/ domingo 7 de junio de 2020

Fin de cuarentena no significa que la pandemia acabó: Arquidiócesis de México

La iglesia mexicana pidió paciencia a la sociedad en medio de la emergencia sanitaria

La Arquidiócesis Primada de México pidió a la sociedad paciencia y confianza en las medidas de prevención contra el nuevo coronavirus, pues advirtió “el levantamiento gradual de la cuarentena no significa que la pandemia haya terminado”.

“Es importante que perseveremos en cuidarnos y en cuidar a los demás, tomando todas las medidas de prevención que estén a nuestro alcance. Debemos resguardarnos hasta donde sea posible. Es muy importante que seamos precavidos al máximo”, señaló en su editorial Desde la fe.

La iglesia mexicana reconoció que en tiempos de contingencia por Covid-19 la población se siente abrumada, agobiada por el encierro y por la difícil situación económica, la enfermedad, el riesgo de contraer el virus.

“A veces pareciera que nos encontramos en un callejón sin salida, pues no alcanzamos a vislumbrar con claridad cuándo disminuirá el peligro y cuándo podremos recuperar nuestro ritmo de vida, lo mejor que se pueda”, admitió.

Por ello, afirmó que la solución radica en la paciencia y la confianza, así como propuso enfocarse en intensificar las relaciones personales y trabajar en el ánimo para regresar a las actividades cotidianas.

“No desesperamos, ya que, tarde o temprano, se solucionará todo y encontraremos la salida. Tengamos paciencia y confianza. Aprovechemos esta crisis para enfocarnos en lo más importante: intensificar nuestra relación con Dios y con las demás personas. Tengamos el ánimo para que, cuando podamos salir de nuevo y retomar nuestras actividades cotidianas, volvamos con muchas fuerzas y entusiasmo, transformados, con el firme propósito de ser mejores que antes de la pandemia”, concluyó.

La Arquidiócesis Primada de México pidió a la sociedad paciencia y confianza en las medidas de prevención contra el nuevo coronavirus, pues advirtió “el levantamiento gradual de la cuarentena no significa que la pandemia haya terminado”.

“Es importante que perseveremos en cuidarnos y en cuidar a los demás, tomando todas las medidas de prevención que estén a nuestro alcance. Debemos resguardarnos hasta donde sea posible. Es muy importante que seamos precavidos al máximo”, señaló en su editorial Desde la fe.

La iglesia mexicana reconoció que en tiempos de contingencia por Covid-19 la población se siente abrumada, agobiada por el encierro y por la difícil situación económica, la enfermedad, el riesgo de contraer el virus.

“A veces pareciera que nos encontramos en un callejón sin salida, pues no alcanzamos a vislumbrar con claridad cuándo disminuirá el peligro y cuándo podremos recuperar nuestro ritmo de vida, lo mejor que se pueda”, admitió.

Por ello, afirmó que la solución radica en la paciencia y la confianza, así como propuso enfocarse en intensificar las relaciones personales y trabajar en el ánimo para regresar a las actividades cotidianas.

“No desesperamos, ya que, tarde o temprano, se solucionará todo y encontraremos la salida. Tengamos paciencia y confianza. Aprovechemos esta crisis para enfocarnos en lo más importante: intensificar nuestra relación con Dios y con las demás personas. Tengamos el ánimo para que, cuando podamos salir de nuevo y retomar nuestras actividades cotidianas, volvamos con muchas fuerzas y entusiasmo, transformados, con el firme propósito de ser mejores que antes de la pandemia”, concluyó.