Malacatán, la ciudad fronteriza sin luz

Foto: Eduardo Torres

Malacatán, la ciudad fronteriza sin luz

  • La Prensa
  • en México

Por Eduardo Torres
Enviado
Tapachula, Chis.- Sin luz, con velas encendidas y a tientas del hampa permanecen miles de familias en el municipio de Malacatán, en el departamento de San Marcos, Guatemala, a escasos 20 kilómetros de la frontera con Chiapas.
El desperfecto lleva más de 22 días y hasta entonces el suministro de electricidad no ha regresado al casco urbano de esta cabecera municipal.
El problema tuvo origen de la conexión anómala realizada una noche antes, cuando una cuadrilla no autorizada por la empresa hizo varios trabajos a inmediaciones de una estación de servicio de combustible.
“El circuito que atiende a la parte más grande de la población se quedó sin energía, confirmó Maynor Amézquita, vocero de Energuate, la empresa privada encargada de dotar de electricidad en la república de Guatemala.
“Es necesario hacer revisiones en campo, pero las condiciones de inseguridad y amenazas contra los trabajadores imposibilitan la presencia de las brigadas”, agregó el portavoz.
El problema se agrava debido a que muchas negocios han comenzado a reportar importantes pérdidas económicas y despidos de empleados, debido a que no tienen cómo subsistir ante la falta de producción.
Otros han logrado conectar bombas que funcionan con gasolina para proveer de luz por espacio de dos horas, lo que representa un desembolso de dinero fuerte para la compra del combustible que eche a andar dichas máquinas.
Muchos hogares de la zona urbana permanecen a oscuras. Los niños que asisten a la escuela tienen que realizar sus tareas con velas o quinqués, mientras que negocios con venta de comida, pan u otros servicios apenas y logran iluminar sus establecimientos con veladoras o lámparas solares que recargan durante el día.
Aunado a la maniobra ilegal realizada por desconocidos, el problema de servicio de luz se acrecienta debido a que la municipalidad debe 35 millones de quetzales entre alumbrado público, suministros municipales y bombas de agua.
La situación genera tensión social y los afectados hacen un llamado al a comunidad internacional para que se obre a beneficio de los afectados, que permanecen callados, atrincherados en sus viviendas cuando el sol cae y con el temor de perderlo todo en la oscuridad.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem