Aprueban diputados Guardia Nacional

Foto cuartoscuro

Aprueban diputados Guardia Nacional

  • La Prensa
  • en México

Por: Arturo R. Pansza / GB

Ciudad de México.- Con 463 votos a favor y uno en contra de la legisladora sin partido Ana Lucía Riojas Martínez, quien calificó el proceso como toda una simulación, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó tanto en lo general como particular, el dictamen de la minuta de reforma constitucional, devuelta por el Senado de la República, que crea la Guardia Nacional. El documento correspondiente fue turnado a los congresos estatales para su análisis y eventual ratificación.

Luego de tres horas de posicionamientos en el salón de sesiones, se aceptó reformar, adicionar y derogar diversas disposiciones de los artículos 10, 16, 21, 31, 35, 36, 73, 76,78 y 89 de la Constitución Política, en tanto que en el dictamen presentado por la Comisión de Puntos Constitucionales, se expone que la Federación contará con una institución policial civil denominada Guardia Nacional, que se constituirá con los elementos de la Policía Federal, Militar y Naval, y estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública, que formulará la estrategia nacional en la materia.

Sin problema los diputados avalaron las modificaciones hechas por los senadores, como el hecho de que ese cuerpo de seguridad tendrá un carácter civil, con una temporalidad de cinco años para evaluar su eficiencia.

En su exposición de motivos, Riojas Martínez consideró que en la práctica las fuerzas armadas están empoderadas y se mantiene la militarización de la lucha contra el crimen organizado, a la vez que aclaró que los cambios logrados son resultado del trabajo de la sociedad civil y no de los partidos políticos.

“A pesar de que el Presidente se esfuerza cotidianamente por ridiculizar a la sociedad civil, ustedes fueron los actores principales de la resistencia frente a lo que se pretendía imponer”, declaró.

Se dejó asentado en el dictamen aprobado por mayoría calificada y en el cual no hubo cambios a la minuta senatorial, que la Guardia Nacional será una institución policial de carácter civil y, su formación y desempeño estará regida por una doctrina policial fundada en el servicio a la sociedad, la disciplina, el respeto de los derechos humanos, al imperio de la ley, al mando superior y a la perspectiva de género.

Tendrá un régimen disciplinario especial que incluirá faltas, delitos y sanciones homologados al llamado fuero militar, pero con características que le permiten ser una institución ordenada, profesional, honrada y eficiente.

Quedó estipulado que el Ejecutivo federal tendrá la obligación de remitir al Senado un informe anual sobre las actividades que realice la Guardia Nacional y, se deberá generar un sistema nacional de información en materia de seguridad pública, con la participación de los tres órdenes de gobierno.

Se deberá emitir leyes nacionales para regular el uso legítimo de la fuerza, así como el registro de detenciones. De forma transitoria, se establecerán medidas que permitirán iniciar también con la formación, capacitación y disciplina de la Guardia, mediante la participación conjunta de las secretarías de Seguridad, Defensa y Marina.

El Congreso de la Unión dispuso que se permitirá, durante cinco años, que la Guardia se forme y se implante territorialmente, sin el riesgo que implicaría un retiro inmediato de las fuerzas armadas de las tareas de seguridad pública que actualmente realizan y que ya tendrán un marco constitucional para su actuación.

Se determinará un esquema de fortalecimiento del estado de fuerza y de las capacidades institucionales de las instituciones policiacas de las entidades federativas y los municipios, desarrollado al seno del Consejo Nacional de Seguridad Pública, y mediante diagnósticos, metas, evaluación de avances y coordinación.

Asimismo, se faculta al Congreso de la Unión para expedir la Ley de la Guardia Nacional, dentro de los 60 días naturales siguientes a la entrada en vigor del decreto; y las leyes Nacional sobre el Uso de la Fuerza, y Nacional del Registro de Detenciones, dentro de los 90 días naturales siguientes.

Tras las participaciones en la tribuna de diputados de las ocho fracciones parlamentarias, pese a la basta coincidencia parlamentaria, y su aprobación, la minuta correspondiente fue remitida de inmediato al Constituyente Permanente, es decir, a los congresos estatales, donde deberá alcanzar en aval de al menos 17 de los 32, para su publicación y declaratoria de constitucionalidad.

El voto en contra de Ana Lucía Riojas, impidió en San Lázaro repetir “la votación histórica” del Senado, ocurrida la semana pasada, pero sí fue, hasta el momento, la mayor votación para una iniciativa de reforma constitucional.

Resultó de gran significado que, por su importancia, el documento fuera defendido en tribuna por los coordinadores parlamentarios, quienes destacaron sus bondades.

Por su parte, el presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de Morena en San Lázaro, Mario Delgado Carrillo, enumeró los rasgos fundamentales de la Guardia Nacional, que será “una institución de seguridad pública, policial y de carácter civil, regida por una doctrina de servicio a la sociedad, la disciplina, el respeto a los derechos humanos, al imperio de la ley, al mando superior y a la perspectiva de género”.

Cuando posicionó, más de un centenar de diputados de ese partido subieron a tribuna a respaldarlo. En su participación, Delgado acotó que la Guardia estará acompañada de la emisión de leyes nacionales para regular el uso legítimo de la fuerza, así como del registro de detenciones.

TE RECOMENDAMOS: