/ miércoles 31 de marzo de 2021

Convoca COPRED a reconocer y visibilizar a personas Trans

Una persona transgénero puede identificarse con los conceptos de mujer, hombre, hombre trans, mujer trans y persona no binaria, o bien, con otros

En la conmemoración del Día Internacional de la Visibilidad Trans, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (COPRED), llamó a recordar que no hay una manera correcta o incorrecta de ser mujer, y que respaldar esos parámetros únicamente alimenta y respalda instituciones de opresión, violencia y discriminación hacia las mujeres trans.

Una persona transgénero puede identificarse con los conceptos de mujer, hombre, hombre trans, mujer trans y persona no binaria, o bien, con otros.

Si bien el derecho a la libertad de expresión y al libre pensamiento están reconocidos y garantizados en nuestro país, y concretamente en la Ciudad de México, exhortó a asumir con responsabilidad que las expresiones que excluyen, injurian, desacreditan, ofenden o menosprecian a las personas trans, y en específico a las mujeres trans, tienen efectos en la violencia y discriminación que ellas viven.

Indicó que no debe perderse de vista que la discriminación y la violencia se alimentan y refuerzan con discursos discriminatorios y de odio.

Del mismo modo, es preciso recordar que las desigualdades no se dan en paralelo o por separado. Todas las mujeres tienen una posición en relación con otros ejes de desigualdad; todas ocupamos un lugar con relación a la clase social, sexualidad, origen, corporalidad, etcétera.

El organismo de derechos humanos local precisó que la identidad de género es la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento.

Incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que puede involucrar – o no- la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que sea libremente escogida) y otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.

En la conmemoración propuesto por la activista Rachel Crandall, resulta primordial reconocer el gran impacto negativo que tiene una cultura basada en el sistema patriarcal, que ha predefinido lo que se debe entender por masculino, femenino y binario.

Las consecuencias de esta construcción han derivado en la existencia de sesgos inconscientes que premian conductas discriminatorias, así como altos índices de violencias y fobias hacia las personas trans.

El COPRED reconoce que la violencia de género es la más trascendental manifestación de la discriminación que impide gravemente que las niñas y mujeres gocen de derechos y libertades en pie de igualdad con los hombres.

Sus causas y motivos tienen relación directa con los estereotipos que, de manera histórica, se han construido socialmente alrededor de los géneros como afirmación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres.

El cissexismo es un sistema de opresión que cruza tanto la identidad de género como el género mismo, y que la generización de las personas, el pensamiento binario y el privilegio cis refuerzan las estructuras patriarcales que violentan y discriminan a las personas trans, principalmente a las mujeres.

De acuerdo con los registros monitoreados por las organizaciones integrantes del Observatorio Nacional de Crímenes contra Personas LGBT, los crímenes de odio --de los cuales son víctimas las personas trans, en específico las mujeres-- siguen siendo alarma en nuestro país.

De acuerdo con información registrada en dicho Observatorio, la violencia contra las mujeres trans se ha ido incrementando.

En la conmemoración del Día Internacional de la Visibilidad Trans, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (COPRED), llamó a recordar que no hay una manera correcta o incorrecta de ser mujer, y que respaldar esos parámetros únicamente alimenta y respalda instituciones de opresión, violencia y discriminación hacia las mujeres trans.

Una persona transgénero puede identificarse con los conceptos de mujer, hombre, hombre trans, mujer trans y persona no binaria, o bien, con otros.

Si bien el derecho a la libertad de expresión y al libre pensamiento están reconocidos y garantizados en nuestro país, y concretamente en la Ciudad de México, exhortó a asumir con responsabilidad que las expresiones que excluyen, injurian, desacreditan, ofenden o menosprecian a las personas trans, y en específico a las mujeres trans, tienen efectos en la violencia y discriminación que ellas viven.

Indicó que no debe perderse de vista que la discriminación y la violencia se alimentan y refuerzan con discursos discriminatorios y de odio.

Del mismo modo, es preciso recordar que las desigualdades no se dan en paralelo o por separado. Todas las mujeres tienen una posición en relación con otros ejes de desigualdad; todas ocupamos un lugar con relación a la clase social, sexualidad, origen, corporalidad, etcétera.

El organismo de derechos humanos local precisó que la identidad de género es la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento.

Incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que puede involucrar – o no- la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que sea libremente escogida) y otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.

En la conmemoración propuesto por la activista Rachel Crandall, resulta primordial reconocer el gran impacto negativo que tiene una cultura basada en el sistema patriarcal, que ha predefinido lo que se debe entender por masculino, femenino y binario.

Las consecuencias de esta construcción han derivado en la existencia de sesgos inconscientes que premian conductas discriminatorias, así como altos índices de violencias y fobias hacia las personas trans.

El COPRED reconoce que la violencia de género es la más trascendental manifestación de la discriminación que impide gravemente que las niñas y mujeres gocen de derechos y libertades en pie de igualdad con los hombres.

Sus causas y motivos tienen relación directa con los estereotipos que, de manera histórica, se han construido socialmente alrededor de los géneros como afirmación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres.

El cissexismo es un sistema de opresión que cruza tanto la identidad de género como el género mismo, y que la generización de las personas, el pensamiento binario y el privilegio cis refuerzan las estructuras patriarcales que violentan y discriminan a las personas trans, principalmente a las mujeres.

De acuerdo con los registros monitoreados por las organizaciones integrantes del Observatorio Nacional de Crímenes contra Personas LGBT, los crímenes de odio --de los cuales son víctimas las personas trans, en específico las mujeres-- siguen siendo alarma en nuestro país.

De acuerdo con información registrada en dicho Observatorio, la violencia contra las mujeres trans se ha ido incrementando.

Política

Exigen que Conacyt justifique 42 mil mdp

Catedráticos enviaron una carta al Senado en la que cuestionan el destino de recursos que había previo al decreto de López Obrador

Finanzas

Hay un “ambiente positivo” con la IP, asegura Torruco

El secretario admitió que tuvo el respaldo del sector empresarial durante los años de la pandemia

Finanzas

Emplaza a huelga el sindicato de Panasonic

La dirigencia sindical electa en abril, en la planta de Reynosa, fijó en seis días el aviso legal de paro ante las autoridades federales

Mundo

Rusia usa alimentos como arma de guerra

La Unión Europea acusa a Putin de bombardear almacenes de cereales, confisca reservas de granos y bloquea las exportaciones