/ lunes 20 de julio de 2020

Prevén especialista que mejoría para cubrir la baja laborar por la pandemia será hasta el 2022

El presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal señaló, que cada empresa está gestionando sus planes para contener despidos, sin una ayuda formal del gobierno

Sería hasta el 2022 cuando se daría una mejoría en términos de cubrir la baja laboral de más de un millón de personas, a causa del impacto económico por Covid-19.

Aunque se tendría que dar bajo ciertas condiciones; una de éstas es lograr sumar a lo perdido al menos 500 mil empleos formales en 2021, cifra que ha sido promedio en otros sexenios, y para ello es necesario la actuación del gobierno en términos de más estímulos para los empleadores, manifestó Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal (CEEF).

El especialista destacó que no se debe perder de vista que esta pandemia, por su forma de transmisión, hace que las cifras cambien todos los días y que las cadenas de suministro se vean impactadas. Empresas y autoridades deben ser “estrictos’ en el tema del regreso laboral, la vigilancia en centro de trabajo y las capacitaciones a empleadores. ‘De otra manera puede haber más bajas en lugar de recuperación”, mencionó.

Armando Leñero aseguró que para lograr la mejoría del mercado laboral en el país, tras la pandemia, hay que considerar tres escenarios: subsidiar total o parcialmente las cuotas obrero-patronales; extender el salario de garantía para quienes pierdan el trabajo, y generar un plan de apoyo que incluya ayuda fiscal y asesoría en capital humano para los empresarios.

Recordó que la población mexicana crece a un ritmo de 1.3% al año, lo que implica tener que generar más de 1 millón 400 mil empleos al año, lo que resulta imposible bajo las condiciones económicas actuales.

Se debe hablar de una reconfiguración del mercado laboral y de las habilidades de las personas, más que de recuperar empleos.

Estos puntos han sido parte de las recomendaciones emitidas por instancias, como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), pero, en la práctica, las organizaciones no están recibiendo asistencia financiera, de gestión de personal o de administración fiscal “lo que resulta vital para no perder más empleos.

Pero hoy cada empresa está gestionando sus planes para contener despidos, sin una ayuda formal y medible impulsada (por parte de) las autoridades”, dijo el presidente del CEEF.

“Las autoridades, en cambio, hablan de recuperación generando ocupaciones (dos millones), pero esta afirmación es una falacia. Lo que habrá es una reconfiguración del mercado bajo ciertas condiciones”, agregó el director.

Leñero explicó que si en el país hay 130 millones de mexicanos y la población crece a un ritmo de 1.3% al año, entonces cada año habría que generar, al menos, 1 millón 400 mil empleos o poco más. “Entonces al problema de no crecer como se debería, porque no hay estímulos importantes para la inversión y las empresas, se suma hoy la pérdida laboral por la pandemia”, añadió.

El presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal afirmó que otro elemento de la recuperación es abordar la informalidad. “Pareciera que es más atractivo ser informal porque recibirás un apoyo del Gobierno, en este momento, y fuera de un contexto de pandemia no se está obligado a cumplir con empleos en marco de la ley, porque no se puede o no se quiere. Al final te quedas como informal, que no genera beneficios para las personas contratadas”.

Leñero detalló que no se trata de desproteger estas unidades de negocio (pequeños negocios/informales) pues en realidad son las más impactadas por esta crisis. Pero, de manera simultánea, debe haber un mensaje y prácticas de apoyo al resto de las organizaciones que hoy se están desplomando con pérdidas económicas, pago de cuotas, de impuestos, entre otras variables.

“La carga social de dar prestaciones es del 35% del sueldo base, esto significa que por cada peso que se paga hay que considerar que habrá 35 pesos extra para tener una persona contratada bajo el marco de la ley. Esta situación no todas las empresas pueden cubrir y si se requiere de mayor apoyo, en variados ámbitos, para que el sector empresarial contrate de manera formal”, afirmó Armando Leñero.

En México, Guerrero, Hidalgo y Oaxaca son los estados con la mayor tasa de informalidad, 79.3, 75 y 80.5 por ciento, respectivamente. El 56.2% de la población ocupada en el país trabaja bajo este esquema, es decir, 31.3 millones respecto a los 24.4 millones de empleos formales. El promedio del ingreso de los empleos informales ronda en los 4,170.9, según cifras del CONEVAL.

“La demanda de empleo es mayor que la oferta desde hace muchos años, y eso hay que tenerlo claro. Por ello, una propuesta más acorde a la realidad de México es hablar de una reconfiguración de mercado y no de una recuperación.

JLP

Sería hasta el 2022 cuando se daría una mejoría en términos de cubrir la baja laboral de más de un millón de personas, a causa del impacto económico por Covid-19.

Aunque se tendría que dar bajo ciertas condiciones; una de éstas es lograr sumar a lo perdido al menos 500 mil empleos formales en 2021, cifra que ha sido promedio en otros sexenios, y para ello es necesario la actuación del gobierno en términos de más estímulos para los empleadores, manifestó Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal (CEEF).

El especialista destacó que no se debe perder de vista que esta pandemia, por su forma de transmisión, hace que las cifras cambien todos los días y que las cadenas de suministro se vean impactadas. Empresas y autoridades deben ser “estrictos’ en el tema del regreso laboral, la vigilancia en centro de trabajo y las capacitaciones a empleadores. ‘De otra manera puede haber más bajas en lugar de recuperación”, mencionó.

Armando Leñero aseguró que para lograr la mejoría del mercado laboral en el país, tras la pandemia, hay que considerar tres escenarios: subsidiar total o parcialmente las cuotas obrero-patronales; extender el salario de garantía para quienes pierdan el trabajo, y generar un plan de apoyo que incluya ayuda fiscal y asesoría en capital humano para los empresarios.

Recordó que la población mexicana crece a un ritmo de 1.3% al año, lo que implica tener que generar más de 1 millón 400 mil empleos al año, lo que resulta imposible bajo las condiciones económicas actuales.

Se debe hablar de una reconfiguración del mercado laboral y de las habilidades de las personas, más que de recuperar empleos.

Estos puntos han sido parte de las recomendaciones emitidas por instancias, como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), pero, en la práctica, las organizaciones no están recibiendo asistencia financiera, de gestión de personal o de administración fiscal “lo que resulta vital para no perder más empleos.

Pero hoy cada empresa está gestionando sus planes para contener despidos, sin una ayuda formal y medible impulsada (por parte de) las autoridades”, dijo el presidente del CEEF.

“Las autoridades, en cambio, hablan de recuperación generando ocupaciones (dos millones), pero esta afirmación es una falacia. Lo que habrá es una reconfiguración del mercado bajo ciertas condiciones”, agregó el director.

Leñero explicó que si en el país hay 130 millones de mexicanos y la población crece a un ritmo de 1.3% al año, entonces cada año habría que generar, al menos, 1 millón 400 mil empleos o poco más. “Entonces al problema de no crecer como se debería, porque no hay estímulos importantes para la inversión y las empresas, se suma hoy la pérdida laboral por la pandemia”, añadió.

El presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal afirmó que otro elemento de la recuperación es abordar la informalidad. “Pareciera que es más atractivo ser informal porque recibirás un apoyo del Gobierno, en este momento, y fuera de un contexto de pandemia no se está obligado a cumplir con empleos en marco de la ley, porque no se puede o no se quiere. Al final te quedas como informal, que no genera beneficios para las personas contratadas”.

Leñero detalló que no se trata de desproteger estas unidades de negocio (pequeños negocios/informales) pues en realidad son las más impactadas por esta crisis. Pero, de manera simultánea, debe haber un mensaje y prácticas de apoyo al resto de las organizaciones que hoy se están desplomando con pérdidas económicas, pago de cuotas, de impuestos, entre otras variables.

“La carga social de dar prestaciones es del 35% del sueldo base, esto significa que por cada peso que se paga hay que considerar que habrá 35 pesos extra para tener una persona contratada bajo el marco de la ley. Esta situación no todas las empresas pueden cubrir y si se requiere de mayor apoyo, en variados ámbitos, para que el sector empresarial contrate de manera formal”, afirmó Armando Leñero.

En México, Guerrero, Hidalgo y Oaxaca son los estados con la mayor tasa de informalidad, 79.3, 75 y 80.5 por ciento, respectivamente. El 56.2% de la población ocupada en el país trabaja bajo este esquema, es decir, 31.3 millones respecto a los 24.4 millones de empleos formales. El promedio del ingreso de los empleos informales ronda en los 4,170.9, según cifras del CONEVAL.

“La demanda de empleo es mayor que la oferta desde hace muchos años, y eso hay que tenerlo claro. Por ello, una propuesta más acorde a la realidad de México es hablar de una reconfiguración de mercado y no de una recuperación.

JLP

Policiaca

EU triplica recompensa por Caro Quintero, "El Mayo" Zambada y un hijo de "El Chapo"

En la lista que EU se encuentran los fugitivos más buscados, entre los que figuran siete narcotraficantes de México