/ jueves 11 de junio de 2020

Cinco minutos de videollamada en lugar de abrazos en cárceles mexicanas

Las autoridades de Jalisco suspendieron las visitas en los penales del estado para evitar contagios por Covid-19

María aguardó dos horas para ver a su hijo preso. Fueron solo cinco minutos y por videollamada, la alternativa que ofrecen las autoridades del estado de Jalisco ante la suspensión de las visitas carcelarias por la pandemia.

La mujer, de unos 60 años, acudió este jueves a su segunda cita virtual con José Luis en la penitenciaria estatal de Puente Grande, en Tonalá, un municipio a las afueras de la ciudad de Guadalajara.

"Espero como unas dos horas para entrar a hablar con él para verlo cinco minutos, y pues sí me da gusto y le da gusto a él", comentó María a la AFP.

Tras su larga espera bajo el sol, la madre ingresa a una sala donde fueron instaladas tres computadoras portátiles en cuya pantalla aparece el hijo con tapabocas. Con audífonos, micrófono y la ayuda de empleados del reclusorio,empieza la conversación.

Las autoridades de Jalisco suspendieron las visitas en los penales del estado el 23 de abril para evitar contagios del nuevo coronavirus. Solo en Puente Grande se contabilizan seis muertos y 95 contagiados entre internos y trabajadores.

Para garantizar el derecho a la visita adoptaron las videollamadas, una opción que también implementaron hospitales públicos para conectar a pacientes de Covid-19 con sus familiares.

Los encuentros en los reclusorios se producen cada 15 días.

"Es muy poquito"

Este jueves también le correspondió el turno a Josefina, quien no abraza a su hijo Cristopher desde que cayó preso hace dos meses, en plena expansión de la epidemia.

"Ya cuando está mi hijo listo para recibirme, me siento yo y todo está listo, solamente tomo el micrófono y ya de ahí nos empezamos a hablar, nos empezamos a ver. Es muy poquito y quisiera uno decir muchas cosas, pero es muy bello. Ellos se ponen también muy contentos", relata esta mujer.

Foto: Notimex / Archivo

Los reclusos hablan desde otra sala, a donde son conducidos por funcionarios que también vigilan que se cumplan los protocolos de limpieza personal y de los equipos.

"Una vez concluida la llamada les pedimos que nos apoyen con la sanitización tanto del teclado, del auricular y de los audífonos", explicó Karina de la Cruz, directora técnica penitenciaria.

Desde el 1 de abril se han realizado casi tres mil 500 videollamadas en cuatro centros carcelarios.

En el penal de Puente Grande se contabilizan además 53 internos recuperados de Covid-19. A un costado, en la penitenciaria federal, hay otros 37 casos confirmados.

María aguardó dos horas para ver a su hijo preso. Fueron solo cinco minutos y por videollamada, la alternativa que ofrecen las autoridades del estado de Jalisco ante la suspensión de las visitas carcelarias por la pandemia.

La mujer, de unos 60 años, acudió este jueves a su segunda cita virtual con José Luis en la penitenciaria estatal de Puente Grande, en Tonalá, un municipio a las afueras de la ciudad de Guadalajara.

"Espero como unas dos horas para entrar a hablar con él para verlo cinco minutos, y pues sí me da gusto y le da gusto a él", comentó María a la AFP.

Tras su larga espera bajo el sol, la madre ingresa a una sala donde fueron instaladas tres computadoras portátiles en cuya pantalla aparece el hijo con tapabocas. Con audífonos, micrófono y la ayuda de empleados del reclusorio,empieza la conversación.

Las autoridades de Jalisco suspendieron las visitas en los penales del estado el 23 de abril para evitar contagios del nuevo coronavirus. Solo en Puente Grande se contabilizan seis muertos y 95 contagiados entre internos y trabajadores.

Para garantizar el derecho a la visita adoptaron las videollamadas, una opción que también implementaron hospitales públicos para conectar a pacientes de Covid-19 con sus familiares.

Los encuentros en los reclusorios se producen cada 15 días.

"Es muy poquito"

Este jueves también le correspondió el turno a Josefina, quien no abraza a su hijo Cristopher desde que cayó preso hace dos meses, en plena expansión de la epidemia.

"Ya cuando está mi hijo listo para recibirme, me siento yo y todo está listo, solamente tomo el micrófono y ya de ahí nos empezamos a hablar, nos empezamos a ver. Es muy poquito y quisiera uno decir muchas cosas, pero es muy bello. Ellos se ponen también muy contentos", relata esta mujer.

Foto: Notimex / Archivo

Los reclusos hablan desde otra sala, a donde son conducidos por funcionarios que también vigilan que se cumplan los protocolos de limpieza personal y de los equipos.

"Una vez concluida la llamada les pedimos que nos apoyen con la sanitización tanto del teclado, del auricular y de los audífonos", explicó Karina de la Cruz, directora técnica penitenciaria.

Desde el 1 de abril se han realizado casi tres mil 500 videollamadas en cuatro centros carcelarios.

En el penal de Puente Grande se contabilizan además 53 internos recuperados de Covid-19. A un costado, en la penitenciaria federal, hay otros 37 casos confirmados.

Mundo

Toma de posesión de Joe Biden

El presidente electo llega con la misión de unir al país; Trump se despide ensalzando su gobierno y desmarcándose de violencia

México

López Obrador le desea éxito a Biden como presidente de EU

El presidente de México dijo que comparte las prioridades que ha establecido el demócrata Biden para iniciar su mandato

Mundo

Fuerte explosión en edificio de Madrid dejó dos muertos

Según los primeros indicios, el siniestro se debió a una explosión de gas

Mundo

"Volveremos de alguna forma", dice Trump antes de partir de Washington

Trump no se dirigió a Biden por su nombre, pero dijo que le desea a la nueva administración "mucha suerte"