/ sábado 7 de diciembre de 2019

Descarta Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días simil con obra musical

Ninguna semejanza con el Libro de Mormón y el Musical “The Book of Mormon”

Eduardo González | La Prensa

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, afirmó que el Libro de Mormón y la obra musical “The Book of Mormon” que cada año se presenta en nuestro país, son dos cosas totalmente distintas que nada tiene que ver una con la otra.

El Libro de Mormón es una escritura sagrada que narra mil años de historia de Jesucristo en la que creen 16 millones de fieles de todo el mundo. Reproducida en 120 millones de impresiones en 78 idiomas, no tiene nada que ver con el musical de Broadway estrenado en marzo de 2011: “The Book of mormón”, porque este es solo una mofa, una sátira rítmica y pegajosa.

Considerado el otro testamento por su similitud con La Biblia, El Libro fue escrito en 1830, enseña la palabra de Jesucristo a través de 70 mil misioneros que caminan de dos en dos por todo el mundo sin importar inclemencias del tiempo, inseguridad ni violencia y en muchas ocasiones sin beber agua ni probar alimentos.

Cortesía: Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La misión de estos jóvenes característicamente vestidos de camisa blanca de manga corta, corbata oscura y pantalón negro, satirizados durante dos horas en el musical, tiene como único objetivo llevar la palabra de Jesucristo a las personas que decidan creer en él, a partir del Libro de Mormón, doctrina que profesa La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

En cambio la puesta en escena del musical que se presentó en México por quinto año consecutivo, es una obra rítmica y graciosa traducida en un mosaico de chistes a la hora de representar a los misioneros que salen de Salt Lake City hacia el africano país de Uganda, devastado por el sida, hambruna y extrema pobreza, a donde se dirigen a predicar este evangelio.

La Iglesia de Jesucristo, en ningún momento se opone ni mucho menos reclama la mofa que hacen de la labor que realizan sus misioneros, lo que sugiere es que quienes ya hayan visto el musical, que ahora lean el Libro de Mormón, porque este te orienta y enseña a tener una vida mejor.

Según la obra: En medio de chistes sobre racismo, enfermedad y el desprecio homofóbico, estos “inocentes” misioneros logran ver las mentiras de la sociedad, pero no consiguen cambiar al mundo; el mundo los cambia a ellos.

La muestra destaca que más allá de una gran colección de chistes ofensivos, es un gran espectáculo que examina, con una visión impresionante, la transmisión cultural para descubrir a Dios de diferentes maneras sin importar cuan extraño, verídico o falso sea esto.

El director de Asuntos Públicos y presidente del Comité de Libertad Religiosa de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Élder, Helamán Montejo, afirmó: así como Dios interactúa, bendice, ayuda y advierte a sus hijos en La Biblia, lo mismo ocurre en el Libro de Mormón, pero en el contexto de Las Américas.

Entrevistado en sus oficinas del Centro de Formación Educativa, ubicado al norte de la capital, destacó que la parte más importante de estos mil años de historia que contiene el libro, es el relato de su visita a Las Américas, aunque reconoció que hay otro que habla del Antiguo Continente.

Dijo que El Libro de Mormón, testifica de Jesucristo, su objetivo es ayudar a comprender, entender y aceptar que Jesús es el Cristo, el Salvador del Mundo; el hijo de Dios y que en la medida en que sigamos el ejemplo de su vida y busquemos desarrollar los atributos que demostró en su vida mortal, nosotros podremos ser más felices, mejores padres, hijos, personas y ciudadanos.

Eduardo González | La Prensa

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, afirmó que el Libro de Mormón y la obra musical “The Book of Mormon” que cada año se presenta en nuestro país, son dos cosas totalmente distintas que nada tiene que ver una con la otra.

El Libro de Mormón es una escritura sagrada que narra mil años de historia de Jesucristo en la que creen 16 millones de fieles de todo el mundo. Reproducida en 120 millones de impresiones en 78 idiomas, no tiene nada que ver con el musical de Broadway estrenado en marzo de 2011: “The Book of mormón”, porque este es solo una mofa, una sátira rítmica y pegajosa.

Considerado el otro testamento por su similitud con La Biblia, El Libro fue escrito en 1830, enseña la palabra de Jesucristo a través de 70 mil misioneros que caminan de dos en dos por todo el mundo sin importar inclemencias del tiempo, inseguridad ni violencia y en muchas ocasiones sin beber agua ni probar alimentos.

Cortesía: Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La misión de estos jóvenes característicamente vestidos de camisa blanca de manga corta, corbata oscura y pantalón negro, satirizados durante dos horas en el musical, tiene como único objetivo llevar la palabra de Jesucristo a las personas que decidan creer en él, a partir del Libro de Mormón, doctrina que profesa La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

En cambio la puesta en escena del musical que se presentó en México por quinto año consecutivo, es una obra rítmica y graciosa traducida en un mosaico de chistes a la hora de representar a los misioneros que salen de Salt Lake City hacia el africano país de Uganda, devastado por el sida, hambruna y extrema pobreza, a donde se dirigen a predicar este evangelio.

La Iglesia de Jesucristo, en ningún momento se opone ni mucho menos reclama la mofa que hacen de la labor que realizan sus misioneros, lo que sugiere es que quienes ya hayan visto el musical, que ahora lean el Libro de Mormón, porque este te orienta y enseña a tener una vida mejor.

Según la obra: En medio de chistes sobre racismo, enfermedad y el desprecio homofóbico, estos “inocentes” misioneros logran ver las mentiras de la sociedad, pero no consiguen cambiar al mundo; el mundo los cambia a ellos.

La muestra destaca que más allá de una gran colección de chistes ofensivos, es un gran espectáculo que examina, con una visión impresionante, la transmisión cultural para descubrir a Dios de diferentes maneras sin importar cuan extraño, verídico o falso sea esto.

El director de Asuntos Públicos y presidente del Comité de Libertad Religiosa de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Élder, Helamán Montejo, afirmó: así como Dios interactúa, bendice, ayuda y advierte a sus hijos en La Biblia, lo mismo ocurre en el Libro de Mormón, pero en el contexto de Las Américas.

Entrevistado en sus oficinas del Centro de Formación Educativa, ubicado al norte de la capital, destacó que la parte más importante de estos mil años de historia que contiene el libro, es el relato de su visita a Las Américas, aunque reconoció que hay otro que habla del Antiguo Continente.

Dijo que El Libro de Mormón, testifica de Jesucristo, su objetivo es ayudar a comprender, entender y aceptar que Jesús es el Cristo, el Salvador del Mundo; el hijo de Dios y que en la medida en que sigamos el ejemplo de su vida y busquemos desarrollar los atributos que demostró en su vida mortal, nosotros podremos ser más felices, mejores padres, hijos, personas y ciudadanos.

Celebridades

Federico Ayos disfruta interpretar papeles complejos

El argentino participa en Te acuerdas de mí, una producción en la que comparte créditos con Gabriel Soto y Fátima Molina

Política

Caen extradiciones hacia EU con AMLO

El total de envíos de jefes criminales desde México bajó a 58 en 2019 y en su mayoría fueron peces pequeños

Finanzas

IP alerta "peligro" de eliminar a organismos autónomos

La ICC advierte que las decisiones económicas se pueden volver políticas sin organismos autónomos