/ viernes 28 de febrero de 2020

La cosificación de las personas es el principio que lleva a la agresión

La violencia no es algo con lo que se nace: Feggy Ostrosky

Ciudad de México.- Años de estudios con sicópatas y sociópatas en diferentes cárceles, indican a la doctora en psicología, Feggy Ostrosky Shejet, de la Universidad Nacional Autónoma de México, que ante el fenómeno de feminicidio en México, es necesario diferenciar a un asesino en serie o en masa y quién comete feminicidio, pero sobre todo a quien cosifica a la persona como parte de su comportamiento.

De ahí que sus estudios, desde 1994 en diversas prisiones, le dan la autoridad para opinar que se necesita saber lo que genera la violencia, a fin de poder prevenirla; porque, dijo: la violencia no es algo con lo que se nace, sin embargo, la agresión es inherente al ser humano porque es un sistema de defensa.

Entrevistada por La Prensa, luego del feminicidio de Ingrid “N”, ocurrido el pasado 9 de febrero en la Alcaldía Gustavo A. Madero, a manos de su pareja Erik Francisco “N”, la doctora puntualizó que es necesario diferenciar las características entre un asesino en serie, en masa o un feminicidio, quienes, sin embargo, comparten características.

Sostuvo que la violencia se aprende, no es producto de solo una variable, aunque existen factores de riesgo, individuales, familiares o sociales que cuando interactúan se puede entender quién es una persona violenta y quien no lo es.

En este sentido, acotó: el tema al feminicidio, del que opino necesita de políticas públicas que no se basen en la descripción de un feminicida.

“Esto no es suficiente”, dijo, porque: las características tienen que ver con factores sociales y de educación individual.

Subrayó que hay más una íntima relación con la cosificación de las personas, es decir “cuando percibo a una persona como algo que no tiene alma, entonces no tengo un inhibidor para patearlo, golpearlo, destrozarlo” como cuando se tiene una silla o un objeto.

Añadió, que cuando se considera a la persona como individuo, entonces no se actúa de esa manera.

En esta entrevista mencionó que se ha culpado al neoliberalismo como responsable de la violencia, pero opinó que si bien “la libre empresa es mala” es la deshonestidad, la corrupción, la destrucción del ingreso y una mala impartición de justicia, lo que genera problemas sociales.

Pese a todo esto, reiteró que sus estudios de más de 40 años, dejan ver características en los mexicanos que deben observarse desde pequeños para detectar a la población que tiene rastros de cosificar a sus congéneres, lo que puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, (Ejemplo: Juana Barraza, que mataba mujeres).

Lo peor, es que una mujer se cosifique, dijo, al resaltar que una mujer que no se ostenta como objeto sexual y se siente a la altura de su pareja, no permitiría abusos y simplemente no se vincularía con una persona así.

Este problema se tiene que atacar desde la infancia, con programas en escuelas de todos los niveles para acabar con esta tendencia, consideró Feggy Ostrosky, al decir que las características, de sociópata están presentes en diferentes dimensiones del comportamiento, pero cuando pasan a un nivel anormal ya existen riesgos.

Entre las características enumeró la desinhibición: que es la parte en que se externan problemas como la irresponsabilidad o insensibilidad que se relaciona con la falta de empatía.

A esto se agregan conductas, que incluye mucho atrevimiento, mucha dominancia, falta de estabilidad emocional y tomas de riesgo.

Pero ojo, dijo, no es una receta, solo son rasgos hallados en sus estudios realizados en la cárcel, donde se vieron más elevados estas características.

La doctora describe que cuando hay insensibilidad, como cuando se hace una broma fuerte y esta causa risa, puede sumarse a esta serie de rasgos.

Reiteró que cuando una mujer no se cosifica, no aceptaría una relación donde fuera maltratada y humillada

Finalmente, indicó que muchas veces el ser humano responde a patrones de manera inconsciente, por la forma como fue educado, hasta que cae en cuenta que está en lo que se conoce como patrones mal adaptativos, lo que le hace actuar en consecuencia.

*La doctora Feggy Ostrosky Shejet estudió la licenciatura en psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México, maestría y doctorado en el Departamento de Trastornos de la Comunicación en la Universidad de Northwestern y Doctorado en Biomedicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ciudad de México.- Años de estudios con sicópatas y sociópatas en diferentes cárceles, indican a la doctora en psicología, Feggy Ostrosky Shejet, de la Universidad Nacional Autónoma de México, que ante el fenómeno de feminicidio en México, es necesario diferenciar a un asesino en serie o en masa y quién comete feminicidio, pero sobre todo a quien cosifica a la persona como parte de su comportamiento.

De ahí que sus estudios, desde 1994 en diversas prisiones, le dan la autoridad para opinar que se necesita saber lo que genera la violencia, a fin de poder prevenirla; porque, dijo: la violencia no es algo con lo que se nace, sin embargo, la agresión es inherente al ser humano porque es un sistema de defensa.

Entrevistada por La Prensa, luego del feminicidio de Ingrid “N”, ocurrido el pasado 9 de febrero en la Alcaldía Gustavo A. Madero, a manos de su pareja Erik Francisco “N”, la doctora puntualizó que es necesario diferenciar las características entre un asesino en serie, en masa o un feminicidio, quienes, sin embargo, comparten características.

Sostuvo que la violencia se aprende, no es producto de solo una variable, aunque existen factores de riesgo, individuales, familiares o sociales que cuando interactúan se puede entender quién es una persona violenta y quien no lo es.

En este sentido, acotó: el tema al feminicidio, del que opino necesita de políticas públicas que no se basen en la descripción de un feminicida.

“Esto no es suficiente”, dijo, porque: las características tienen que ver con factores sociales y de educación individual.

Subrayó que hay más una íntima relación con la cosificación de las personas, es decir “cuando percibo a una persona como algo que no tiene alma, entonces no tengo un inhibidor para patearlo, golpearlo, destrozarlo” como cuando se tiene una silla o un objeto.

Añadió, que cuando se considera a la persona como individuo, entonces no se actúa de esa manera.

En esta entrevista mencionó que se ha culpado al neoliberalismo como responsable de la violencia, pero opinó que si bien “la libre empresa es mala” es la deshonestidad, la corrupción, la destrucción del ingreso y una mala impartición de justicia, lo que genera problemas sociales.

Pese a todo esto, reiteró que sus estudios de más de 40 años, dejan ver características en los mexicanos que deben observarse desde pequeños para detectar a la población que tiene rastros de cosificar a sus congéneres, lo que puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, (Ejemplo: Juana Barraza, que mataba mujeres).

Lo peor, es que una mujer se cosifique, dijo, al resaltar que una mujer que no se ostenta como objeto sexual y se siente a la altura de su pareja, no permitiría abusos y simplemente no se vincularía con una persona así.

Este problema se tiene que atacar desde la infancia, con programas en escuelas de todos los niveles para acabar con esta tendencia, consideró Feggy Ostrosky, al decir que las características, de sociópata están presentes en diferentes dimensiones del comportamiento, pero cuando pasan a un nivel anormal ya existen riesgos.

Entre las características enumeró la desinhibición: que es la parte en que se externan problemas como la irresponsabilidad o insensibilidad que se relaciona con la falta de empatía.

A esto se agregan conductas, que incluye mucho atrevimiento, mucha dominancia, falta de estabilidad emocional y tomas de riesgo.

Pero ojo, dijo, no es una receta, solo son rasgos hallados en sus estudios realizados en la cárcel, donde se vieron más elevados estas características.

La doctora describe que cuando hay insensibilidad, como cuando se hace una broma fuerte y esta causa risa, puede sumarse a esta serie de rasgos.

Reiteró que cuando una mujer no se cosifica, no aceptaría una relación donde fuera maltratada y humillada

Finalmente, indicó que muchas veces el ser humano responde a patrones de manera inconsciente, por la forma como fue educado, hasta que cae en cuenta que está en lo que se conoce como patrones mal adaptativos, lo que le hace actuar en consecuencia.

*La doctora Feggy Ostrosky Shejet estudió la licenciatura en psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México, maestría y doctorado en el Departamento de Trastornos de la Comunicación en la Universidad de Northwestern y Doctorado en Biomedicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.