“La Virgen de La Guerrero”, celebrará sin iglesia

Iglesia de María de los Ángeles

“La Virgen de La Guerrero”, celebrará sin iglesia

Patricia Carrasco

Este año, como lo habían hecho por siglos, los habitantes de la Colonia Guerrero, en la Ciudad de México, no homenajearán a la Virgen de Nuestra Señora de los Ángeles, en su altar original, dentro de la iglesia ubicada en la calle de Lerdo, luego de que el templo colapsara por el sismo de magnitud 7.1 del 19 de septiembre de 2017, el cual afectó su cúpula y causó severos daños estructurales.

Aunque eso sí, le harán su fiesta patronal en la calle y en el jardín frente al templo. A través de una gran pantalla, con el apoyo de algunas autoridades, tendrán la imagen de esa milagrosa virgen para celebrar este día 2 de agosto, el Día de Nuestra Señora de Los Ángeles.

En una entrevista con LA PRENSA, el padre Cirilo Colín Noguez, comentó lo anterior, y dijo que pese a que el templo está cerrado, sí van a celebrar la fiesta patronal de esa virgen milagrosa. “Creo que es la primera vez que sucede esto”.

Por lo pronto, se prevé que con dinero del pueblo se comience la restauración de la cúpula, y algunas paredes, que ya de por sí estaban dañadas, pero se afectaron aún más con el citado sismo del año pasado; necesitarán poco más de 35 millones de pesos, en una primera etapa.

Dijo que estudian la creación de un fideicomiso para recaudar recursos, por lo pronto se arranca con las aportaciones del pueblo y después verán si llega más dinero de las instancias de gobierno creadas para proteger los monumentos históricos o a nivel internacional.

Hay gran tristeza entre los habitantes de la Colonia Guerrero por el cierre de la iglesia de los Ángeles, pero confían que en el próximo gobierno empiecen a fluir los recursos para su restauración.

A cargo de la restauración está presente el Instituto Nacional de Antropología e Historia, antes estaba Conaculta y Monumentos Históricos, precisó el religioso, al confiar que en la próxima administración continúe con el trabajo.

No hay acceso al interior, porque la situación es de riesgo y no queremos exponer a nadie, subrayó el sacerdote.

Y cómo no van a estar afligidos, pues la “Virgen de la Guerrero”, es decir, la imagen de María Reina de los Ángeles ha acompañado 437 años a los vecinos de la colonia guerrerense y los ha alentado a salir adelante frente a las adversidades.

Al igual que la comunidad, esta imagen sagrada ha dado ejemplo de fortaleza y sobrevive intacta pese a los embates de la naturaleza, remarcó.

En la actualidad, presenta grandes grietas; mientras un cuadro de San Juan Pablo II incólume, observa los grandes trozos de concreto, yeso, cal que cayeron en las bancas y el piso del templo, por lo que permanecerá cerrado para seguridad de los fieles, reiteró el padre Cirilo Colín.

La primera historia de sobrevivencia -según las crónicas- ocurrió en 1580, cuando una pintura en óleo de Nuestra Señora de los Ángeles llegó al antiguo Coatlán, tras ser arrastrada por las aguas lodosas de una de las tantas inundaciones ocurridas en la Ciudad de México.

El párroco Cirilo Colín Noguez precisa que el óleo de la virgen fue encontrado por el cacique indígena Tzayoque, quien le construyó una ermita de adobe.

Pero como la imagen se hallaba muy maltratada, el cacique mandó repintar a la Virgen sobre el muro del altar. Quedó tan hermosa que los indígenas se “enamoraron” de ella y comenzaron a rendirle culto.

El sacerdote comenta que para 1629 la ciudad fue azotada por otra gran inundación, y de la ermita sólo quedó el muro de adobe donde estaba pintada la Virgen.

En su intento por protegerla, los devotos la cubrieron con petates y tablas, pero siete meses después se dieron cuenta que los petates se habían convertido en una pudrición capaz de arruinar cualquier pintura; no obstante, para sorpresa de todos, la imagen de María Reina de los Ángeles “apareció radiante y hermosa”.

Señaló que las inundaciones continuaron en los años siguientes y la imagen sobrevivió a ellas sin ningún tipo de apoyo, soportando el oleaje, el sol, las tolvaneras y los temblores, lo cual avivó aún más la devoción a la Virgen.

El padre Colín describió que en 1777 se volvió a levantar la ermita y en 1866 se encomendó la construcción del nuevo templo y la evangelización a la Compañía de Jesús.

En 1890 concluyó la construcción del inmueble, y la imagen, junto con el muro de adobe, se colocó en el centro del altar mayor de la hermosa iglesia, cuyo diseño interior se le atribuye al reconocido arquitecto y escultor Manuel Tolsá.

Tres siglos después, durante el terremoto de 1985, el antiguo muro de adobe donde está pintada la imagen sobrevivió sin ningún daño para consolar a muchas de las familias que resultaron afectadas.

“Somos una comunidad que, en medio de sus altas y bajas, ha vivido toda una historia de caminar, desde que fue un sencillo barrio hasta llegar a ser la histórica Colonia Guerrero, acompañada durante más de 100 años por la Compañía de Jesús.

En este caminar de más de cuatro siglos, el templo de Nuestra Señora de los Ángeles también ha sobrevivido en su tarea evangelizadora, a la fecha, el equipo de pastoral, dirigido por el padre Cirilo Colín Noguez, encamina sus esfuerzos para ir al encuentro de los más alejados en la Colonia Guerrero, de los que tienen necesidad de Dios y no encuentran el camino, menciona el Semanario Católico “Desde la fe”.

En la Guerrero, han integrado núcleos en diferentes puntos del territorio parroquial y aprovechan la oración, la piedad popular y la catequesis para animar a los hermanos que andan a tientas buscando a Dios.

El padre Cirilo llama a la comunidad a no desalentarse y a mantener el ánimo, a ser constantes para hacer realidad el Plan Pastoral, y para rescatar el templo dañado por el sismo del 19 de septiembre.