La Ibero colabora con la fundación Tortilla de Maíz Mexicana

Foto: Cortesía Ibero

La Ibero colabora con la fundación Tortilla de Maíz Mexicana

  • admin
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

La Prensa en línea

México, 27 de Mayo.- Además de la caída de 40 por ciento en su consumo desde hace 30 años, el principal enemigo de la tortilla en México es el desconocimiento que se tiene de este alimento. De hecho, uno de los prejuicios en contra de la tortilla es su asociación con el sector poblacional de menor poder adquisitivo, de modo que las personas sin suficiente información creen que consumir pan de caja es más nutritivo y brinda mayor estatus.

Por ello, a lo largo de los próximos seis meses, estudiantes de la Universidad Iberoamericana trabajarán junto con la fundación Tortilla de Maíz Mexicana, para desarrollar una campaña con respaldo científico que ayude a promover la preservación de los maíces nativos mexicanos y el rescate de la tortilla de maíz. Los resultados se presentarán en diciembre próximo.

Así lo señaló Rafael Mier, fundador de la organización Tortilla de Maíz Mexicana, en la conferencia “Hablemos de tortillas”, realizada en la Universidad Iberoamericana. Esta charla fue la actividad inicial del proyecto de vinculación de esta organización y las Licenciaturas en Ingeniería de Alimentos y Diseño Gráfico de esta casa de estudios.

Comentó que la tortilla posee una gran importancia en la cultura, gastronomía y dieta nacional, pero desde hace tres décadas su consumo ha disminuido debido al cambio de hábitos de los mexicanos, la aparición de nuevos alimentos de trigo y de comida industrializada, el incremento en el poder adquisitivo, y el cambio en el producto, ya que anteriormente la tortilla se hacía con grano de maíz, y actualmente con harinas industrializadas, principalmente.

El invitado de la Ibero apuntó que en México existen 59 razas de maíz nativas, las cuales se han desarrollado gracias a la variedad climatológica y geográfica del país. Sin embargo, especies como el maíz palomero mexicano, que ya no se produce en el país sino que se importa en su totalidad desde Estados Unidos, está en peligro de extinción.

Subrayó que la tortilla tradicional se compone de sólo tres ingredientes: maíz, agua y cal, y que aunque el maíz transgénico busca venderse como una solución al hambre, no lo es.

Por otro lado, indicó que el consumidor debe conocer que la producción de maíz azul en México es muy poca, de modo que el origen de las tortillas azules que se venden en supermercados es incierto.

Añadió que la totalidad de las tortillas que se venden en estos establecimientos son hechas con harina de maíz, y que contienen blanqueadores, conservadores, mejores y suavizantes. Cada año, México produce 34 mil millones de toneladas de maíz, de las cuales el 30 por ciento se utiliza para hacer tortillas.

Actualmente México produce 22 millones de maíz blanco, cantidad más que suficiente para el consumo de los mexicanos, lo que vuelve innecesario apostar por el maíz transgénico para el consumo humano, dijo.

Finalizó señalando que cerca de 95 por ciento del maíz amarillo en Estados Unidos es transgénico, y que aproximadamente cinco por ciento de éste llega a México para el consumo de los habitantes.

La Universidad Iberoamericana fue la primera casa de estudios en México que ofreció un programa académico en Diseño Gráfico. A su vez, la Licenciatura en Ingeniería de Alimentos forma profesionistas que aplican la ingeniería de procesos, el desarrollo de productos y la gestión de la calidad, en la fabricación de alimentos para todos los sectores de la población a nivel nacional e internacional.