/ martes 22 de marzo de 2022

Crónica: AIFA, el eterno polvillo blanco de las obras incompletas

En el estacionamiento persiste ese particular olor a pintura fresca, a soldadura hecha al aventón, a concreto recién cuajado… Y el eterno polvillo en el aire

Los números no juegan a favor del primer megaproyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador en el día de su inauguración. Tampoco lo hacen las habituales prisas sexenales por fijar plazos fatales y echar a andar obras inacabadas.

Al menos así lo dicen los números de cronómetros y relojes en el recorrido para llegar hasta esta región del Estado de México, que marcan una hora 40 minutos de trayecto desde la estación Lázaro Cárdenas del Metro.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Y sí. Aunque la terminal central del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) ya está terminada, edificios aledaños, estacionamientos, vías de acceso, escaleras, elevadores y jardines desprenden ese molesto polvillo que se levanta en las construcciones sin terminar.

En ese punto se arremolinan simpatizantes del presidente, soldados, marinos, elementos de la Guardia Nacional y decenas y decenas de servidores públicos que bajan de camionetas, autos particulares y autobuses para no perderse esta fecha simbólica en el calendario obradorista.

Desde Avenida de los Insurgentes, en la autopista a Pachuca, por la Vía Morelos, en Tecámac y Ojo de Agua, la celebración deviene en mitin proselitista por la consulta para la revocación del mandato de López Obrador, el próximo 10 de abril. En pancartas y en gritos, en mantas, en camisetas y en arengas.

Y el polvillo que no cesa. Ese concreto pulverizado y ese cemento en partículas luminosas que se levanta desde la desviación hacia el AIFA en la autopista México-Pachuca.

Luego la neblina blancuzca de cemento y argamasa en la vía de acceso al “Valle de las Calaveras” –según la derivación del náhuatl de la palabra Zumpango–, luego en los puentes, en los pasos a desnivel, en los estacionamientos, en las palmeras muertas y al interior de la terminal: el polvo está ahí, presente, recordando que este megaproyecto de la Cuatroté no ha terminado del todo.

El equinoccio de primavera y el aniversario del natalicio de Benito Juárez también llegan hasta el Aeropuerto de Santa Lucía.

Los tianguistas extienden sus manteles dentro de la terminal aérea y en los jardines aledaños para ofrecer lo más nuevo en la colección de afiches de la figura de AMLO: la taza estampada con la imagen del Benemérito de las Américas, la piedra de cuarzo para cargar energías o la playera con las fotografías del presidente de México y el general revolucionario revalorado, Felipe de Jesús Ángeles Ramírez.

Pasaron 70 años desde que el presidente Miguel Alemán inauguró, el 19 de noviembre de 1952, el edificio de la terminal del hoy Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y 110 años desde la inauguración del Aeródromo de Balbuena, desde donde el capitán Alberto Braniff realizó el primer vuelo de avión sobre la capital del país.

Del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) en Texcoco no se chista nada. Eso ya es historia.

Hoy, la terminal aérea de una de las ciudades más grandes del mundo no está dentro de la mancha urbana, sino en un municipio del Estado de México (Zumpango de Ocampo) que colinda con un ayuntamiento de Hidalgo (Tizayuca).

Hasta ahí llegaron los gobernadores Alfredo del Mazo y Omar Fayad, ambos priistas y ambos defensores a ultranza, hasta hace apenas tres años, del Aeropuerto de Texcoco, el que iba a ser el megaproyecto del sexenio de su correligionario, Enrique Peña Nieto.

Pero los más llegan directo al estacionamiento principal del AIFA. Y entre la euforia y la arenga van esquivando cristales rotos, mechones de soldadura, cintas amarillas de “precaución”, cables eléctricos al descubierto, mangueras de inyección de cemento, elevadores sin terminar y fosas de al menos cinco metros a las orillas de las escaleras.

También se hacen visibles los que llegan y se van en los primeros vuelos. Los que llegan con semblantes de sorpresa al conocer los precios de los taxis (800 pesos de la terminal al Centro Histórico), al observar que no hay un solo negocio abierto, ni cajeros automáticos, ni acceso a la planta baja por la ceremonia de inauguración.

Y muchos de los que se van, con la impotencia de los tiempos y costos de traslado (una hora cuarenta minutos de Eje Central esquina con Eje 3 Sur; dos casetas de 24 y 62 pesos, por la Vía Morelos, y un cuarto de tanque de gasolina de 350 pesos), así como de la confusa señalización para llegar hasta este sitio.

“¡Que se quede AMLO!”, lanza por allá una señora desde un altavoz. Y por la zona de jardineras la gente se arremolina en torno a otra señora que vende tlayudas de a veinte pesitos.

Mientras, en el estacionamiento persiste ese particular olor a pintura fresca, a soldadura hecha al aventón, a concreto recién cuajado… Y el eterno polvillo en el aire. Ese eterno polvillo blanco de las obras incompletas.

@RivelinoRueda

Los números no juegan a favor del primer megaproyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador en el día de su inauguración. Tampoco lo hacen las habituales prisas sexenales por fijar plazos fatales y echar a andar obras inacabadas.

Al menos así lo dicen los números de cronómetros y relojes en el recorrido para llegar hasta esta región del Estado de México, que marcan una hora 40 minutos de trayecto desde la estación Lázaro Cárdenas del Metro.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Y sí. Aunque la terminal central del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) ya está terminada, edificios aledaños, estacionamientos, vías de acceso, escaleras, elevadores y jardines desprenden ese molesto polvillo que se levanta en las construcciones sin terminar.

En ese punto se arremolinan simpatizantes del presidente, soldados, marinos, elementos de la Guardia Nacional y decenas y decenas de servidores públicos que bajan de camionetas, autos particulares y autobuses para no perderse esta fecha simbólica en el calendario obradorista.

Desde Avenida de los Insurgentes, en la autopista a Pachuca, por la Vía Morelos, en Tecámac y Ojo de Agua, la celebración deviene en mitin proselitista por la consulta para la revocación del mandato de López Obrador, el próximo 10 de abril. En pancartas y en gritos, en mantas, en camisetas y en arengas.

Y el polvillo que no cesa. Ese concreto pulverizado y ese cemento en partículas luminosas que se levanta desde la desviación hacia el AIFA en la autopista México-Pachuca.

Luego la neblina blancuzca de cemento y argamasa en la vía de acceso al “Valle de las Calaveras” –según la derivación del náhuatl de la palabra Zumpango–, luego en los puentes, en los pasos a desnivel, en los estacionamientos, en las palmeras muertas y al interior de la terminal: el polvo está ahí, presente, recordando que este megaproyecto de la Cuatroté no ha terminado del todo.

El equinoccio de primavera y el aniversario del natalicio de Benito Juárez también llegan hasta el Aeropuerto de Santa Lucía.

Los tianguistas extienden sus manteles dentro de la terminal aérea y en los jardines aledaños para ofrecer lo más nuevo en la colección de afiches de la figura de AMLO: la taza estampada con la imagen del Benemérito de las Américas, la piedra de cuarzo para cargar energías o la playera con las fotografías del presidente de México y el general revolucionario revalorado, Felipe de Jesús Ángeles Ramírez.

Pasaron 70 años desde que el presidente Miguel Alemán inauguró, el 19 de noviembre de 1952, el edificio de la terminal del hoy Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y 110 años desde la inauguración del Aeródromo de Balbuena, desde donde el capitán Alberto Braniff realizó el primer vuelo de avión sobre la capital del país.

Del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) en Texcoco no se chista nada. Eso ya es historia.

Hoy, la terminal aérea de una de las ciudades más grandes del mundo no está dentro de la mancha urbana, sino en un municipio del Estado de México (Zumpango de Ocampo) que colinda con un ayuntamiento de Hidalgo (Tizayuca).

Hasta ahí llegaron los gobernadores Alfredo del Mazo y Omar Fayad, ambos priistas y ambos defensores a ultranza, hasta hace apenas tres años, del Aeropuerto de Texcoco, el que iba a ser el megaproyecto del sexenio de su correligionario, Enrique Peña Nieto.

Pero los más llegan directo al estacionamiento principal del AIFA. Y entre la euforia y la arenga van esquivando cristales rotos, mechones de soldadura, cintas amarillas de “precaución”, cables eléctricos al descubierto, mangueras de inyección de cemento, elevadores sin terminar y fosas de al menos cinco metros a las orillas de las escaleras.

También se hacen visibles los que llegan y se van en los primeros vuelos. Los que llegan con semblantes de sorpresa al conocer los precios de los taxis (800 pesos de la terminal al Centro Histórico), al observar que no hay un solo negocio abierto, ni cajeros automáticos, ni acceso a la planta baja por la ceremonia de inauguración.

Y muchos de los que se van, con la impotencia de los tiempos y costos de traslado (una hora cuarenta minutos de Eje Central esquina con Eje 3 Sur; dos casetas de 24 y 62 pesos, por la Vía Morelos, y un cuarto de tanque de gasolina de 350 pesos), así como de la confusa señalización para llegar hasta este sitio.

“¡Que se quede AMLO!”, lanza por allá una señora desde un altavoz. Y por la zona de jardineras la gente se arremolina en torno a otra señora que vende tlayudas de a veinte pesitos.

Mientras, en el estacionamiento persiste ese particular olor a pintura fresca, a soldadura hecha al aventón, a concreto recién cuajado… Y el eterno polvillo en el aire. Ese eterno polvillo blanco de las obras incompletas.

@RivelinoRueda

Sociedad

CNDH se olvida de la pobreza franciscana: compra autos último modelo

Realiza compras de impresoras, escáneres, sillones y otros muebles con elevado sobreprecio

Sociedad

Votan contra la unión igualitaria en Aguascalientes

Sólo asistieron 3 integrantes de la Comisión de Derechos Humanos al Congreso de Aguascalientes

Gossip

El museo de Cantinflas será del pueblo mexicano: Tita Marbez

Tras la misa comunitaria por el 111 aniversario del nacimiento del artista, su heredera anuncia el proyecto para el cual el gobierno local donará un terreno en la colonia Roma

Tecnología

Videojuegos, la nueva batalla de las criptomonedas

Defensores de la criptocultura creen que la blockchain permite a los gamers recuperar dinero que invierten al vender avatares