Cancelación inexplicable de proyectos en los dos últimos gobiernos

Foto: Cuartoscuro

Cancelación inexplicable de proyectos en los dos últimos gobiernos

  • La Prensa
  • en México

Arturo R. Pansza /EM

A consecuencia del tráfico de influencias y la negligencia, en las últimas dos administraciones federales, se ha dado la cancelación inexplicable de proyectos en curso, escándalos de corrupción, tragedias y grandes deudas, aseguró la vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna.

Hizo alusión que con base a lo expuesto por el portal Sigue la Obra Pública, que es parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha cancelado un total de 7 obras públicas.

La integrante de la fracción parlamentaria de Morena en el recinto deliberativo de San Lázaro refirió que, sin más, se cancelaron o suspendieron indefinidamente, el tren México-Querétaro; el Tren Transpeninsular de Yucatán-Quintana Roo; la Aviación delAeropuerto de Hidalgo; la ampliación de la Autopista Toluca-Atlacomulco; el aeropuerto de carga en Nuevo Laredo; la Terminal de Usos Múltiples en Tampico y la instalación para concentrado de cobre en Topolobampo, Sinaloa.

Padierna Luna detalló que el tren México-Querétaro, fue suspendido en 2015, en el contexto de la Casa Blanca. Entonces, se demostró que la licitación no fue transparente porque la Constructora Teya, de Juan Armando Hinojosa, del Grupo HIGA, la había ganado junto a otras, incluidas dos empresas chinas.

Abundó que su cancelación causó gran decepción en el empresariado chino y el gobierno mexicano tuvo que pagar 16 millones de dólares como compensación, según diversos medios, aunque el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, dijera que sólo se han pagado 21 millones de pesos.

La legisladora acotó que, según versiones periodísticas, China pidió iniciar un proceso de arbitraje con el reclamo de 600 millones de dólares. “Y eso parece no importarles”, comentó y precisó que la corrupción y la licitación discrecional del actual gobierno, detuvo una obra pública estratégica, de primordial importancia, que implicó pagar compensaciones y no los vimos tan alarmados.

Recordó que, en abril de 2017, el Presidente Enrique Peña Nieto, junto al entonces gobernador de Morelos, Graco Ramírez, inauguró con bombo y platillo el Paso Express de Cuernavaca. Tres meses después, ocurrió el famoso socavón, que cobró vidas humanas.

En relación a lo anterior, Dolores Padierna estableció que nuevamente se descubrió que la corrupción entre el gobierno y las empresas, fueron la línea a seguir, a lo que se sumó la negligencia.

También se refirió a la cancelación de la Refinería Bicentenario. El 15 de abril de 2009, el entonces Presidente Felipe Calderón, anunció que se construiría una refinería en Tula, Hidalgo.

Para tal efecto, se contrajo una deuda bancaría a 14 años para la compra del terreno donde se realizaría. Sin embargo, la refinería se canceló en diciembre de ese mismo año, dejando el terreno sin utilizar, la fuerte deuda pública sin rendir, campesinos endeudados y sin que se les cumplieran las promesas de participación en la construcción por las ventas de sus tierras, y una barda, eso sí, que delimita la zona.

Aludió que “no les importa el país, ni tampoco que las cancelaciones puedan traer algún tipo de inestabilidad”. Abundó que “lo han demostrado en contextos donde su corrupción o su negligencia han provocado desastres o cancelaciones”.

Y declaró: “más bien, lo que les preocupa es que se les acabó el negocio; que se les mandó el mensaje de que tendrán que hacer las cosas bien, licitando sin corrupción, pero, sobre todo, que su nivel de influencia ya no será el mismo de antes”.