Las principales víctimas de la violencia en México son los jóvenes

Foto: Especial

Las principales víctimas de la violencia en México son los jóvenes

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

En los últimos diez años, los más de 234 mil homicidios y 33 mil
desapariciones, con ser alarmantes, no reflejan el saldo verdadero de la
violencia en el país. Hoy en día, sus principales víctimas son los jóvenes
entre los 12 y 29 años. Tan solo entre el 2013 y 2016, el 35.7 de los
homicidios en el país: 31 mil 357 fueron jóvenes.
Y aquí, en la Zona Metropolitana, a solo 41 kilómetros del corazón de la
Ciudad de México, en Ecatepec de Morelos, uno de los municipios más
violentos del Estado de México, reportó 516 homicidios en el 2015 de los
cuales 220 fueron de jóvenes.
México ocupa uno de los primeros lugares en Latinoamérica (que es la
más violenta del mundo), en el asesinato de jóvenes, situación que se
recrudeció en los últimos 8 años. “Es una situación de gravedad”, afirmó
en conferencia de prensa Carlos Cruz, presidente fundador de Cauce
Ciudadano, A.C., organización que trabaja en la prevención y rescate de
los jóvenes desde hace años en Ecatepec, considerado uno de los 5
municipios más pobres del país.
En conferencia de prensa, dieron a conocer el estudio que realizaron en
conjunto con el Laboratorio de Pobreza, Violencia y Gobernanza de la
Universidad de Stanford en escuelas secundarias de Ecatepec.
Analizaron los factores que influyen en actitudes y comportamientos
violentos; en ser reclutados o victimizados por la delincuencia organizada
y tener conflictos con la ley o ser victimizado por la policía.
El resultado: un documento crudo que refiere que por varios factores y
por situaciones de pobreza muchos niños desde los 8 años caen en manos
del crimen organizado que los utiliza.
Se busca con esto recuperar y exponer las realidades de los jóvenes de
Ecatepec, denunciar el abandono del Estado en zonas con altos índices de
violencia y transformar la mirada de criminalización de los jóvenes en

México, dijo Miguel Agustín López Moreno, coordinador estatal en el
Estado de México.
Este estudio se hizo en 2016 en un período de 6 meses en 10 escuelas
secundarias públicas con 1,387 adolescentes que participaron en el Taller
Equidad: el Respeto es la Ruta, comentó Erika Llanos, directora general de
Cauce Ciudadano. A.C.
Acerca de los riesgos, señalaron que en el ámbito personal el 22% de
los encuestados discute con su padre; el 20% lo hace con su madre y 15%
perdió un familiar por crimen violento.
En el entorno comunitario, el 58% tiene compañeros que agreden a
otros; el 41% tiene al menos un amigo o amiga que le gusta pelear; el 27%
se pelean con otros grupos de jóvenes cuando está con sus amigos y el
20% perdió un amigo por crimen violento.
En el ámbito contextual, el 71% de los jóvenes sabe de asaltos y robos
en su colonia; 69% ha escuchado disparos en su entorno y el 26% ha sido
víctima de un asalto y al 12% le han ofrecido trabajar en la delincuencia
organizada.
Sobre esto, Miguel López comentó que niños desde los 8 años ya
trabajan con la delincuencia organizada y llegan a los 18 años ya como
sicarios.
Afirmaron que la ausencia del Estado en la vida de los adolescentes
provoca un contexto de violencia complejo. Para desmantelarlo, el Estado
debe garantizar el principio de protección, participación y desarrollo junto
a una serie de acciones fundamentales, como:
Una política nacional de prevención con enfoque de salud pública para
atender este escenario de violencia; el desmantelamiento patrimonial y
financiero de la delincuencia organizada y un sistema nacional de
desmovilización que permita generar rutas de salida para las juventudes
involucradas.
Las conclusiones señalan que la existencia de factores de riesgo no
condena a las juventudes a ser víctimas de la violencia. Lo que tiene un
impacto real en sus vidas son las conductas y acciones que adoptan frente
a ella.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem