/ miércoles 26 de febrero de 2020

Miles de capitalinos acuden a las iglesias a la imposición de ceniza

Así inicia la cuaresma que marca para la conversión del corazón: padre José de Jesús

Ciudad de México.- En este miércoles de Ceniza da inicio la Cuaresma, por lo que miles de católicos acuden a las iglesias de la Ciudad de México e interior del país a la imposición de ceniza, para nunca olvidar el lema: “polvo eres y en polvo te convertirás”.

Asimismo, la imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera.

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón, detallaron la entrevista el padre José de Jesús Aguilar y la oficina de México de Regnum Chisti.

Creyentes entrevistados por este diario comentaron desconocer su significado, pero dijeron es una tradición que les enseñaron sus padres; otros si describieron su significado e inclusive platicaron que palabras que se usan para la imposición de cenizas, son: “concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”

Regnum Chisti describe que antiguamente los judíos acostumbraban cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios.

En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un "hábito penitencial". Esto representaba su voluntad de convertirse.

En el año 384 d.C., la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia de Roma acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión.

Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior. Esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.

También, fue usado el período de Cuaresma para preparar a los que iban a recibir el Bautismo la noche de Pascua, imitando a Cristo con sus 40 días de ayuno.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres.

Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar, de querer tener amistad con Dios. La ceniza se le impone a los niños y a los adultos.

El padre José de Jesús Aguilar precisó que la palabra carnaval significa adiós a la carne y su origen se remonta a los tiempos antiguos en los que por falta de métodos de refrigeración adecuados, los cristianos tenían la necesidad de acabar, antes de que empezara la Cuaresma, con todos los productos que no se podían consumir durante ese período (no sólo carne, sino también leche, huevo, etc.)

Con este pretexto, en muchas localidades se organizaban el martes anterior al miércoles de ceniza, fiestas populares llamadas carnavales en los que se consumían todos los productos que se podrían echar a perder durante la cuaresma.

El miércoles de ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agradarlo siempre.

La ceniza no es un rito mágico, no nos quita nuestros pecados, para ello tenemos el Sacramento de la Reconciliación. Es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo que es el Domingo de Resurrección, indicó el sacerdote de la Arquidiócesis de México.

Debe ser un tiempo de reflexión de nuestra vida, de entender a donde vamos, de analizar como es nuestro comportamiento con nuestra familia y en general con todos los seres que nos rodea, y de asistir a la iglesia a ponerse ceniza con la actitud de conversión que debemos tener.

Ciudad de México.- En este miércoles de Ceniza da inicio la Cuaresma, por lo que miles de católicos acuden a las iglesias de la Ciudad de México e interior del país a la imposición de ceniza, para nunca olvidar el lema: “polvo eres y en polvo te convertirás”.

Asimismo, la imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera.

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón, detallaron la entrevista el padre José de Jesús Aguilar y la oficina de México de Regnum Chisti.

Creyentes entrevistados por este diario comentaron desconocer su significado, pero dijeron es una tradición que les enseñaron sus padres; otros si describieron su significado e inclusive platicaron que palabras que se usan para la imposición de cenizas, son: “concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”

Regnum Chisti describe que antiguamente los judíos acostumbraban cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios.

En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un "hábito penitencial". Esto representaba su voluntad de convertirse.

En el año 384 d.C., la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia de Roma acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión.

Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior. Esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.

También, fue usado el período de Cuaresma para preparar a los que iban a recibir el Bautismo la noche de Pascua, imitando a Cristo con sus 40 días de ayuno.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres.

Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar, de querer tener amistad con Dios. La ceniza se le impone a los niños y a los adultos.

El padre José de Jesús Aguilar precisó que la palabra carnaval significa adiós a la carne y su origen se remonta a los tiempos antiguos en los que por falta de métodos de refrigeración adecuados, los cristianos tenían la necesidad de acabar, antes de que empezara la Cuaresma, con todos los productos que no se podían consumir durante ese período (no sólo carne, sino también leche, huevo, etc.)

Con este pretexto, en muchas localidades se organizaban el martes anterior al miércoles de ceniza, fiestas populares llamadas carnavales en los que se consumían todos los productos que se podrían echar a perder durante la cuaresma.

El miércoles de ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agradarlo siempre.

La ceniza no es un rito mágico, no nos quita nuestros pecados, para ello tenemos el Sacramento de la Reconciliación. Es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo que es el Domingo de Resurrección, indicó el sacerdote de la Arquidiócesis de México.

Debe ser un tiempo de reflexión de nuestra vida, de entender a donde vamos, de analizar como es nuestro comportamiento con nuestra familia y en general con todos los seres que nos rodea, y de asistir a la iglesia a ponerse ceniza con la actitud de conversión que debemos tener.

República

Choque e incendio de unidades de carga, colapsó la México-Querétaro

A través de redes sociales circula un video del momento en que unos de los operadores logran salir de una cabina de tráiler envuelta en llamas

Gossip

JC Stewart, el joven que conquistó a Jennifer Aniston

Con tan sólo 23 años de edad, el cantautor logró llamar la atención de la protagonista de Friends a través de su talento

Gossip

Lady Gaga graba con grupo de K-pop Blackpink

La cantante sorprendió a sus fans al estrenar este jueves el tema Sour candy

Gossip

Crisis pone en pausa proyectos de Jesús Zavala

El actor vio afectados al menos cinco proyectos que tenía este año, pero la cinta en la que participa será de las primeras reprogramadas

Justicia

Congelan cuentas a los hijos de Mario Marín

Desde el año pasado se investiga a Mario y Carlos por acusaciones relacionadas con delitos fiscales y lavado de dinero

Gossip

Con más de 30 años de carrera, Fobia no le tiene miedo al cambio

Fobia realiza por primera vez un concierto en línea como parte del festival virtual Conecta

Política

Segob llama al Congreso de Nuevo León no aprobar pin parental

Considera que las reformas a la Ley de Educación contravienen el interés y el derecho a la educación