Maíz criollo, insuficiente para cubrir la demanda nacional

  • Prensa OEM
  • en México

La Prensa en línea
La producción de maíz criollo o nativo es insuficiente para cubrir la demanda nacional pese a que existen programas de fomento y conservación de este tipo de maíz en México, por parte de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

México ocupa el séptimo lugar en el mundo como productor de maíz con una oferta de alrededor a 25 millones de toneladas anuales, entre blanco, para consumo humano, y amarillo para consumo animal y otras industrias. En 2016, el 52% de la cosecha nacional, maíz blanco, se destinó al consumo humano, 19%, amarillo al consumo pecuario, 18% al autoconsumo (aquí se incluye la producción de maíz criollo o nativo), 6% se exportó, 1% se destinó como semillas para siembra y el 4% restante se clasificó como mermas.

La SAGARPA estima que la producción nacional de maíz blanco será creciente hasta el 2030 a una tasa acumulada de 74.35% mientras la tasa de consumo decrecerá 3.46%, lo cual permitirá que el país pueda exportarlo.

Pese a que las cifras muestraN que México es autosuficiente en la producción de maíz para consumo humano, base de la dieta de su población, la participación de las familias campesinas que cultivan maíz criollo o nativo es insuficiente para cubrir la demanda nacional pues sólo participan con 18% de la producción, que al presente es de autoconsumo.

Las políticas de gobierno diseñadas para el Fomento y Conservación del maíz criollo o nativo tienen como objetivo garantizar la disponibilidad de alimentos para todo el año de las familias campesinas.

En México, instituciones como la Universidad Autónoma Chapingo, la Fundación McKnight, el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMyT), el Colegio de México y otras, trabajan en conjunto con objeto de desarrollar tecnologías que mejoren la producción Del sistema de milpas, para brindarle mejores tecnologías y herramientas a los agricultores, sin desplazar SUS prácticas tradicionales.

Dado que México es considerado el centro de origen y diversidad del maíz (existen más de 50 razas) los productores ponen un mayor empeño para aplicar las técnicas y prácticas que aprendieron de sus antepasados, para favorecer la conservación no sólo de las razas de maíz criollo, sino los conocimientos, usos y costumbres de la cultura prehispánica.

No obstante, México sigue teniendo un rezago en el cultivo de maíz criollo porque no tiene un rendimiento alto, aunque el sistema de cultivos asociados al método de la milpa brinda beneficios alimentarios, ecológicos y ambientales, ya que diversas razas se concentran en un mismo sitio.

Es importante para el desarrollo del país apoyar a los agricultores tradicionales, por su actuación como administradores y custodios de la diversidad biológica agrícola del maíz criollo o nativo en las Áreas Naturales Protegidas, para que en el futuro no sólo lo cultiven para autoconsumo y les traiga beneficios económicos