/ jueves 24 de septiembre de 2020

Convocan a patronas no desproteger a las empleadas del hogar

Explicaron que la campaña está dirigida a las empleadoras y empleadores de las trabajadoras del hogar

En México, sólo el 1% de las trabajadoras del hogar, de 2.4 millones de personas, cuenta con un contrato laboral y acceso a seguridad social, a más de un año que inició el programa piloto de afiliación a la seguridad social para trabajadoras del hogar comentaron Friné Salguero, directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir y María de la Luz Padua, secretaria colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO).

Padua refirió que de febrero a la fecha atendieron más de 400 asesorías laborales, de las cuales entre el 60 y 70 por ciento fueron de personas descansadas sin goce de salario o con reducción del mismo sin previo aviso, y el 30 por ciento fueron despedidas injustificadamente.

En la conferencia virtual para lanzar la campaña #TrabajoEnCasaEsTrabajo, se informó que con ésta, se busca despertar la solidaridad de empleadores para que en la crisis por la pandemia de Covid-19 garanticen los derechos de este sector de la población.

Asimismo, se recordó que la responsabilidad no recae en la trabajadora del hogar. Como en cualquier empresa, se debe garantizar la salud en el trabajo corresponde a las y los empleadores.

Al lanzar la citada campaña, el Instituto Simone de Beauvoir, Frine Salguero convocó a las personas que emplean trabajadoras del hogar, a no dejarla solas, “sin un sueldo, no la dejes sin aguinaldo, no la dejes sin trabajado. No dejes sola a la trabajadora del hogar”.

Pues la trabajadora del hogar también está atravesando una pandemia al igual que tú, no la dejes sola.

Explicaron que la campaña está dirigida a las empleadoras y empleadores de las trabajadoras del hogar.

Frine Salguero resaltó que “hacer visible el trabajo del hogar y de cuidados, debe surgir del trabajo entre: políticas públicas para dignificar ese trabajo, campañas de sensibilización para el cambio cultural en la sociedad, y las trabajadoras del hogar organizadas”.

También recordó que en octubre próximo vence el plazo de 18 meses, fijado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para terminar con la prueba piloto y proponer las modificaciones legales para que sea obligatoria la seguridad social para las empleadas del hogar; aunque se iniciará una segunda fase para mejorarlo.

La especialista de programas en ONU Mujeres México Juliette Bonnafé, destacó que ante el contexto actual urge que los empleadores asuman la responsabilidad de proteger las garantías de las personas que se dedican al trabajo doméstico.

Aseguró que México es de los países de América Latina “con cobertura más baja en el sistema de seguridad social, inferior al 10 por ciento en la región”, y entre las personas afectadas, entre 11 y 18 millones se dedican al trabajo en el hogar remunerado, de las cuales 93 por ciento son mujeres.

En México, sólo el 1% de las trabajadoras del hogar, de 2.4 millones de personas, cuenta con un contrato laboral y acceso a seguridad social, a más de un año que inició el programa piloto de afiliación a la seguridad social para trabajadoras del hogar comentaron Friné Salguero, directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir y María de la Luz Padua, secretaria colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO).

Padua refirió que de febrero a la fecha atendieron más de 400 asesorías laborales, de las cuales entre el 60 y 70 por ciento fueron de personas descansadas sin goce de salario o con reducción del mismo sin previo aviso, y el 30 por ciento fueron despedidas injustificadamente.

En la conferencia virtual para lanzar la campaña #TrabajoEnCasaEsTrabajo, se informó que con ésta, se busca despertar la solidaridad de empleadores para que en la crisis por la pandemia de Covid-19 garanticen los derechos de este sector de la población.

Asimismo, se recordó que la responsabilidad no recae en la trabajadora del hogar. Como en cualquier empresa, se debe garantizar la salud en el trabajo corresponde a las y los empleadores.

Al lanzar la citada campaña, el Instituto Simone de Beauvoir, Frine Salguero convocó a las personas que emplean trabajadoras del hogar, a no dejarla solas, “sin un sueldo, no la dejes sin aguinaldo, no la dejes sin trabajado. No dejes sola a la trabajadora del hogar”.

Pues la trabajadora del hogar también está atravesando una pandemia al igual que tú, no la dejes sola.

Explicaron que la campaña está dirigida a las empleadoras y empleadores de las trabajadoras del hogar.

Frine Salguero resaltó que “hacer visible el trabajo del hogar y de cuidados, debe surgir del trabajo entre: políticas públicas para dignificar ese trabajo, campañas de sensibilización para el cambio cultural en la sociedad, y las trabajadoras del hogar organizadas”.

También recordó que en octubre próximo vence el plazo de 18 meses, fijado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para terminar con la prueba piloto y proponer las modificaciones legales para que sea obligatoria la seguridad social para las empleadas del hogar; aunque se iniciará una segunda fase para mejorarlo.

La especialista de programas en ONU Mujeres México Juliette Bonnafé, destacó que ante el contexto actual urge que los empleadores asuman la responsabilidad de proteger las garantías de las personas que se dedican al trabajo doméstico.

Aseguró que México es de los países de América Latina “con cobertura más baja en el sistema de seguridad social, inferior al 10 por ciento en la región”, y entre las personas afectadas, entre 11 y 18 millones se dedican al trabajo en el hogar remunerado, de las cuales 93 por ciento son mujeres.