Paso Exprés de Cuernavaca, el nombre de una tragedia impune

Socavón de la carretera Mexico-Cuernavaca

Paso Exprés de Cuernavaca, el nombre de una tragedia impune

  • La Prensa
  • en México

La Prensa en Línea

Andrea Pérez, Guadalupe Bustamante, Humberto Meza y Sandra Lucía Moreno

 

Hoy se cumple un año de la tragedia del Paso Exprés de Cuernavaca, que dejó dos muertos y una investigación sin castigo que destapó tanto una serie de irregularidades como actos de corrupción, que casi les cuesta el puesto a dos funcionarios: Graco Ramírez, gobernador de Morelos, y Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes.

Además de exhibir un enorme socavón que afectó a la ciudadanía morelense y tardó tres meses en ser reparado, pues el 22 de octubre de 2017 fue reabierta la vialidad en su totalidad.

El 5 de abril de 2017, el Presidente Enrique Peña Nieto había inaugurado el camino que prometía mejorar las condiciones de vialidad para gente de la zona. Graco Ramírez dio un discurso en el que aseguraba que el Paso Exprés beneficiaba a la megalópolis y le daba a la región mayor competitividad, aunque nadie imaginaría que meses después negaría estas declaraciones.

 

EL INICIO DEL FIN

Eran alrededor de las 5:40 horas de la mañana del 12 de julio de 2017; Juan Mena López y su hijo, Juan Mena Romero, iban con destino a Jiutepec para trabajar como todos los días, otro viaje de ida y vuelta.

Justo cuando circulaban por el Paso Exprés de Cuernavaca, la tierra se abrió y ellos cayeron dentro del auto a un hoyo de 15 metros de profundidad.

Alrededor de las 9:00 los cuerpos de emergencia y de rescate llegaron al lugar del accidente para ver lo que había sucedido y si existían víctimas; en efecto, un automóvil estaba allí, con sus dos ocupantes dentro.

El rescate comenzó cinco horas después del accidente y los hoy fallecidos aún presentaban signos de vida; los medios de comunicación comenzaron a llegar; la noticia se esparció como reguero de pólvora.

A las 10:44 horas, el jefe de Protección Civil de Morelos, Javier Bermúdez, dio su primer reporte, a través de Twitter:

“Se realiza localización visual del vehículo por parte de rescatistas, aún no se hace contacto con los tripulantes del mismo”.

Aunque se sabía del accidente, Gerardo Ruiz Esparza y las autoridades morelenses comenzaron a alertar a los automovilistas del percance hasta las 11:00 y pedir a la ciudadanía que extremaran precauciones.

Se sabía que había dos personas en el auto, habían pasado más de cinco horas y aún no se establecían contacto con las víctimas que seguían vivas, los rescatistas trabajaban contra reloj, el oxígeno se terminaba al igual que las vidas de padre e hijo. Tras 10 horas la esperanza de rescate murió.

ADIÓS ESPERANZA

En los primeros minutos del accidente, Juan Mena hijo se comunicó con su novia, Esmeralda Gómez, para avisarle que habían caído en un hoyo, le pidió que estuviera tranquila, pues le aseguró que se encontraban bien.

Sorprendida por lo que había escuchado intentó comunicarse por segunda ocasión con Juan, pero no le fue imposible porque el usuario que quería contactar ya no contaba con señal. De inmediato decidió ir personalmente hasta el lugar de los hechos a esperar a que los rescataran con vida.

Luego de 10 horas de una angustiosa espera, a Esmeralda le informaron que ya habían encontrado a las personas atrapadas, sin embargo, no fue de la manera que ella anhelaba.

Los dos hombres habían fallecido y de acuerdo con los informes, el primer cuerpo fue rescatado a las 15:20 horas y el segundo 15 minutos después.

Tras la tragedia, Adela Soledad Romero López, esposa y madre de las víctimas, respectivamente, narró en un video que ambos trabajaban en la empresa Pavos Parson.

Su hijo, quien dejó en la orfandad a dos pequeños era repartidor de pollo, mientras que su esposo era tablajero.

El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, lamentó el deceso de los señores Juan Mena López y Juan Mena Romero y ofreció sus más sentidas condolencias a la familia y amigos. Además se comprometió que le entregaría a la familia la indemnización correspondiente, así como los beneficios que establece la ley.

También explicó que el socavón fue ocasionado por la erosión de una alcantarilla afectada por el exceso de basura y la acumulación de agua por la reciente atípica lluvia, que alcanzó los 8 metros.

La alcantarilla y drenaje cruzaban a más de 15 metros de profundidad por debajo de la autopista y no formaron parte de los trabajos realizados para la construcción de Paso Exprés de Cuernavaca. El drenaje se colapsó por el exceso de agua y provocó la grieta en la carpeta asfáltica.

Señaló que después de los respectivos estudios y de concluir las reparaciones, la zona afectada reabriría a la circulación, en un plazo aproximado de 15 días.

Ruiz Esparza destacó que el subsecretario de Infraestructura, Óscar Callejo Silva, se reunió con vecinos de la zona para atenderlos de manera personal durante el tiempo que durara la reparación de daños que ocasionó el socavón en el que lamentablemente fallecieron dos personas.

Las promesas de los servidores públicos se desvanecieron y a un año de la tragedia no ha habido justicia para la familia y tampoco se han señalado culpables.

CRIMEN SIN CASTIGO A UN AÑO DEL SOCAVÓN DEL PASO EXPRÉS

La Secretaría de la Función Pública (SFP), dependencia encargada de investigar a servidores por malos manejos de recursos y corrupción, no informó sobre ninguna sanción contra los funcionarios involucrados en el caso Paso Exprés de Cuernavaca.

Fue en el mes de agosto que se dio a conocer que había más de 22 irregularidades que rebasaban los mil 34 millones de pesos y además informaron que los contratos corrieron a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Tras los resultados de la investigación, el gobierno de Morelos encabezado por Graco Ramírez Garrido Abreu, y la SCT, comenzaron una guerra de declaraciones procurando el deslinde de responsabilidades.

Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes, declaró:

En ningún momento se repartieron culpas ni se señalaron responsables respecto a lo ocurrido en la carretera México-Cuernavaca.

De acuerdo con el informe del portal Impunidad Cero y con la SFP se concluyó que se debía sancionar al personal de la Dirección General de Carreteras y a los directivos del Centro de Comunicaciones y Transportes de Morelos, a quienes se les castigaría inhabilitándolos hasta por 20 años, además se les destituiría del cargo y habrían tenido que pagar una multa.

El documento incluyó a Banobras y al Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).

De acuerdo con una investigación de la Auditoría Superior de la Federación fue en marzo de 2014, que Banobras asignó al INAP el contrato de elaboración y estudio para el proyecto de ampliación del Paso Exprés de Cuernavaca, que en un principio tenía prevista una inversión de 26 millones de pesos, sin embargo, se gastaron 33 millones de pesos. La polémica se generó por el gasto excesivo, además se dio a conocer que la INAP no estaba facultada para elaborar proyectos ejecutivos de infraestructura vial y se reveló que subcontrataron a la empresa ORVA ingeniería SA de CV sin que la SCT presentara una inconformidad.

¿IMPUNIDAD?

Luego que la SCT saliera como responsable inmediata de lo ocurrido en el Paso Exprés de Cuernavaca, donde se formó el socavón, se realizó todo el peritaje necesario para conocer a ciencia cierta qué era lo que había ocurrido.

La investigación concluyó que fueron tuberías viejas, tapadas con basura, las que provocaron que el suelo se reblandeciera y se abriera el hoyo que acabó con la vida de un padre y su hijo.

También se hallaron fallas en el diseño, construcción y supervisión del Paso Exprés, donde estuvieron involucrados tanto miembros de las empresas constructoras como funcionarios públicos.

Por otra parte, el consorcio formado por las empresas Epccor y Aldesa fueron señaladas de favoritismo y corrupción, además de que se deslindaron totalmente de la culpabilidad e, indicaron que solo se ejecutaron trabajos específicos; no incluyeron el proyecto del diseño.

Cabe destacar que durante el desarrollo de la obra se registraron más de 80 accidentes viales, con un saldo de 21 muertos; los expertos expresaron que el principal problema fue la ausencia de un plan ejecutivo definitivo y los sobrecostos.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) impuso sanciones a ocho servidores públicos, derivados de la resolución de 21 procedimientos de responsabilidad administrativa por los hechos ocurridos el 12 de julio de 2017 en la obra del Paso Exprés.

Entre los servidores públicos sancionados, siete están adscritos a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y uno más a la Comisión Nacional del Agua (Conagua); ocupan cargos de nivel residente de obra, residente general, subdirector, director general adjunto y director general.