, apuntó.

La esclerosis primaria progresiva empieza afectar principalmente la capacidad para caminar, para coordinar y hacer actividades de la vida cotidiana al grado que la persona se va deteriorando hasta que ya no puede valerse por sí mismo y requiere ayuda para vestirse, comer o bañar.

También provoca un deterioro a nivel cognitivo, explicó, al señalar que esta enfermedad afecta la memoria, dificulta la realización de operaciones matemáticas e incluso disminuye la habilidad de razonamiento que requiere la aplicación de diversos conocimientos para resolver un problema.

Conforme va avanzando la enfermedad, también se empiezan a deteriorar las funciones motoras de los brazos, explicó Carlos Ferrán Pla al precisar que cuando el paciente ya estaba utilizando un auxiliar para movilizarse, como una andadera o una silla de ruedas, ya no se podrá desplazar ni hacerse cargo de sí mismo al fallarle los brazos.

La esclerosis múltiple afecta a 2.5 millones de pacientes en el mundo. En México se estima una población de alrededor de 15 a 20 mil pacientes, pero muchos de ellos todavía no están diagnosticados. De los que sí están diagnosticados con esclerosis, alrededor del 10 o 15% presentan esclerosis múltiple primaria progresiva.

Señaló que el mayor número de pacientes con esclerosis múltiple se concentra en las grandes zonas urbanas, como Ciudad de México, Estado de México, León, Monterrey, Jalisco y Torreón, el especialista indicó que todavía no se ha identificado que detrás de esta enfermedad exista un patrón genético o hereditario.

En cambio, mencionó que si existen ciertos factores de riesgo, que pese a no ser considerados como condicionantes, si son facilitadores de la enfermedad.

Entre ellos, señaló el factor de tipo geográfico, ya que a mayor latitud norte, aumenta la probabilidad de tener la enfermedad, así como a menor exposición a la luz solar, e incluso a ciertos procesos infecciosos como el virus de varicela o el citomegalovirus.

Es curioso que hacia la zona del Ecuador del mundo, donde hay mayor número de infecciones parasitarias, la prevalencia de esclerosis múltiple es menor, indicó el doctor Pla al mencionar también factores como los niveles de vitamina D.

EG

La esclerosis múltiple primaria progresiva es la primera causa de discapacidad neurológica no traumática en población de 20 a 40 años, lo que representa un reto no resuelto para el Sistema Nacional de Salud, y los limitados recursos materiales con que se cuenta.

El doctor Carlos Pla Casmitjana, especialista en neurología y vocero de la campaña “Conectando Mentes”, advirtió que este reto se vuelve más complejo, ante los cambios epidemiológicos, virales y demográficos que enfrenta la población mexicana y de todo el mundo.

La enfermedad es ligeramente más frecuente en mujeres que en hombres, lo que tiene un “efecto domino” en su familia y en la sociedad al ser la mujer la encargada del cuidado de los hijos, de adultos mayores o familiares enfermos, y no en pocos casos, ser la principal proveedora del hogar, indicó el especialista.

La esclerosis múltiple primaria progresiva es uno de los tres tipos en que se clasifica, de acuerdo con sus manifestaciones, la esclerosis múltiple. La primaria progresiva se trata de una esclerosis más agresiva, progresa más rápido y la persona enfrenta discapacidades de forma más rápida, que por lo general, ya no son reversibles, explicó el especialista.

“Lo importante aquí es hacer un diagnóstico temprano e iniciar un tratamiento eficaz de manera temprana, con lo cual se podrá mejorar el pronóstico del paciente y evitar discapacidades”.

El doctor Pla, al alertar que cuando la enfermedad no es detectada “hace de las suyas, sigue dañando al cerebro y a la médula y llega al grado de que al morir las neuronas, ya no hay marcha atrás”, apuntó.

La esclerosis primaria progresiva empieza afectar principalmente la capacidad para caminar, para coordinar y hacer actividades de la vida cotidiana al grado que la persona se va deteriorando hasta que ya no puede valerse por sí mismo y requiere ayuda para vestirse, comer o bañar.

También provoca un deterioro a nivel cognitivo, explicó, al señalar que esta enfermedad afecta la memoria, dificulta la realización de operaciones matemáticas e incluso disminuye la habilidad de razonamiento que requiere la aplicación de diversos conocimientos para resolver un problema.

Conforme va avanzando la enfermedad, también se empiezan a deteriorar las funciones motoras de los brazos, explicó Carlos Ferrán Pla al precisar que cuando el paciente ya estaba utilizando un auxiliar para movilizarse, como una andadera o una silla de ruedas, ya no se podrá desplazar ni hacerse cargo de sí mismo al fallarle los brazos.

La esclerosis múltiple afecta a 2.5 millones de pacientes en el mundo. En México se estima una población de alrededor de 15 a 20 mil pacientes, pero muchos de ellos todavía no están diagnosticados. De los que sí están diagnosticados con esclerosis, alrededor del 10 o 15% presentan esclerosis múltiple primaria progresiva.

Señaló que el mayor número de pacientes con esclerosis múltiple se concentra en las grandes zonas urbanas, como Ciudad de México, Estado de México, León, Monterrey, Jalisco y Torreón, el especialista indicó que todavía no se ha identificado que detrás de esta enfermedad exista un patrón genético o hereditario.

En cambio, mencionó que si existen ciertos factores de riesgo, que pese a no ser considerados como condicionantes, si son facilitadores de la enfermedad.

Entre ellos, señaló el factor de tipo geográfico, ya que a mayor latitud norte, aumenta la probabilidad de tener la enfermedad, así como a menor exposición a la luz solar, e incluso a ciertos procesos infecciosos como el virus de varicela o el citomegalovirus.

Es curioso que hacia la zona del Ecuador del mundo, donde hay mayor número de infecciones parasitarias, la prevalencia de esclerosis múltiple es menor, indicó el doctor Pla al mencionar también factores como los niveles de vitamina D.

EG

Mundo

Quiso escapar de la cuarentena y mordió en la cara a una enfermera

Los hechos ocurrieron en un hospital de Cantón, a donde llegó el sujeto desde el pasado 20 de marzo