ESP cambió mi percepción de la vida: María Colla

  • La Prensa
  • en México

La Prensa en līnea
María Colla, ex conductora de la televisión mexicana, afirmó que su incursión en los programas y cursos de Executice Sucess Programs (ESP), la ayudaron a mejorar sus relaciones personales y a cambiar su percepción de la vida por completo.
Colla, quien además cursó la carrera de arquitectura, comentó que no le tomó mucho tiempo darse cuenta de las mejorías que ESP trajo a su vida, por lo que decidió continuar asistiendo a largo plazo.
“Llegué a ESP hace 10 años. Tomé mis primeros 5 días y me cambió la vida, quería seguir creciendo, seguir estudiando. Empecé a ver cambios impresionantes en todas mis relaciones, en toda mi vida, en como me comunicaba con la gente que más quería, en como me trataba yo a mí, en la relación con mis hijos, con mi marido, con mis amigos y con toda la gente querida”, señaló Colla.
Del mismo modo, refirió que ha sido testigo del avance que han tenido otras personas cercanas a ella, gracias a los programas desarrollados por Keith Raniere, fundador de Executice Sucess Programs.
“ESP me ha generado un montón de efectos y un impacto impresionante y precioso en todo lo que me rodea, he visto como no nada más yo he logrado tener una vida mucho más libre y armónica, pero sobre todo he logrado aprender a utilizar muchas herramientas para hacer las cosas de mejores maneras de como trataba de hacerlo antes. También he visto como la gente cercana a mí se ha beneficiado de mis cambios, tanto que han pedido acercarse y se han inscrito a los cursos”, dijo María Colla.
Finalmente, aseveró que los programas de ESP le otorgaron enseñanzas que son para toda la vida, y que estos ayudan a elevar los pensamientos y el desarrollo humano a niveles insospechados para generar una mejor calidad de vida.
“Son de esas cosas que aprendes y nunca se te olvidan, estás herramientas te ayudan cada día más y más, no sólo te ayudan a ti, sino que empiezas a poder aportar algo en la vida de otras personas, eso a mí llenan el alma y me llenan de alegría”, concluyó María Colla.