Napito regresa a México amparado con fuero

FOTO: CUARTOSCURO

Napito regresa a México amparado con fuero

  • La Prensa
  • en México

Patricia Carrasco /EM

Ante el inminente regreso de Napoleón Gómez Urrutia, líder minero autoexiliado en Vancouver Canadá, al país, el Sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE exigen que haga las maletas y en ellas traiga los 54 millones 84 mil 470 dólares que corresponden exclusivamente a los trabajadores de este gremio.

Lamentó que ahora se anuncia su regreso con bombo y platillo, amparado en un fuero conseguido con arreglos políticos en lo oscuro y argucias legaloides donde pactó que le fueran retiradas las órdenes de aprehensión.

“Cuando le quitaron aquellas órdenes de aprehensión dictadas por tribunales de la Ciudad de México, ésta era gobernada por un perredista ahora morenista. La historia la conocemos: años después, ese político hace senador a Napo”, comentó en entrevista Carlos Pavón Campos, líder del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE.

Comentó: “tenemos frente a nosotros a un dirigente millonario con sindicato pobre. Alguien como él, que ocupará un escaño en el Senado tiene la obligación de transparentar todos sus bienes y dar cuentas claras”.

Ahora Napo pide la Comisión de Economía de la Cámara Alta, y algunos de sus “cercanos” dicen que le darán la Comisión del Trabajo y que además, este seudo dirigente entrará al Senado por la puerta grande.

Resulta disparatado que algunos senadores electos funjan más como portavoces de Napo, quien al parecer les está haciendo un favor en regresar, consideró Pavón.

“Los mineros queremos saber si Napo entrará a escondidas al Senado para rendir protesta porque resulta evidente que todavía no ha amarrado el fuero que lo protege”.

Antes de ocupar la curul, agregó, debe demostrar con convenios en mano, que los mineros han mejorado salarialmente desde su arribo al sindicato. Quienes estamos en la minería sabemos que sus cifras en torno a convenios son “infladas” para dar la impresión de un bienestar inexistente entre las pocas secciones que aún le quedan al sindicato minero.

Dijo que las cuotas de los trabajadores han servido, entre otras cosas, para supuestos “apoyos” al Comité Ejecutivo Nacional, mismo que se traduce en el pago de costosos abogados que le han permitido llevar una vida onerosa en Canadá y huir de la justicia mexicana.

Ese dinero, producto de un Fideicomiso creado a partir de la privatización de varias empresas, entre ellas Mexicana de Cananea, debe ser entregado por Gómez Urrutia a sus legítimos dueños, por eso le demandamos a Napo que no sea cínico y piense en las familias de mineros que aún esperan se les haga justicia.

A pesar de estas artimañas en contra del gremio, dijo, no se debe olvidar que existen a la fecha dos laudosemitidos por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, que lo obligan a regresar aquella cantidad a sus legítimos dueños.

Los mineros tenemos memoria y no dejaremos que a unos días de su anunciado arribo como dirigente dizque “victorioso”, se olvide este tema, seguiremos reclamando que se reactiven las denuncias en su contra, de tipo laboral, mercantil y civil, indicó Pavón Campos.

Gómez Urrutia evadió por muchos años la justicia mexicana, incluso se hizo ciudadano canadiense y bajo este estatuto buscó el amparo de organizaciones extranjeras, es incongruente e inadmisible que quien va a representar a millones de mexicanos sea alguien que juró lealtad a otro país.

“Esperamos que toda la camarilla de “embajadores” sindicales extranjeros que lo acompañarán en su regreso a nuestro país expliquen todo el “carnaval” económico que rodea a su protegido: residencias valuadas en millones de dólares para sus hijos, fondos de huelga cuya cuota era un día de salario por trabajador y no dejemos de lado que creó una cuota para trabajadores terceros equivalente a un 7 % del salario, con lo que además queda al descubierto que es Gómez Urrutia quien fomenta el outsourcing en el sector minero.

Resaltó que Gómez Urrutia nunca ha trabajado, nunca ha bajado a una mina y muchos menos, nunca ha sido minero. “Napo ha traicionado la confianza de los trabajadores, y a su vez, la memoria de su padre al decir que los mineros tienen bajos salarios, pues el propio Napoleón Gómez Sada mantuvo esos salarios durante más de 40 años cuando dirigió el sindicato”.

Bajo esa óptica, la historia nos recuerda que tras 40 años de “bajos salarios”, Gómez Urrutia se auto impuso y heredó el sindicato y siguió con la misma línea, ya que lo único que ha hecho es elevar las cuotas sindicales de 1 por ciento a 1. 5 por ciento.

Que nos explique por qué, a lo largo de los años, ha modificado hasta en 80 ocasiones los estatutos del sindicato y creó la figura de “presidente nacional” con facultades y atribuciones mucho mayores que las de secretario general.