Descartan primeros indicios error humano en accidente aéreo de Durango

Foto: Especial

Descartan primeros indicios error humano en accidente aéreo de Durango

  • Estefanía Meré
  • en México

Estefanía Meré

Primeros indicios del avión accidentado de Aeroméxico en Durango apuntan a que el accidente habría sido ocasionado por un cambio brusco en las condiciones climáticas y no debido a un error humano, dijo el Capitán Mauricio Rodríguez Aguilera, Secretario de Prensa y Publicidad de Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA).

En Entrevista para LA PRENSA, detalló que, al momento de que la torre de control de Durango autorizaba el despegue de la aeronave Embraer 190, el reporte climático “era normal, era viento casi en calma, de los 270°, 7 nudos, la visibilidad era muy buena, más de cinco millas, la temperatura era de 17°C, el altímetro estaba normal, había algunas nubes y la información meteorológica colateral nos dice que había zonas de tormenta fuerte alrededor del aeropuerto.”

Aclaró que uno de los vídeos subidos a redes sociales por un usuario, funciona como pieza esencial en la investigación, ya que en él se observa como el avión al momento del despegue tiene un descenso abrupto, pierde un motor y “se desplaza por la pista hasta la zona perimetral del aeropuerto por aproximadamente 450 metros más.”

Rodríguez Aguilera explicó que esperan que en algunos meses la Comisión Investigadora y Dictaminadora de Accidentes de Aviación, dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) dé a conocer un primer informe preliminar en el que, sin realizar especulaciones, las condiciones climáticas jugarían un papel medular para determinar las causas del accidente.

De acuerdo con el protocolo de investigación que se realiza tras un accidente aéreo, las investigaciones se encuentran en la “Etapa postcampo”, en la que los grupos de investigadores analizarán las pruebas recabadas en campo junto con las grabaciones de las cajas negras para poder determinar las cadenas de errores que llevaron a su caída.

El vuelo AM2431 accidentado el pasado 31 de julio cuando salía del Aeropuerto “Guadalupe Victoria”, en Durango, con dirección a la Ciudad de México, llevaba a bordo 88 adultos, 9 menores, 2 infantes, 2 pilotos y 2 sobrecargos, de los cuales todos salieron con vida y 30 fueron hospitalizadas por lesiones de diversos grados.

Aplaudió el profesionalismo de la tripulación, el cual sirvió para evacuar a los pasajeros dentro de los 90 segundos posteriores al incidente y explicó que el piloto al mando, Carlos Galván se recupera favorablemente de la lesión de columna que lo llevó permanecer en terapia intensiva durante varios días.