/ jueves 15 de agosto de 2019

Prometen en Pacto Oaxaca 100 mil mdd para sureste del país

El presidente de la Concamin, Francisco Cervantes, dijo que esos recursos se destinarán durante el sexenio en los nueve estados que integran esa región del país

El Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador firmo el pacto Oaxaca, en donde el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, calculó que dicho el Pacto firmado además por las principales cámaras empresariales del país y los gobernadores de nueve estados del sur-sureste, atraerá una inversión de más de 100 mil millones de dólares a esa región.

En entrevista el líder los industriales del país indicó que en lo que va del año ya se tienen comprometidos para la región 32 millones de dólares por parte de empresas de distintos sectores. A esto se sumarán la mayoría de los cinco mil millones de dólares anunciados por la firma española Iberdrola para esta administración.

Los datos oficiales indican que la regios sur-sureste concentra 28 por ciento de la población, pero sólo aporta 18 por ciento del PIB, y el porcentaje es cada vez más pequeño.

En el Pacto Oaxaca, el gobierno federal, los estatales y la iniciativa privada acordaron una agenda para atraer inversiones y crear infraestructura industrial y comercial que se traduzca en mayores empleos y crecimiento del PIB regional.

Por su parte el presidente Andrés Manuel López Obrador aprovechó la celebración del Pacto Oaxaca para tenderle la mano al sector empresarial del país y pedirle al mismo tiempo su apoyo.

Uno de los cuatro eslabones de la cadena del desarrollo que propone su gobierno tiene que ver con la inversión privada, necesaria para alcanzar un progreso justo, equilibrado y parejo en todos los rincones del país, incluidos aquellos que fueron abandonados por el Estado mexicano en los últimos 30 años, expuso.

Para conseguir esa inversión privada requiere mandar mensajes de confianza, acotó, y justo ahí lanzó los compromisos de su administración con los dueños del capital.

López Obrador dijo que dará facilidades a la inversión privada con herramientas como la simplificación del pago de impuestos, así como la conservación de las tasas y el precio de los insumos energéticos para el año 2020.

Eso significa, explicó, que no habrá gravámenes nuevos ni se incrementarán los existentes; tampoco subirán los precios de la gasolina, el diésel, el gas y la electricidad, en una estrategia que busca incentivar las inversiones del sector empresarial y fomentar la generación de empleos permanentes.

Los beneficios alcanzan también a los responsables de la inversión extranjera, abundó, “que se están apostando por México”.

“La inversión extranjera no se ha detenido y tiene que ver con algo que vamos a seguir cuidando: la relación con el gobierno de Estados Unidos. Necesitamos mantener buenas relaciones con todas las naciones y pueblos del mundo y vamos a cuidar la relación con Estados Unidos”, subrayó.

Junto con eso y en el contexto de la aprehensión de la exsecretaria de Sedesol y Sedatu en el gobierno de Enrique Peña Nieto, el presidente ofreció garantías para ejercer en el país un auténtico Estado de Derecho, que ya se lleva a la práctica, añadió, con respeto a las leyes, sin farsas, donde no ocurra como en el pasado, cuando se respetaba la forma, pero se violentaba el fondo.

Teniendo como interlocutores a líderes del sector empresarial como Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México, así como los gobernadores de Oaxaca, Alejandro Murat; Yucatán, Mauricio Vila; Tabasco, Augusto López; Puebla, Miguel Barbosa; Quintana Roo, Joaquín González; Campeche, Carlos Aysa; Chiapas, Rutilio Escandón, Guerrero, Héctor Astudillo, y Veracruz, Cuitláhuac García, López Obrador elogió la firma del acuerdo porque representa la suma de los sectores público y privado en torno a un mismo objetivo.

“Impulsar el desarrollo del sur-sureste es un acto de justicia. En el pasado el Estado incumplió su deber constitucional de promover y planear el desarrollo del país en todo el territorio y esto nos llevó a desequilibrios entre el norte y el sur”, lamentó desde el Centro de Convenciones de la ciudad de Oaxaca.

Fortalecer el campo y promover el desarrollo de las nueve entidades localizadas dentro de la región sur-sureste ayudará a revertir esos desequilibrios, agregó.

Pidió el apoyo de gobernadores y empresarios para lograrlo y esbozó el paradigma de la cuarta transformación, que consiste en apuntalar las microempresas, desarrollar grandes proyectos, como el rescate del Istmo, y promover la inversión privada, lo que refrendó su llamado a los hombres del capital reunidos con él en este denominado Pacto Oaxaca.


AE

El Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador firmo el pacto Oaxaca, en donde el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, calculó que dicho el Pacto firmado además por las principales cámaras empresariales del país y los gobernadores de nueve estados del sur-sureste, atraerá una inversión de más de 100 mil millones de dólares a esa región.

En entrevista el líder los industriales del país indicó que en lo que va del año ya se tienen comprometidos para la región 32 millones de dólares por parte de empresas de distintos sectores. A esto se sumarán la mayoría de los cinco mil millones de dólares anunciados por la firma española Iberdrola para esta administración.

Los datos oficiales indican que la regios sur-sureste concentra 28 por ciento de la población, pero sólo aporta 18 por ciento del PIB, y el porcentaje es cada vez más pequeño.

En el Pacto Oaxaca, el gobierno federal, los estatales y la iniciativa privada acordaron una agenda para atraer inversiones y crear infraestructura industrial y comercial que se traduzca en mayores empleos y crecimiento del PIB regional.

Por su parte el presidente Andrés Manuel López Obrador aprovechó la celebración del Pacto Oaxaca para tenderle la mano al sector empresarial del país y pedirle al mismo tiempo su apoyo.

Uno de los cuatro eslabones de la cadena del desarrollo que propone su gobierno tiene que ver con la inversión privada, necesaria para alcanzar un progreso justo, equilibrado y parejo en todos los rincones del país, incluidos aquellos que fueron abandonados por el Estado mexicano en los últimos 30 años, expuso.

Para conseguir esa inversión privada requiere mandar mensajes de confianza, acotó, y justo ahí lanzó los compromisos de su administración con los dueños del capital.

López Obrador dijo que dará facilidades a la inversión privada con herramientas como la simplificación del pago de impuestos, así como la conservación de las tasas y el precio de los insumos energéticos para el año 2020.

Eso significa, explicó, que no habrá gravámenes nuevos ni se incrementarán los existentes; tampoco subirán los precios de la gasolina, el diésel, el gas y la electricidad, en una estrategia que busca incentivar las inversiones del sector empresarial y fomentar la generación de empleos permanentes.

Los beneficios alcanzan también a los responsables de la inversión extranjera, abundó, “que se están apostando por México”.

“La inversión extranjera no se ha detenido y tiene que ver con algo que vamos a seguir cuidando: la relación con el gobierno de Estados Unidos. Necesitamos mantener buenas relaciones con todas las naciones y pueblos del mundo y vamos a cuidar la relación con Estados Unidos”, subrayó.

Junto con eso y en el contexto de la aprehensión de la exsecretaria de Sedesol y Sedatu en el gobierno de Enrique Peña Nieto, el presidente ofreció garantías para ejercer en el país un auténtico Estado de Derecho, que ya se lleva a la práctica, añadió, con respeto a las leyes, sin farsas, donde no ocurra como en el pasado, cuando se respetaba la forma, pero se violentaba el fondo.

Teniendo como interlocutores a líderes del sector empresarial como Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México, así como los gobernadores de Oaxaca, Alejandro Murat; Yucatán, Mauricio Vila; Tabasco, Augusto López; Puebla, Miguel Barbosa; Quintana Roo, Joaquín González; Campeche, Carlos Aysa; Chiapas, Rutilio Escandón, Guerrero, Héctor Astudillo, y Veracruz, Cuitláhuac García, López Obrador elogió la firma del acuerdo porque representa la suma de los sectores público y privado en torno a un mismo objetivo.

“Impulsar el desarrollo del sur-sureste es un acto de justicia. En el pasado el Estado incumplió su deber constitucional de promover y planear el desarrollo del país en todo el territorio y esto nos llevó a desequilibrios entre el norte y el sur”, lamentó desde el Centro de Convenciones de la ciudad de Oaxaca.

Fortalecer el campo y promover el desarrollo de las nueve entidades localizadas dentro de la región sur-sureste ayudará a revertir esos desequilibrios, agregó.

Pidió el apoyo de gobernadores y empresarios para lograrlo y esbozó el paradigma de la cuarta transformación, que consiste en apuntalar las microempresas, desarrollar grandes proyectos, como el rescate del Istmo, y promover la inversión privada, lo que refrendó su llamado a los hombres del capital reunidos con él en este denominado Pacto Oaxaca.


AE

Política

Presenta Diego Sinhue plan de reactivación económica en Guanajuato

Creará un Centro de Innovación y Ciencia; la educación superior será regida por la Secretaría de Educación de Guanajuato

Sociedad

Arriba vuelo de Buenos Aires con medicamentos oncológicos para México

Los medicamentos oncológicos fueron adquiridos en compra consolidada por el gobierno de México

Sociedad

Walmart pagará 8 mil mdp al SAT por venta de Vips

En febrero, el gobierno federal reclamó a Walmart de México el pago de 10 mil 559 millones de pesos en impuestos

Metrópoli

Más de 60 mil litros de fórmula avalada han sanitizado espacios públicos en Xochimilco

Cabe destacar que el gobierno local adquirió 25 mochilas especiales fabricadas por una compañía surcoreana

Política

Morena abrirá foros por fideicomisos

El primero será para para el Fondo para la Atención de Emergencias

Automotriz

Fórmula Uno no irá a países sin un sistema médico de garantías, según Wurz

La Fórmula Uno, suspendida por la pandemia, está previsto que se reanude a principios de julio en Austria