La familia un faro de alegría, todo lo persona e ilumina

  • Prensa OEM
  • en México

Patricia Carrasco

Al recordar las palabras del Papa Francisco en el encuentro mundial de las familias, que se celebró en Dublín, Irlanda, en el sentido de no desfallecer ni dejarse ir por los vaivenes de las modas, ya que la familia es una realidad que Dios nos da como un regalo, Jorge Antonio Palencia Ramírez de Arellano, coordinador general de la Pastoral del Santuario de Guadalupe, subrayó que el Pontífice agregó: “la familia es el faro de la alegría, es la luz que va a iluminar todas las sombras… todo lo perdona… todo lo soporta y le da sentido a este mundo actual”.

 

 

Por encima de los obstáculos de tantas ofertas que se presentan el mundo de hoy, como la separación, el divorcio, abandonar vida religiosa o el ministerio, la familia es el pilar que sostiene, ya sean los hijos, abuelos, tíos u otros familiares.

 

 

El clérigo lamentó que se ha hablado poco del Encuentro de familias, ya que los medios de comunicación, lo único que han reflejado es las tormentas y sombras que se ciernen sobre la iglesia y sobre problemas de algunos sacerdotes, pero la profundidad de una celebración como ésta no se toca.

 

 

Los fieles presentes en la misa del mediodía en la Basílica de Guadalupe elevaron una oración por Miguel Gerardo Flores Hernández, sacerdote Misionero de la Sagrada Familia quien realizaba sus actividades apostólicas en Michoacán, desapareció el 18 de agosto en el poblado denominado como Matanguarán, en Uruapan, después de oficiar una misa, y se encontró su cuerpo sin vida este fin de semana. Con este crimen, suman más de 23 los curas asesinados durante este sexenio. “Que dios nuestro señor le conceda la dicha de la vida eterna”.

 

 

En su homilía, Palencia Ramírez de Arellano expresó: “sabemos que en la actualidad por las culturas, la realidad temporal que estamos viviendo, la familia es como una barca… una embarcación a la mitad de una tormenta, nubarrones, olas inmensas, y pareciera que ese barco se hunde, y ahí es donde Jesús llega y pregunta, todavía quieres seguirme… ese si se refleja en el sí de los esposos, diariamente al inicio de cada día, en el sí de los consagrados.

 

 

Destacó: “nuestra familia, cada uno de nosotros cada uno tenemos una familia. Hoy tenemos un gran ejemplo, aquí está reunida la Familia Guadalupana llamada a estar presente en su casa, así como a la comunidad del señor de la Misericordia de la Catedral Metropolitana de México”.

 

 

El coordinador general de la Pastoral del Santuario de Guadalupe, en ausencia del Cardenal Carlos Aguiar Retes, afirmó que estas familias que hacen labor social o espiritual son un gran faro para esta ciudad de México.