El negocio de legalizar la marihuana

Foto: Manuel Acevedo

El negocio de legalizar la marihuana

  • Prensa OEM
  • en México

Estefanía Meré

Desde el 19 de junio de 2017, fueron publicados en el Diario Oficial de la Federación una serie de modificaciones a la Ley General de Salud y del Código Penal Federal para la comercialización, importación y exportación de productos que contengan derivados farmacológicos de la cannabis sativa, índica y americana o marihuana, entre los que se encuentra el tetrahidrocannabinol y sus isómeros en concentraciones menores al 1% de THC.

La legalización de esta planta implicaría un doble esfuerzo por parte de las autoridades, ya que la aceptación legal debe de ir de la mano con la creación de programas educativos en cuanto a prevención de adicciones, una reforma al Código Penal, la creación de controles de consumo, venta, fiscalización y hasta la creación de lugares autorizados para la compra y consumo de esta planta.

Durante el Debate Nacional sobre el Uso de la Marihuana realizado en 2016, varios especialistas coincidieron en que la legalización de esta planta debe ser observada de forma objetiva y sin criminalizar a sus consumidores ya que la falta de educación hace que aquellos que recurren ilegalmente a esta sustancia sean vistos como criminales o adictos cuando en realidad no lo son.

La legalización de esta llamada droga implicaría también a una apertura a los mercados del cáñamo ya que esta variedad de la planta sirve de base para productos textiles, ropa, lienzos, cuerda y materiales de construcción reciclables y biodegradables; gracias a su resistencia y durabilidad de la fibra son considerados una alternativa respetuosa con el medio ambiente en comparación con el algodón.

Un ejemplo del mercado textil es la reconocida marca deportiva Nike, la que ha tenido gran éxito con su línea de productos textiles realizados con base en cáñamo.

En Estados Unidos, Alemania y Canadá, países donde se ha legalizado la marihuana, los inversores privados han aprovechado la apertura del mercado que esta planta usada desde hace más de 5 mil años ha dejado.

Según el portal Índice de Marihuana (marijuanaindex.com), tan sólo en América del Norte al menos 35 empresas hacen dinero con el cáñamo o cannabis, un mercado, que, a pesar de las grandes oscilaciones que tiene, algunos analistas auguran que podría llegar a alcanzar a superar los 20 mil millones de dólares en 2020.

En México a pesar de no estar legalizada esta planta, existe un mercado muy amplio de compra y venta de productos especiales para su cultivo, producción, cuidado y uso personal.

Estos productos incluyen prensas para la extracción de ciertos derivados y sus costos pueden llegar a rebasar los 66 mil pesos, asimismo se comercializan pipas, bongs y más parafernalia para todo tipo de bolsillos, las llamadas “de lujo” son hechas de cristal y adornadas por huicholes con la técnica tradicional de chaquira sobre cera fundida, el costo de una pieza sencilla de esta artesanía asciende a los 5 mil pesos.

Otro mercado es el de la cosmética y el cuidado ya que con estas sustancias se crean cremas hidratantes, ungüentos que combaten el dolor de alguna zona del cuerpo (pomada Marihuanol), jabones, aceites corporales y bálsamos labiales, todos estos productos sin THC.

MARIHUANA MEDICINAL ¿SÍ O NO?

Según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat) 2016-2017, en México la marihuana es la droga que mayor crecimiento ha tenido tanto en hombres como en mujeres, del 2011 al 2016, el consumo total en la población paso del 6% al 8.6%, del cual en hombres el aumento fue del 10.6% al 14% que en las mujeres fue del 1.6% al 3.7%.

A pesar de estos números negativos, cada año surgen nuevos estudios alrededor del mundo -sobre todo en Estados Unidos, Europa y Canadá- que buscan comprobar los beneficios que aporta esta planta en la salud, en especial en el tratamiento de enfermedades crónicas.

La planta de cannabis cuenta con aproximadamente 400 componentes químicos de los cuales al menos 70 son cannabinoides, de estos el delta-9-tetrahidrocanabinol o THC es la sustancia psicoactiva principal que actúa en el sistema nervioso estimulando los receptores cannabinoides (RCB) localizados en la superficie de las neuronas.

Otro de los componentes de esta planta es el CBD o Cannabidiol, este fitocannabinoide fue aislado en los años 40 por la Universidad de Illinois y aunque en un principio fue catalogado como una sustancia tóxica, 60 años después se ha descubierto que cuenta con propiedades anticonvulsivas, antiinflamatorias, antioxidantes, ansiolíticas, antieméticas y analgésicas por lo que se ha respaldado científicamente el uso médico del CBD, situación que generó que en noviembre 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinara que el Cannabidiol principal compuesto del cannabis medicinal es una molécula segura y con alto potencial terapéutico.

“La ignorancia mata y en México hemos matado por ignorancia”: doctor Gaby Zabicky.

En entrevista para el periódico LA PRENSA, el doctor Gaby Zabicky Sirot, psiquiatra especialista en adicciones, afirmó que existe un gran potencial terapéutico en el cannabis, asimismo detalló que aproximadamente 7% de los pacientes que usan este tipo de tratamientos desarrolla problemas adictivos que son mucho menores comparados con los efectos que causan la dependencia al alcohol, narcóticos u otro tipo de drogas.

El especialista explicó que la medicina canabinoide se presenta como la “nueva joya de la corona”, en específico el CBD, junto con otros componentes de la planta, algunos casos de dosis bajas de THC, tienen efectos positivos en el tratamiento de enfermedades como esquizofrenia, Alzheimer, reumatopatías, epilepsia refractaria, distintas etapas y tipos de cáncer.

GRACE, EL PRIMER AMPARO EN MÉXICO

En 2015, Raúl Elizalde y Mayela Benavides, padres de la menor Graciela Elizalde Benavides, mejor conocida como Grace, el juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa, Martín Santos Pérez, autorizó la importación a México del cannabidiol para que la menor pudiera recibir este tratamiento médico.

Grace fue diagnosticada con el Síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), una forma rara y grave de epilepsia infantil fármacoresistente que le ocasionaba hasta crisis 400 convulsivas diarias por lo que fue sometida a decenas de métodos curativos en el país, sin que estos tuvieran éxito.

Mayela Benavides comentó en entrevista que en un principio su solicitud del tratamiento con cannabidiol fue negada por parte de la Secretaría de Salud por lo que recurrieron a este juicio de amparo el cual ganaron aproximadamente un año después.

Asimismo, detalló que, a casi años de suministrarle este tratamiento, su calidad de vida mejoró casi en un 90 por ciento, con aproximadamente 20 crisis convulsivas al día, a nivel cognitivo, interacción social, mejora en apetito y sueño.

“Actualmente la veo muy bien, anímicamente está muy bien, y mientras ella siga así, aunque tenga 20 crisis, nosotros nos damos por bien servidos de verla con una mejor calidad de vida.”

Este tratamiento alternativo de aceite puro de cáñamo, no psicoactivo, es importado desde Estados Unidos y tiene un costo aproximado de 6 mil 500 pesos, la duración aproximada de un frasco de 236 mililitros, dura aproximadamente 70 a 80 días en el caso de Grace.