Alejandro y Brenda, los felices novios del Pollo Feliz

Foto especial

Alejandro y Brenda, los felices novios del Pollo Feliz

  • La Prensa
  • en México

Por: Myriam Bustos / Oscar Reyes / GB

IRAPUATO, Gto. (OEM-Informex). Facebook los hizo que se conocieran y ahora Facebook los hizo la pareja más famosa del momento.

Alejandro Gómez Santoyo y Brenda Vázquez Torres se hicieron famosos por tener una de las bodas más peculiares, pues tras haber contraído matrimonio fueron a festejar a una sucursal del Pollo Feliz y donde tal fue la sorpresa que unos novios hayan acudido a celebrar ahí su boda que este fenómeno se hizo viral en redes sociales.

Pero, ¿cómo inició este fenómeno viral? En entrevista exclusiva con Organización Editorial Mexicana, Alejandro y Brenda cuentan cómo comenzó esta particular historia de amor.

“Yo la conocí a ella por ‘feis’ y fue muy chistoso porque nos habíamos mensajeado dos, tres veces y siempre quedábamos de que nos íbamos a ver y al final siempre no. Eso tiene como cinco años, yo creo, y un día que yo pedí un carro prestado y me pidieron que hiciera un mandado, pues andaba trabajando, y ella estaba en El Copalillo y le dije ‘oye, pues te quiero ver’ y todo fue de rápido y ella me decía ‘es que no ando arreglada’ y es que nunca nos habíamos conocido en persona, pero yo le dije ‘no le hace, yo ya te quiero ver, te quiero conocer’ y fui hasta El Copalillo, estaba trabajando y me escapé y ahí la conocí”, contó Alejandro.

Sincero, Alejandro relató que en sus pláticas por Facebook le decía “cuando te conozca te voy a dar un besote” y por eso era su urgencia de conocer a la que él ya consideraba el amor de su vida.

“Y que la veo y que le digo ‘a ver pues, dame mi besote’ y que nos damos un beso”, dijo Alejandro. A partir de ahí inició la historia de amor de esta pareja.

Tras varios meses de noviazgo, Alejandro y Brenda decidieron irse a vivir juntos, pues a parte de querer compartir su vida, en camino ya venía también David Alejandro, su pequeño que hoy tiene cuatro años de edad.

Relación complicada

Pero no todo fue miel sobre hojuelas en la relación de Alejandro y Brendra. Ellos mismos reconocen que tuvieron varios problemas fuertes, al grado de haberse separado en varias ocasiones, donde incluso su relación estuvo al borde de la ruptura.

“Ya había día en que ni nos hablábamos, que ya nos molestábamos de cualquier cosa, de que a mí ya no me parecía nada ni a ella tampoco y peleábamos de lo que fuera”, reconoce Alejandro.

No obstante, una conversión al cristianismo hizo que la pareja viera la vida de otra forma, sobre todo para Brenda.

Y es que cerca de donde viven hay una iglesia cristiana a la que comenzaron a ir. Un día de abril, en esa iglesia hubo un encuentro para matrimonios y parejas. Brenda quiso que tanto ella como Alejandro formaran parte del cristianismo, pero para ello debían estar casados primeramente y no lo estaban ni siquiera por el civil. Ya tenían todo listo para contraer su matrimonio en abril, pero Alejandro se fracturó el pie en ese encuentro de matrimonios y la fecha tuvo que posponerse.

La pareja llegó al grado de no tocar el tema, pues de cierto modo ya se habían hecho a la idea de que no se casarían, al menos en lo inmediato.

Birria para la boda civil, pollo para la religiosa

Pero no se dieron por vencidos y prepararon todo para su boda civil. “Al cabo esas bodas son más sencillas”, dijo Brenda, quien relató cómo empezaron a preparar todo para su boda civil.

La boda civil se llevó a cabo el pasado miércoles 18 de julio. Brenda dice que ese día también tras haber firmado ante la ley que eran marido y mujer, la pareja y sus familiares cercanos fueron a celebrar a una birriería, donde todos desayunaron.

Y a partir de aquí empieza a fraguarse la historia que fue conocida a través de redes sociales. Tras haber terminado de desayunar la birria, Alejandro y Brenda acudieron con el pastor a decirle que si se para el próximo domingo durante su reunión que tienen en la iglesia, les podía decir una oración para su matrimonio.

“Y me dijo Alejandro: ‘qué te parece si vamos con el pastor para que ore por nosotros y fuimos y el pastor oró por nosotros y ya después él le pidió que si para ese domingo que ya veía podía orar por nosotros frente a las personas que van a la Iglesia, para que hiciera algo más bonito”, contó Brenda.

Por su parte, Alejandro dijo que su tía ya le había comprado su traje para su boda y su vestido a Brenda, entonces le preguntaron al pastor si sólo sería una ceremonia de oración o cómo, a lo que el pastor les respondió: “si quieren de una vez lo hacemos el matrimonio”.

Con el tiempo encima, Brenda y Alejandro no dudaron y dijeron que sí. Le contaron a su familia que dentro de unos cuantos días se iban a casar ahora por la iglesia cristiana y todos comenzaron a moverse para conseguir los cojines y la biblia, que piden como requisito para la ceremonia religiosa.

Pero Alejandro comenzó a sentirse mal, pues él quería una fiesta más grande y estuvo a punto de posponer una vez más la boda religiosa, pero Brenda lo convenció y le dijo “lo que quiero es que nuestro matrimonio esté avalado por Dios, no quiero una fiesta grande ni nada, quiero que Dios sepa que estamos casados y nos de su aprobación”. Y la boda siguió en pie.

Doña Yolanda los llevó al pollo

El domingo llegó y con él también la boda religiosa de Brenda y Alejandro. Brenda había pedido prestado a su parona para pagarle a una muchacha para que la maquillara para su gran día.

Y los nuevos esposos dieron la primera sorpresa del día a los asistentes a la ceremonia religiosa de ese domingo, pues pensaban que sería como la de cualquier otro día, pero no, era la celebración de su matrimonio.

“¿A poco se van a casar?”, “¿Por qué no avisaron?”, “¡Felicidades!”, fueron algunas de las frases que los nuevos esposos escucharon de la misma comunidad cristiana de la que son parte.

Alejandro relató que fue su abuelita la que tuvo la idea de que fueran a comer pollo al Pollo Feliz que está ubicado a la salida a León.

“La verdad nosotros nos queríamos ir a cambiar, pero nos dijeron ‘no’mbre, ya vénganse así, qué tiene’ y pues así nos fuimos”.

Alejandro era el más incómodo, pues dijo que al entrar al establecimiento, había quienes decían “mira, unos novios, qué bonito”.

“Y cuando entramos al restaurante, estaba lleno, nosotros estábamos parados, esperamos como cinco minutos para que nos dieran una mesa, pero escuchábamos ‘mira, mamá, una novia’, o ‘mira, los novios, todavía vienen vestidos’. Y pues ya, llegamos al lugar”.

Por su parte, Brenda recuerda cómo la gente que estaba en ese lugar les celebraba su recién unión.

“Y luego llegaron los meseros del lugar, nos preguntaron que cómo nos llamábamos, nos dieron unos postres de cortesía y luego nos echaron una porra entre todos. A la porra se unieron también los demás que estaban en el restaurante y pues fue muy bonito todo, no me lo imaginaba”.

Virales en unos días

Fue hasta mediados de la semana cuando Alejandro y Brenda comenzaron a escuchar acerca de su boda. Alejandro reconoce que a él al principio le había causado malestar, porque le podían hacer bromas al respecto en la Central de Abastos, donde trabaja en un local de venta de fresa y mangos.

Y la fama les llegó. Alejandro dice que incluso un excliente al que él le llevaba fruta y que es de Coahuila le llamó y le dijo “te vi en el periódico, en el ‘feis’, que te andan buscando y así muchos. Incluso, uno de los patrones de ahí dela Central de Abastos me dijo ‘te invito una cerveza, pero tómame una foto conmigo’”.

Brenda no duda en decir que su relación y su ahora matrimonio estaba destinado para cosas grandes y para ello hubo muchas señales.

“Nos aguantamos nuestros problemas, nos quedamos por nuestro hijo, incluso el día de la boda por el civil mi hijo estaba enojado y el día de la boda religiosa él hasta nos abrazó cuando el pastor nos tenía hincados. Él se paró de donde estaba, llegó, nos vio a cada uno y nos abrazó. Por él estuvimos juntos y por él tenemos que luchar día con día. Yo prefiero mejor mil veces enseñarle a mi hijo que no se necesitan lujos para tener un día de felicidad a darle todos y que no valore.

“Hoy esto me hace la mujer más feliz del mundo, ahora a echarle ganas entre los dos. Y agradecerles a los que nos mandaron felicitaciones, también a los que se llegaron a burlar, qué tiene, pero para nosotros fue el día más feliz y qué bueno que de cierto modo pudieron compartir con sus memes, con sus publicaciones la felicidad que nosotros ahora tenemos”.

RECUADRO 1

Regala El Sol de Irapuato sesión fotográfica a los novios

Para celebrar el amor de esta feliz pareja, El Sol de Irapuato de Irapuato regalará a los novios una sesión de fotos profesional, para que guarden el recuerdo de cuando su boda se volvió una de las más famosas de todo 2018.

Además, por cortesía de la maquillista profesional Ángeles Estrada, Brenda recibirá el maquillaje para su sesión de fotos, para que luzca como toda una princesa en su sesión de fotos.