Son miles los sin techo en la Ciudad de México

Foto: La Prensa

Son miles los sin techo en la Ciudad de México

  • Prensa OEM
  • en México

POR: GENOVEVA ORTIZ

El Censo de Poblaciones Callejeras 2017 reveló que en la ciudad de México hay 4,354 personas en esta condición, lo que representa un incremento de 20 por ciento, en relación con el registro de 2012.

Del total de personas en situación de calle, 87.27 por ciento son hombres y 12.73 por ciento son mujeres. Por grupo de edad, 82.66 por ciento son hombres de 18 a 59 años de edad; 1.9 por ciento son niños y niñas; el 11.29 por ciento son mujeres de 18 a 59 años de edad y 3.74 son personas adultas mayores.

Al menos el 50 por ciento de las personas en situación de calle se concentra en tres delegaciones de la ciudad de México: Cuauhtémoc, Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero, por lo que se conoce como el corredor “La Villa, El Centro y La Merced”.

EXÓDO DE ESTADOS CIRCUNVECINOS

El Censo reveló que el 89.8 por ciento de la población en situación de calle en la ciudad de México provienen del Estado de México, Veracruz y Puebla; y 2.8 por ciento de países como Honduras y El Salvador.

Las principales causas de expulsión que refieren las personas que viven en la calle son los problemas familiares con un 39 por ciento; seguido por problemas de índole económico con un 28 por ciento; por adicciones en un 14 por ciento y problemas de salud física y/o mental en un 5 por ciento.

En cuanto a las actividades de subsistencia con los que cuentan las personas en situación de calle, el 1 por ciento, cuenta con apoyo familiar, el 14 por ciento pide caridad, el 31 por ciento, pide dinero y el 42 por ciento, recibe asistencia social.

En materia de educación, la población en situación de calle, reveló en el Censo 2017 que 29 por ciento, cuenta con primaria; 23 por ciento, con secundaria; 11 por ciento, no cuenta con ningún estudio; el 10 por ciento, cuenta con el nivel medio superior; el 9 por ciento, sabe leer y escribir y sólo el 3 por ciento, cuenta con el nivel superior.

De acuerdo con información generada por el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones en la Ciudad de México (IAPA), el motivo con mayor peso para la salida de personas a la calle son los problemas surgidos en el núcleo familiar (47% de las personas encuestadas).

En el mismo sentido, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en la Ciudad de México, identificó como las dos principales causas la violencia familiar (59% de las personas encuestadas) y el consumo de drogas 11%).

 

CDMX DEBERA INFORMAR SOBRE LAS ACCIONES QUE LLEVA A CABO PARA ATENDER A LA POBLACIÓN EN SITUACIÓN DE CALLE

Ante tal situación, el Senado de la República solicitó al gobierno de la Ciudad de México, remitir un informe sobre las acciones y programas de atención que realiza en beneficio de las personas que viven en situación de calle, particularmente respecto de las madres que sobreviven en dicha condición.

En su dictamen, senadores de todos los partidos políticos señalan la evidente vulnerabilidad de estos grupos de población que ven afectados sus derechos fundamentales y su calidad de vida.

“Están privados de disfrutar de necesidades básicas como alimentación, educación vestido, salud y el acceso a una vivienda digna, a la vez que tienen que enfrentar situaciones de intolerancia, estigmatización, discriminación e incluso criminalización”, advierten los legisladores.

El Gobierno de la Ciudad a través de su Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018 , plantea en el primer eje “Equidad e Inclusión Social para el Desarrollo Humano” en su objetivo 1, lo siguiente: Realizar acciones que permitan el ejercicio pleno de los derechos de las personas, independientemente de su origen étnico, condición jurídica social, de salud, apariencia física, forma de pensar o situación de calle, para evitar bajo un enfoque de corresponsabilidad la exclusión, el maltrato y la discriminación .

Sin embargo, existe evidencia de que las acciones actualmente instrumentadas no han dado los resultados esperados. Por ello, es necesario y urgente que el Gobierno de la Ciudad de México fortalezca las acciones en materia de inclusión social para las personas en situación de calle, a fin de mejorar su calidad de vida, con especial atención a las madres en dicha condición.

LA HISTORIA DE ROCÍO

En su argumentación, los legisladores narraron el caso de Rocío, quien vivía en la calle con su pareja, Carlos, cuando se embarazó.

El 2 de febrero de 2013, Rocío y Carlos acudieron al Hospital Balbuena, de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, para atender su parto.

Sin embargo, esa fue la única vez que los jóvenes padres pudieron ver a su hija, pues las autoridades capitalinas decidieron quitarles a la niña, luego de que naciera accidentalmente en un sanitario del hospital.

La directora del Hospital denunció a Rocío ante el Ministerio Público por lesiones culposas y violencia familiar contra su hija, ya que había nacido con desnutrición y por permitir que cayera, durante el proceso de parto o nacimiento, en un inodoro, aun cuando esto fue un accidente.

Vivir en la calle y haber sido consumidores de drogas fueron las condiciones por las que las autoridades decidieron quitarles definitivamente la custodia de la bebé quien fue trasladada a una casa hogar en un estado al norte del país, por lo que no volvieron a verla.

Las últimas personas que vieron a Rocío con vida, aseguraron que pasaba por una fuerte depresión. Luego fue encontrado su cadáver en la vía pública, la única certeza es que no se suicidó.

Por una situación similar, pasaron un sinnúmero de personas. Tan sólo de enero de 2009 a abril de 2017, la CDHDF recibió 322 quejas por presuntas violaciones de derechos humanos contra de poblaciones callejeras o de personas en riesgo de vivir en la calle.

De ellas, 51 denuncias fueron por la presunta vulneración de derechos de la niñez. En 14 de esos casos, la queja contra las autoridades se presentó por la separación de padres e hijos sin causa o justificación legal o por separación injustificada.

Por lo anterior, los legisladores subrayan la necesidad de brindar mejores condiciones de bienestar y calidad de vida a este sector de la población, así como el de garantizar el cumplimiento pleno y efectivo de sus derechos fundamentales.

 

VIVIR EN LA CALLE, LA PEOR CARA DE LA POBREZA

El Dictamen de la Primera Comisión de Gobernación; Puntos Constitucionales y de Justicia del Senado de la República, advierte que la población en situación de calle es un grupo social diverso, conformado por niñas, niños, jóvenes, mujeres, hombres, familias y personas con discapacidad, con diversos problemas de salud y adicciones.

Los legisladores mencionan que de acuerdo con El Informe Especial Situación de los derechos humanos de las poblaciones callejeras en la Ciudad de México, de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, la sobrevivencia trae consigo innumerables afectaciones a la salud, integridad y vida derivadas de limitaciones para llevar una dieta saludable, conseguir espacios de aseo personal, descanso y protección ante riesgos ambientales.

Advierten que las niñas, niños, adolescentes y madres son las poblaciones más vulnerables, ya que se encuentran en riesgo de sufrir abuso, maltrato, explotación, discriminación y violencia por parte de terceras personas.

Para ponderar la magnitud de esta grave problemática que no solo afecta a las grandes ciudades de México, sino de todo el mundo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO), advierte que actualmente existen150 millones de niños en situación de calle a nivel mundial, y en su mayoría fueron desplazados de sus casas a causa de la violencia, el abuso de drogas y alcohol, crisis familiares, desastres naturales o simplemente por colapso socioeconómico.

Cabe mencionar que el 13 de julio de 2017, el Instituto de Asistencia e Integración Social (IASIS), órgano administrativo desconcentrado dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social, coordinó el Censo de Poblaciones Callejeras.

En este censo participaron organizaciones de la sociedad civil, expertos y la academia. De acuerdo con los resultados preliminares, publicados por el propio IASIS, en la Ciudad de México existen 100 puntos de alta concentración (con más de 5 personas en calle) y 346 puntos de baja concentración (donde hay menos de 5 personas).   En suma, en estos 446 puntos hay 6,754 personas integrantes de poblaciones callejeras. De ellas, 4,354 se ubicaron en el espacio público y 2,400 en albergues públicos y privados.

Para el Comité Coordinador para la Elaboración del Censo 2017, la definición más amplia de la población callejera incluye, no sólo al status de la vivienda, sino a la condición general que conlleva un fenómeno asociado al de la pobreza extrema en las ciudades.

Se trata de un grupo poblacional que se caracteriza por ser heterogéneo en su composición, teniendo en común la extrema pobreza, los vínculos familiares quebrados o fragilizados y la inexistencia de vivienda convencional regular; factores que obligan a estas personas a buscar espacios públicos (calles, veredas, plazas, puentes, etc.) y áreas degradadas (edificios, coches abandonados, etc.) como espacio de vivienda y subsistencia, de manera temporal o permanente, utilizando para pernoctar lugares administrados institucionalmente como albergues, o casas de asistencia, además de diferentes tipos de viviendas provisorias.

A pesar que la atención del Estado hacia las poblaciones callejeras se ha modificado en los últimos 30 años, al transitar de un modelo de criminalización a medidas legislativas de control o bien a leyes y políticas de corte asistencial, la atención no ha tenido resultados positivos al imponer modelos tradicionales como los traslados forzosos a un albergue, sin tomar en cuenta la opinión de las personas en situación de calle.

Si bien, a nivel individual, las personas que viven en situación de calle construyen sus espacios colectivos, el fenómeno de la población en situación de calle o callejera, es expresión de la pobreza extrema en el ámbito de lo urbano, pues cabe aclarar que la población callejera no aparece en las estadísticas de pobreza en México, porque el organismo encargado de su medición, el Consejo Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social (Coneval) se basa en encuestas en hogares generadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por otro lado, en uno de los tabulados especiales del Cuestionario Básico Censo de Población y Vivienda 2010, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía aporta un número de personas en situación de calle o población callejera (desagregados por delegación). La cifra está conformada por la suma de los rubros: población en albergue o dormitorio público, población en locales no construidos para habitación, población en refugios y población sin vivienda.