/ domingo 26 de septiembre de 2021

En México aumentan los embarazos no planificados; niñas entre 10 y 14 años son madres

Hasta 60% de los embarazos no planeados terminan en un aborto, lo que además puede tener consecuencias médicas (aborto no seguro), psicológicas y emocionales

En 2020, México registró 373 mil 661 nacimientos en adolescentes de entre 15 y 19 años; es decir, más de mil nacimientos de madres adolescentes por día. Además de 11 mil 808 nacimientos en niñas de 10 a 14 años, lo que significa que cada día 32 niñas se convierten en madres.

En el marco del Día Mundial del Embarazo No Planificado en Adolescentes este 26 de septiembre, la doctora Josefina Lira Plascencia, ex presidente del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia informó lo anterior y detalló que siete estados concentran el 47.5% de los nacimientos en madres menores de 19 años que se registran en todo el país.

La lista la encabeza el Estado de México con 42,299 nacimientos en madres menores de 19 años, seguido por Chiapas con 26,386; Puebla con 22,677, Jalisco con 21,336, Veracruz con 21,287; Guanajuato con 18,053 y Michoacán con 16,035.

Después del top de estas siete entidades, aparecen en el listado otros estados que también registran altas tasas de natalidad en madres adolescentes, como son: Guerrero con 14,943; Nuevo León con 13,617; Ciudad de México con 12,578; Oaxaca con 12,156, y Chihuahua con 11,679.

En contraste, los estados con las menores tasas de embarazo adolescente son: Baja California Sur con 1,610; Colima con 1694; Campeche con 2,417 y Nayarit con 3,160 nacimientos en madres menores de 19 años.

Cabe destacar que los estados con mayor número absoluto de nacimientos (en mujeres de todos los grupos de edad) son: Estado de México, con 290,972; Chiapas con 142,394; Jalisco 141,530; Puebla 127,314; Veracruz 117,556; Guanajuato 110,159 y Ciudad de México.

La doctora Lira Plascencia indicó que de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (Conapo) en México hay 30.7 millones de jóvenes y adolescentes, quienes representan el 24.6% de la población total del país. Señaló que la tasa específica de fecundidad (número de nacimientos) en este grupo de edad es de 70.62 por cada mil adolescentes.

Foto: ARCHIVO / La Prensa

Detalló que la tasa global de fecundidad (hijos por mujer) es de 2.8 hijos en aquellas adolescentes con grado escolar de primera y de 1.7 hijos en mujeres que tienen algún grado de estudios. 5 de cada 10 adolescentes no deseaban estar embarazadas, según datos de la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (ENADID 2018).

La doctora Josefina Lira alertó sobre el alto número de adolescentes que después de haber dado a luz egresan de los hospitales públicos sin un método anticonceptivo. “En la Ciudad de México, 52% de las mujeres adolescentes salen con un método anticonceptivo, pero el 48% se va sin nada, mientras que en Nuevo León 51% se va con un método anticonceptivo, pero el 49% sale sin nada”, mencionó.

“Esta es una situación que debe cambiar, ya que si no pudimos evitar el primer embarazo debemos evitar el segundo”, apuntó la especialista.

Respecto a la muerte materna, la doctora Josefina Lira señaló que en 2019 se registraron 695 muertes maternas en el país, de las cuales 66 (9.5%) corresponden a menores de 20 años; entre las que se incluyen seis casos de niñas de 10 a 14 años.

El 36.2% de las adolescentes que tuvieron un parto entre 2011 y 2016, vivieron experiencias de maltrato obstétrico, indicó al destacar que la OMS-UNFPA-UNICEF advierten que el embarazo adolescente duplica el riesgo de muerte durante el parto en menores de 19 años de edad y lo cuadruplica en menores de 15 años.

La especialista destacó que el embarazo no planeado arruina la educación de las niñas y adolescentes al disminuir sus perspectivas laborales, por lo que se vuelven más vulnerables a la pobreza y la exclusión y, a menudo, su salud se ve amenazada porque su cuerpo aún está en desarrollo.

Hasta 60% de los embarazos no planeados terminan en un aborto, lo que además puede tener consecuencias médicas (aborto no seguro), psicológicas y emocionales, indicó la doctora Lira Plascencia.

Foto: ARCHIVO / La Prensa

Señaló que los productos de un embarazo no deseado pueden impactar negativamente en la madre, por ejemplo, causar depresión, menor probabilidad de lactar y en el recién nacido afectar su alimentación y desarrollo.

Para los sistemas de salud provocan un incremento en el costo asociado con abortos inducidos, cuidados post aborto, cuidados prenatales, atención del parto y cuidados postnatales.

Destacó que de acuerdo con estimaciones del UNFPA, durante la pandemia más de 12 millones de mujeres han interrumpido su método anticonceptivo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

ACCESO A MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

En México persiste una brecha para empoderar a los y las adolescentes en el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, declaró la doctora Mercedes del Pilar Álvarez Goris al indicar que en niñas entre 10 y 12 años aumentó 2.6 el número de embarazos no planeados, principalmente, por relaciones coaccionadas.

“Muchos de estos embarazos adolescentes vienen alrededor de un ambiente de violencia, de temas de baja educación y poco acceso a métodos anticonceptivos, y esta es una realidad de México y de todo el mundo”, indicó la especialista.

Por 4 chicas por cada mil adolescentes que se embarazan en Holanda, en México se embarazan 77 y la diferencia de estas cifras es brindar acceso pleno, integral, seguro y gratuito a métodos anticonceptivos, señaló la doctora Álvarez Goris, gerente médico de Bayer y especialista en temas de salud sexual y reproductiva.

Por ello, la doctora Álvarez indicó que la campaña mundial de este año del “Día Mundial para la Prevención del Embarazo No Planificado en Adolescentes” (WCD por sus siglas en inglés), que celebra su 15° aniversario, enfatiza su enfoque en la sensibilización de los jóvenes para prevenir embarazos no planeados, permitiéndoles así tomar decisiones informadas sobre su salud sexual y reproductiva.

Indicó que esta campaña cuenta con el apoyo de una coalición de 15 organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales, organizaciones gubernamentales, sociedades científicas y médicas interesadas en la salud sexual y reproductiva, y con el patrocinio de Bayer AG.

Al destacar el avance que ha logrado México con la creación de clínicas amigables para las y los adolescentes en todas las instituciones de salud pública, la doctora Álvarez destacó la necesidad de reforzar las estrategias de salud para facilitar el acceso a métodos anticonceptivos a los y las jóvenes.

Señaló que los mejores métodos que se pueden ofrecer para este grupo etario son los que brindan protección durante cinco años al menos, entre los que mencionó el DIU hormonal, el DIU de cobre, SIU (recomendado para mujeres que no han tenido hijos o impedimento médico), así como el implante subdérmico, que son alternativas reversibles de acción prolongada.

La doctora Álvarez indicó que todas estas opciones anticonceptivas están disponibles de forma gratuita en el sector público y deben ofertarse como primera opción.

Foto: ARCHIVO / La Prensa

“No solamente se trata que gracias a la Norma Oficial Mexicana (NOM 046) que habla de cómo se debe tratar al grupo etario de los 10 a 19 años en materia de prevención y anticoncepción, el tema es que no se están adoptando métodos anticonceptivos más eficaces, y 43% de los embarazos no planeados son debido al uso inadecuado o inconsistente de los métodos anticonceptivos”, señaló.

Actualmente, comentó, los métodos más usados por la población adolescente son el condón, la pastilla del día siguiente y las pastillas anticonceptivas, debido a mitos y prejuicios que todavía limitan el uso de dispositivos intrauterinos o implantes subdérmicos, pese a que la OMS recomienda su uso en este grupo de la población.

LA META ES REDUCIR 50% LA FECUNDIDAD EN MENORES DE 19 AÑOS

En México, la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente busca tiene como meta para el 2030, reducir en 50% la tasa de fecundidad en personas de 15 a 19 años de edad.

Se estima que el costo derivado de la participación laboral disminuida de una mujer que fue madre en la adolescencia equivale al 0.56% del PIB de nuestro país.

El Consejo Nacional de Población, CONAPO, estima que durante la emergencia sanitaria el número de adolescentes con necesidades insatisfechas de anticoncepción podría incrementarse de 29.6 por ciento a 35.5 por ciento en un escenario moderado. Mientras que, podría alcanzar hasta 38.4 por ciento en un escenario crítico, repercutiendo en 191,948 embarazos no deseados de adolescentes en el primer escenario y en el segundo hasta los 202,770 casos, estimados a registrarse entre 2020 y 2021.

En México, la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente busca disminuir el número de embarazos en adolescentes. Para 2030, la meta es reducir el 50% la tasa de fecundidad en personas de 15 a 19 años de edad, por lo que especialistas advierten la importancia de priorizar la provisión de atención anticonceptiva, no sólo durante la emergencia sanitaria por Covid-19, sino en todo momento.

De acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas, todas las mujeres deben tener acceso a servicios integrales de salud sexual y reproductiva, que incluya atención prenatal, perinatal y postnatal, además ayuda a proteger a las mujeres de las consecuencias negativas para la salud al enfrentarse a un embarazo no deseado, por ello es importante que las personas puedan seguir accediendo a la información y servicios anticonceptivos durante la pandemia.

Datos de la organización México Evalúa señalan que mientras las mujeres que fueron madres en edad adulta tienen mayores niveles de escolaridad, 13.4% tienen estudios profesionales, las que experimentaron un embarazo adolescente apenas 3.8% llegaron a este nivel educativo (UNFPA, 2020)

Advierte que el impacto económico total del embarazo en adolescentes para la sociedad (por pérdida de ingresos y empleos) es de casi 63 mil millones de pesos, y más de 11 mil millones de pesos de pérdida de ingresos fiscales para el Estado.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

En 2020, México registró 373 mil 661 nacimientos en adolescentes de entre 15 y 19 años; es decir, más de mil nacimientos de madres adolescentes por día. Además de 11 mil 808 nacimientos en niñas de 10 a 14 años, lo que significa que cada día 32 niñas se convierten en madres.

En el marco del Día Mundial del Embarazo No Planificado en Adolescentes este 26 de septiembre, la doctora Josefina Lira Plascencia, ex presidente del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia informó lo anterior y detalló que siete estados concentran el 47.5% de los nacimientos en madres menores de 19 años que se registran en todo el país.

La lista la encabeza el Estado de México con 42,299 nacimientos en madres menores de 19 años, seguido por Chiapas con 26,386; Puebla con 22,677, Jalisco con 21,336, Veracruz con 21,287; Guanajuato con 18,053 y Michoacán con 16,035.

Después del top de estas siete entidades, aparecen en el listado otros estados que también registran altas tasas de natalidad en madres adolescentes, como son: Guerrero con 14,943; Nuevo León con 13,617; Ciudad de México con 12,578; Oaxaca con 12,156, y Chihuahua con 11,679.

En contraste, los estados con las menores tasas de embarazo adolescente son: Baja California Sur con 1,610; Colima con 1694; Campeche con 2,417 y Nayarit con 3,160 nacimientos en madres menores de 19 años.

Cabe destacar que los estados con mayor número absoluto de nacimientos (en mujeres de todos los grupos de edad) son: Estado de México, con 290,972; Chiapas con 142,394; Jalisco 141,530; Puebla 127,314; Veracruz 117,556; Guanajuato 110,159 y Ciudad de México.

La doctora Lira Plascencia indicó que de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (Conapo) en México hay 30.7 millones de jóvenes y adolescentes, quienes representan el 24.6% de la población total del país. Señaló que la tasa específica de fecundidad (número de nacimientos) en este grupo de edad es de 70.62 por cada mil adolescentes.

Foto: ARCHIVO / La Prensa

Detalló que la tasa global de fecundidad (hijos por mujer) es de 2.8 hijos en aquellas adolescentes con grado escolar de primera y de 1.7 hijos en mujeres que tienen algún grado de estudios. 5 de cada 10 adolescentes no deseaban estar embarazadas, según datos de la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (ENADID 2018).

La doctora Josefina Lira alertó sobre el alto número de adolescentes que después de haber dado a luz egresan de los hospitales públicos sin un método anticonceptivo. “En la Ciudad de México, 52% de las mujeres adolescentes salen con un método anticonceptivo, pero el 48% se va sin nada, mientras que en Nuevo León 51% se va con un método anticonceptivo, pero el 49% sale sin nada”, mencionó.

“Esta es una situación que debe cambiar, ya que si no pudimos evitar el primer embarazo debemos evitar el segundo”, apuntó la especialista.

Respecto a la muerte materna, la doctora Josefina Lira señaló que en 2019 se registraron 695 muertes maternas en el país, de las cuales 66 (9.5%) corresponden a menores de 20 años; entre las que se incluyen seis casos de niñas de 10 a 14 años.

El 36.2% de las adolescentes que tuvieron un parto entre 2011 y 2016, vivieron experiencias de maltrato obstétrico, indicó al destacar que la OMS-UNFPA-UNICEF advierten que el embarazo adolescente duplica el riesgo de muerte durante el parto en menores de 19 años de edad y lo cuadruplica en menores de 15 años.

La especialista destacó que el embarazo no planeado arruina la educación de las niñas y adolescentes al disminuir sus perspectivas laborales, por lo que se vuelven más vulnerables a la pobreza y la exclusión y, a menudo, su salud se ve amenazada porque su cuerpo aún está en desarrollo.

Hasta 60% de los embarazos no planeados terminan en un aborto, lo que además puede tener consecuencias médicas (aborto no seguro), psicológicas y emocionales, indicó la doctora Lira Plascencia.

Foto: ARCHIVO / La Prensa

Señaló que los productos de un embarazo no deseado pueden impactar negativamente en la madre, por ejemplo, causar depresión, menor probabilidad de lactar y en el recién nacido afectar su alimentación y desarrollo.

Para los sistemas de salud provocan un incremento en el costo asociado con abortos inducidos, cuidados post aborto, cuidados prenatales, atención del parto y cuidados postnatales.

Destacó que de acuerdo con estimaciones del UNFPA, durante la pandemia más de 12 millones de mujeres han interrumpido su método anticonceptivo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

ACCESO A MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

En México persiste una brecha para empoderar a los y las adolescentes en el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, declaró la doctora Mercedes del Pilar Álvarez Goris al indicar que en niñas entre 10 y 12 años aumentó 2.6 el número de embarazos no planeados, principalmente, por relaciones coaccionadas.

“Muchos de estos embarazos adolescentes vienen alrededor de un ambiente de violencia, de temas de baja educación y poco acceso a métodos anticonceptivos, y esta es una realidad de México y de todo el mundo”, indicó la especialista.

Por 4 chicas por cada mil adolescentes que se embarazan en Holanda, en México se embarazan 77 y la diferencia de estas cifras es brindar acceso pleno, integral, seguro y gratuito a métodos anticonceptivos, señaló la doctora Álvarez Goris, gerente médico de Bayer y especialista en temas de salud sexual y reproductiva.

Por ello, la doctora Álvarez indicó que la campaña mundial de este año del “Día Mundial para la Prevención del Embarazo No Planificado en Adolescentes” (WCD por sus siglas en inglés), que celebra su 15° aniversario, enfatiza su enfoque en la sensibilización de los jóvenes para prevenir embarazos no planeados, permitiéndoles así tomar decisiones informadas sobre su salud sexual y reproductiva.

Indicó que esta campaña cuenta con el apoyo de una coalición de 15 organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales, organizaciones gubernamentales, sociedades científicas y médicas interesadas en la salud sexual y reproductiva, y con el patrocinio de Bayer AG.

Al destacar el avance que ha logrado México con la creación de clínicas amigables para las y los adolescentes en todas las instituciones de salud pública, la doctora Álvarez destacó la necesidad de reforzar las estrategias de salud para facilitar el acceso a métodos anticonceptivos a los y las jóvenes.

Señaló que los mejores métodos que se pueden ofrecer para este grupo etario son los que brindan protección durante cinco años al menos, entre los que mencionó el DIU hormonal, el DIU de cobre, SIU (recomendado para mujeres que no han tenido hijos o impedimento médico), así como el implante subdérmico, que son alternativas reversibles de acción prolongada.

La doctora Álvarez indicó que todas estas opciones anticonceptivas están disponibles de forma gratuita en el sector público y deben ofertarse como primera opción.

Foto: ARCHIVO / La Prensa

“No solamente se trata que gracias a la Norma Oficial Mexicana (NOM 046) que habla de cómo se debe tratar al grupo etario de los 10 a 19 años en materia de prevención y anticoncepción, el tema es que no se están adoptando métodos anticonceptivos más eficaces, y 43% de los embarazos no planeados son debido al uso inadecuado o inconsistente de los métodos anticonceptivos”, señaló.

Actualmente, comentó, los métodos más usados por la población adolescente son el condón, la pastilla del día siguiente y las pastillas anticonceptivas, debido a mitos y prejuicios que todavía limitan el uso de dispositivos intrauterinos o implantes subdérmicos, pese a que la OMS recomienda su uso en este grupo de la población.

LA META ES REDUCIR 50% LA FECUNDIDAD EN MENORES DE 19 AÑOS

En México, la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente busca tiene como meta para el 2030, reducir en 50% la tasa de fecundidad en personas de 15 a 19 años de edad.

Se estima que el costo derivado de la participación laboral disminuida de una mujer que fue madre en la adolescencia equivale al 0.56% del PIB de nuestro país.

El Consejo Nacional de Población, CONAPO, estima que durante la emergencia sanitaria el número de adolescentes con necesidades insatisfechas de anticoncepción podría incrementarse de 29.6 por ciento a 35.5 por ciento en un escenario moderado. Mientras que, podría alcanzar hasta 38.4 por ciento en un escenario crítico, repercutiendo en 191,948 embarazos no deseados de adolescentes en el primer escenario y en el segundo hasta los 202,770 casos, estimados a registrarse entre 2020 y 2021.

En México, la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente busca disminuir el número de embarazos en adolescentes. Para 2030, la meta es reducir el 50% la tasa de fecundidad en personas de 15 a 19 años de edad, por lo que especialistas advierten la importancia de priorizar la provisión de atención anticonceptiva, no sólo durante la emergencia sanitaria por Covid-19, sino en todo momento.

De acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas, todas las mujeres deben tener acceso a servicios integrales de salud sexual y reproductiva, que incluya atención prenatal, perinatal y postnatal, además ayuda a proteger a las mujeres de las consecuencias negativas para la salud al enfrentarse a un embarazo no deseado, por ello es importante que las personas puedan seguir accediendo a la información y servicios anticonceptivos durante la pandemia.

Datos de la organización México Evalúa señalan que mientras las mujeres que fueron madres en edad adulta tienen mayores niveles de escolaridad, 13.4% tienen estudios profesionales, las que experimentaron un embarazo adolescente apenas 3.8% llegaron a este nivel educativo (UNFPA, 2020)

Advierte que el impacto económico total del embarazo en adolescentes para la sociedad (por pérdida de ingresos y empleos) es de casi 63 mil millones de pesos, y más de 11 mil millones de pesos de pérdida de ingresos fiscales para el Estado.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Policiaca

Matan a un sujeto de diez balazos en Chimalhuacán

Autoridades policíacas informaron que hasta el momento se desconoce el móvil de este crimen

Metrópoli

Estudiantes y académicos marchan contra el director del CIDE, Romero Tellaeche

El contingente busca llegar a las oficinas centrales del Conacyt, donde pretenden entablar una conversación con su directora María Elena Álvarez-Buylla